Posts Tagged ‘Metro’

61. Hong Kong-Macao-Shanghái. 2018. 19 de abril, jueves. Trigésimo primer día de viaje. Shanghái, día 11. Segunda parte.

10/03/2020

Y desde la estación nos vamos a hacer nuestra visita turística del día: “M50”. Iba a decir “la M50”, como se dice en Madrid, pero en este caso sería más propio decir “el M50”.

Es lo único que nos queda por visitar de lo que la guía califica como “Shanghái’s Top 13”.

(more…)

60. Hong Kong-Macao-Shanghái. 2018. 19 de abril, jueves. Trigésimo primer día de viaje. Shanghái, día 11. Primera parte.

09/03/2020

 

De nuevo un día sin pena, ni gloria con un final que nos hubiese gustado que fuese más feliz, pues resulta que se nos ha hecho muy tarde y hemos entrado a cenar en un restaurante cercano al alojamiento por donde pasamos todos los días y que siempre vemos muy animado. Sus platos típicos, y diferentes de otros sitios, son los cangrejos de río y nuestras apreciadas galeras, pero nos da miedo comerlas aquí así que nos hemos decantado por otra especialidad: las brochetas.

(more…)

57. Hong Kong-Macao-Shanghái. 2018. 16 de abril, lunes. Vigésimo octavo día de viaje. Shanghái, día 8. Segunda parte.

06/03/2020

Desde el templo de Jing’an vamos a ver una estatua de Dalí que recomienda la guía y que está situada en el cruce  de dos grandes calles: un reloj de esos que parece que se deshacen. No me gusta Dalí y tampoco me entusiasma esta escultura.  Su título es “Nobility of Time”. No sé si por el titulo o por el sujeto de la escultura esta fue hecha en Suiza. O quizás fue por los impuestos. Ya se sabe que Dalí era muy generoso.

 

 

 

(more…)

56. Hong Kong-Macao-Shanghái. 2018. 16 de abril, lunes. Vigésimo octavo día de viaje. Shanghái, día 8. Primera parte.

05/03/2020
Starbucks Reserve Roastery

Starbucks Reserve Roastery

Hoy hemos visitado tres templos y los tres muy interesantes: el templo de Jing’an, que me ha llevado a desconfiar totalmente de la humanidad y del destino que nos espera, el templo del Buda de Jade, donde hemos visto una de la estatuas de este personaje, que no sé al final si es un dios, un semidiós o solo un filósofo, y al final del día el templo de Starbucks, erigido al Dios del consumo, que me ha llevado de nuevo a los más tristes presagios.

 

 

 

(more…)