Tres frases para olvidar o para recordar muy bien o callarse es imposible para un líder.

by
  1. Superdrástico, tía.
  2. Hay mascarillas egoistas y solidarias.
  3. Hemos salvado 450.000 vidas.

Argumentario.
1. Es difícil si se escucha el video con atención librarse de la impresión de que la Ministra es consciente de la gravedad y de que la oculta por los motivos que sea. Cree que “la comunicación que se está haciendo como Gobierno es buena”, la comunicación, no dice las decisiones sino la comunicación. Dice y se refiere a otros paises “La capacidad real de control que están teniendo es muy limitada tomando medidas superdrásticas” y aquí se toman seis días después, incluso más superdrásticas, sin posibilidad de sembrar un huerto (viveros cerrados) ni de hacer bricolaje (todas las tiendas del ramo cerradas lo que no se hace en Europa). ¿Tan a bote pronto, sin una planificación de semanas al menos? Para terminar reconoce días antes del estado de alarma “Es que esto es ya cierre del Ministerio”.

2. El asignar categorías morales a las cosas es un aberración ideológica inaceptable. Las FFP2 con válvula no son egoístas, son inaceptables pero las FFP2 normales sin válvula, ¿porqué? Además en qué sentido algo que me protege a mí y a los demás es menos altruista que lo que sólo protege a los demás? Si no hay dígase, no las usen porque hay que reservarlas para quienes las necesitan más que es el pérsonal sanitario, pero si hay suficentes a la venta dejen de estigmatizar a quienes prefieren gastar su dinero en mascarillas en vez de en tabaco, y sobre todo no actúen como moralistas ateos tratando a los ciudadanos como pecadores.
Lo que ocurre cuando dice eso Fernando Simón es que sí las hay y en Madrid las ha repartido la Comunidad y ahí reside la moralina, que cuando al fin se admite la utilidad de las mascarillas que pasan de ser innecesarias a obligatorias, la Comunidad de Madrid reparte “de las caras” y en la Comunidad de Madrid hay una hermana descarriada a la que se puede y se debe infamar.

3. Carezco de argumentos, la afirmación me resulta incomprensible, creo que es una falsedad, pero me es imposible creer que es una mentira. Es decir, el Presidente cree en lo que dice, aunque es falso. ¿Porqué es falso? Porque es un estatalista convencido y cree que si el Gobierno no hace algo, nadie hace nada o porque sus guionistas (los que se ocupan de la construcción de su discurso como se decía antes o de su relato como se dice ahora) asesores patinaron estrepitosamente como en muchas ocasiones de febrero a junio. Es capaz de creer que si el Gobierno no hubiera decretado el Estado de Alarma, los ciudadanos alarmados hubieran seguido haciendo una vida absolutamente igual. ¡Que candidez! Si revisa las hemerotecas verá preocupación y miedo en febrero y comienzos de marzo. El resto de las Administraciones Públicas y los ciudadanos hubiesen velado por sí mismos de todas las maneras posibles.
Por cierto y de pasada, es difícil creer como muchas personas sensatas creen, que estamos bien gracias a “lo público”. Si algo ha demostrado la pandemia es que lo público ha funcionado poco y mal en España, con la meritoria excepción de los sanitarios relacionados con el coronavirus. Ministerios, Comunidades, Ayuntamientos y muchos Organismos han estado meses cerrados. ¡Si no ha funcionado ni la Agencia Tributaria en tiempos de imperiosa necesidad de recaudar!

Etiquetas: