Archive for the ‘Catástrofe’ Category

Ya se lo temía Napoleón.

23/09/2020

Somos responsables y nombramos una comisión.

D. Imprevisión en “prime time”.

22/09/2020

Dijo muy enfáticamente, como si lo supiera, “Nadie podía prever ésto” y no tengo a Nadie.

Educación por televisión.

03/09/2020

¿No sería interesante pensar en que todos los cursos de la educación obligatoria pudiesen tomarse por televisión?

La televisión es casi el único mueble presente en todos los hogares españoles, no sería dificil ni caro dar una solución a los muchos niños contagiados y contagiadores en cuarentena y no sería mal regalo para esas infumables (por lo general) televisiones autonómicas en las que enterramos tanto presupuesto digno de mejor causa.

Si alguien es capaz de creer que no todos los niños se contagiarán que piense en los inevitables contagios de piojos, con unos agentes mucho más visibles.

También puedo ser demagogo en agosto del 2020.

25/08/2020

Voy en el coche escuchando a Harry Belafonte, que cada día canta mejor, para mí canta mejor que Caetano Veloso el Cucurrucucú e incluso su versión de “the first time ever I saw your face” es mejor que y previa a la de Roberta Flack, y veo pasar lentamente la España de los arbitristas vulgares, de los animalistas que odian a los toros, de los ministros de consumo anticonsumista, de los viajeros pertinaces que odian los coches y los aviones, de los que odian el turismo ajeno, de los amigos de la bicicleta eléctrica, de los antinucleares que sólo pagan energía verde, de los que van a cambiar el modelo productivo ya mismo y, en resumen de los fervientes amantes de la España que debería ser, no de la que es, de la España inmóvil y de la China hacendosa.

El triunfo del pesimismo.

07/08/2020

Es una pena que los datos sean “optimistas” porque te quitan prestigio. En España sólo los pesimistas tienen prestigio aunque se equivoquen tenazmente y aunque su conducta agrave una situación que podría haber sido más benigna. No hay más que fijarse en los meses de marzo, abril y mayo en los que la tristeza y la severidad de nuestros dirigentes (con mucha calma eso sí, lo que no ha evitado un miedo universal) nos ha conducido a una situación muy preocupante.
La preocupación por los “rebrotes”, o mejor dicho la exhibición de esa preocupación, de todos nuestros dirigentes va más allá de la lógica inquietud por la salud de la población y entra en la creación de la escenografía de un mundo lúgubre al que debemos acostumbrarnos. Es más palpable desde que el Gobierno Central ha subcontratado sin Alarma la gestión del curso de la epidemia COVID19 a las entidades menores, Comunidades Autónomas y Ayuntamientos. (more…)

No todo está escrito, pero mucho sí.

07/07/2020

En el conocido romance de La Cava o La Caba en el que se narra la pérdida de las españas por la conducta del Rey Visigodo hay

“una débil mujer sola,
ausente del padre y deudos,”

ante la criminal conducta del Rey

“ella dice que hubo fuerza,
él que gusto consentido.”

al final muy del gusto moralizante de la época el Rey muere

“¿como te va penitente,
con tu fuerte compañía?”
“Ya me come, ya me come,
por do más pecado había,
en derecho al corazón,
fuente de mi gran desdicha.”

Aparece en el romance un Conde (Don Julián) muy ofendido por la afrenta hecha a la dama (su hija). Hoy los personajes no son tan diáfanos como en el romance, sí se da aparentemente la débil mujer sola y hay un personaje ofendido aunque no es familia de la dama. Ese personaje esconde, como en el chiste, pero solo esconde tarjetas de memoria. Quien robó y mancilló no se sabe si fué un ladronzuelo con suerte o algún servidor del Estado, claro que ¿quién no es servidor del Estado en estos momentos?

Precaución.

16/05/2020

Cuando me miro al espejo me alejo un metro para no infectar a mi catadura moral.

Porqué no aplaudo al Dr. Fernando Simón.

15/05/2020

Un querido amigo me pide que firme en change.org una iniciativa cuyos primeros firmantes son un grupo de “catedráticos y funcionarios públicos” valencianos que pide “Aplausos para el Dr. Fernando Simón“. En su condición de tales, y ya empieza a no gustarme su recomendación porque parece una pizca corporativista, quieren “dejar constancia de la extrema dificultad de la misión que cada mañana completa Fernando Simón con sus explicaciones. Pero nuestra admiración está especialmente motivada por su contrastada vocación de servicio, y por su extrema eficacia social.
Como abajofirmante pasivo que he sido durante mucho tiempo he estado a punto de firmar de inmediato, pero después de pensar un momento me he dicho: No estás de acuerdo ¿porqué vas a firmar? es más leal decir razonadamente porqué no firmas. (more…)

Optimismo a destiempo y me atrevo a equivocarme.

