Archive for 31 diciembre 2020

Tres frases para olvidar o para recordar muy bien o callarse es imposible para un líder.

31/12/2020
  1. Superdrástico, tía.
  2. Hay mascarillas egoistas y solidarias.
  3. Hemos salvado 450.000 vidas.
(more…)

Lo secundario.

25/12/2020

Lo esencial es que la vida tiene efectos secundarios que son de los que nos ocupamos. De los primarios se encarga el gen egoísta.

(more…)

Mascarilla 6/n.

24/12/2020

En el espejo:
No te reconozco.
Será por la mascarilla.
¿Quien eres?
Si tu eres mi reflejo, es evidente que soy yo.
¿Yo qué más?

Espejo precavido y enteradillo.

23/12/2020

Aléjate que me empañas con tus aerosoles antropogénicos polutos.
No es eso, es el vapor caliente del cuarto de baño.
Ya, lo mismo que dicen los fumadores.

Mascarillas 5/n.

22/12/2020

No te reconozco
Me he quitado la mascarilla.
No te reconozco con y quieres que te reconozca sin.
Me pasa lo contrario, no me reconozco sin y quieres que me reconozca con.

Mascarillas 4/n.

21/12/2020


Entré distraído tocando o atusando mi nueva mascarilla de diseño. Cuando observé la gran sala de entrada al hospital ya era tarde para retroceder. Las puertas correderas se habían cerrado, estaba tres o cuatro pasos dentro y detrás de mí había alguien que empujaba de malos modos.

¡Hacia ese extremo, quítate la mascarilla!
Es lo contrario, aquí la mascarilla hay que llevarla puesta, me escuché educado.
¡Haz caso imbécil, esto no es un juego!
En ese momento ya me había dado cuenta de que no era un ensayo de cine o una broma porque todos los presentes en la sala tenían las manos arriba, estaban sin mascarillas y algunos con signos de golpes o de terror.
Las escaleras de subida a Dermatología, primera planta, a donde iba estaban muy próximas y sin saber lo que hacia corrí a ellas para escapar. Sentí el dolor y el ruido a la vez (autoreflexivo como siempre me dije ¡vaya la bala también va a 343 metros por segundo o estoy lento de reflejos!).
Antes de perder todos los sentidos oí muy nítida, muy nítida, una frase gritada desde lejos:

Remátalo, moet, estoy harto de que me falsifiquen los complementos.

Mascarillas 3/n

20/12/2020

Mi mascarilla me ha convencido hoy de que no es necesario ser un bandido para vivir en un mundo despreciable.

Ensayo.

19/12/2020

La subcontratación de la gestión de la pandemia a las Comunidades Autónomas, cada una con su modo de enfocarla y las medidas diferentes, aunque sólo sea sutilmente distintas, que toman, me parece un intento de “Ensayo para la Independencia” entendiendo ésto bien literal para las que lo deseen, bien federal, confederal, ante federal, entre federal, hacia federal, para federal, sobre federal y cualquiera otra combinación, que quienes toman las decisiones en España son muy capaces de conjugar las preposiciones. Todo para no reconocer que lo que tenemos es (en la práctica) tan parecido a lo federal, sin obligaciones cargantes de igualdad eso no, que algunas saldrían perdiendo en el cambio.

A Isla Miento. ¿A qué isla?

18/12/2020

Estoy cansado de escuchar aislamiento y cuarentena de manera que creo impropia y equivocada y a veces como sinónimos. En mi opinión aislamiento debe aplicarse a personas que están comprobadamente enfermas, es una decisión más curativa, la cuarentena debe aplicarse a o practicarse por las personas que han estado expuestas al contagio y que pueden enfermar, es una actitud más precautoria. Es cierto que, médicos aparte, no he logrado enterarme de quién y cuando y si decide una cosa u otra.

Tranparencia.

17/12/2020

Quienes quieran saber qué datos útiles se pueden recabar sobre la pandemia y que casi con certeza han podido consultar los responsables técnicos y políticos de nuestro país pueden ver los que pueden consultar los lectores de periódico en EE.UU. Pueden responder a una pregunta imprescindible si llega el caso: ¿En que hospital puede haber cama de UCI si la necesito? Si tenemos en cuenta que en EE.UU. ha habido una enorme presión política sobre los datos e información de la pandemia (lo dice el C.D.C.), no como aquí, vemos la diferencia de transparencia. Aquí somos opacos como el fieltro.