11/05/2020

Contra la estimabilísima opinión de quienes temen uno o varios rebotes graves, me atrevo a decir que habrá todos los rebrotes que el SARS-CoV-2 se pueda permitir pero que su incidencia va a ser mucho menor. No me asiste conocimiento profesional alguno, me asisto del sentido común y de un arma poderosa, la navaja de Occam. Los argumentos que aporto:

1) Los que antes estábamos desprevenidos ya no lo estaremos.
2) Los que antes estaban prevenidos han visto las terribles consecuencias de no actuar a tiempo.
3) Aunque todo parece indicar que en España tardaremos en pasar por pruebas, única manera de conocer la incidencia de la enfermedad (lo que no se mide no se conoce), quienes han pasado la enfermedad de manera leve o asintomática son los grupos e individuos más activos y movientes (activistas de la transmisión) y han contagiado a los que les son más próximos, por lo que la tasa de contagio global a partir de ahora va a ser menor y más lenta.
4) Los más débiles han fallecido porque la muerte les ha perseguido a domicilio. Otros de entre los más débiles han enfermado, se han recuperado con suerte y van a estar mucho más alerta.
5) El siguiente cupo de débiles por edad o condición vamos a ser prudentes y astutos como serpientes, o al menos no vamos a ser incautos.
6) Todas las personas van a cultivar, algo más, su autosuficiencia.
7) Hay que hacer y haremos énfasis en residencias y en su control.
8) Nadie ha dicho que restando del total de fallecidos los ocurridos en residencias la tasa española es mejor que la sueca.
9) Los menores de cincuenta años se han dado cuenta por sí solos, porque la pedagogía ha brillado por su ausencia, de que estadísticamente esta “guerra” no va con ellos. Los que convivan con mayores de 60 tendrán que tener un especial cuidado si no se lo imponen.
10) No nos vamos a creer nunca más que las mascarillas no sirven despues de hacérnoslas obligatorias.
11) Hay respiradores para todos y más, por lo que esa excusa ya no valdrá en los siguientes rebrotes de tipo pulmonar.
Lo que sí será indispensable es formar tantos expertos en intubar pacientes como sea posible, porque el problema no ha sido en conjunto la carencia de respiradores sino en mayor medida que muy pocos médicos intuban pacientes en su trabajo habitual (solo intensivistas, anestesistas y especialistas de urgencias). La intubación endotraqueal no es algo que pueda hacer el primer MacGyver que llegue.
12) Con el confinamiento ocurrirá como con Hiroshima, ningún Gobierno en el mundo se atrevera a ejecutar otro, porque las consecuencias son devastadoras.

A propósito de Lafargue.

04/05/2020

Para continuar el hilo (hilo es palabra muy antigua y muy moderna a la vez como navegar) epistolar escribí este parrafito en respuesta  a un amigo que mencionaba su nombre a raiz un suicidio conjunto de marido y mujer, como el de Paul Lafargue, el yerno de Marx.
Lafargue fue un personaje curioso y es creíble que lo fuese por su educación “española”, aunque posase la mayor parte de su vida como francés. Vivió mucho tiempo en España y fue niño en Cuba que era de lo mejor de la España de entonces, sobre todo para los acaudalados como su familia. Leí su opúsculo “El derecho a la pereza” hace muchos años y no me gusto mucho aunque tiene cierta “gracia” revolucionaria. Como muchas obras “marxistas” de nuestra juventud prohibida, ahora se puede encontrar gratis en muchos sitios, por ejemplo aquí. Su suegro no le tenía intelectualmente simpatía y dijo de él que era un charlatán, claro que ¿quien es del agrado de su suegro? Creo que tiene más actualidad hoy de la que parece, porque, aunque ya no se le lee, algunas de sus ideas son como esos mantras permanentes que los revolucionarios adinerados o como creo que Escohotado ha dicho alguna vez (si no así que me perdone el autor) los “pijos ricos revolucionarios” repiten sin pensar. Por ejemplo en el Apéndice del Derecho a la Pereza dice “un ciudadano que entrega su trabajo por dinero se degrada a la categoría de los esclavos, comete un crimen, que merece años de prisión”. Me suena como esos argumentarios del “trabajo digno” que repiten los que tienen un trabajo mucho más que digno, que creo que escandalizarían a nuestros antepasados y que tienen una vida tan poco ejemplar en muchos casos. En cuanto a lo del suicidio probablemente (aunque nunca lo sabremos) influyó en que su mujer le acompañase, porque el había escrito tiempo atrás que no pensaba vivir más de 70 años (lo dice la Wikipedia en inglés).