Sobre equivocarse.

23/03/2020 by

En una charla del neurocientifico Facundo Manes llamada “Conocer el cerebro para vivir mejor”, que se encuentra en Youtube y que recomiendo encarecidamente, dice que “hay que equivocarse” y no puedo estar mas acuerdo con él tal como lo razona.
Como ciudadano y persona afectada (no infectada) añado para mí que conviene no equivocarse muchas veces en aspectos esenciales tales como la vida o la muerte, que conviene no equivocarse por malas razones (por obediencia debida por ejemplo) y que uno puede (y es mejor que sea así) equivocarse en puestos subalternos y no en puestos de relumbrón y confianza que le vienen grandes.

Lo que hace el sinfinamiento.

22/03/2020 by

Le he dicho a la Señora Juez: Es cierto, hoy me he demorado al ir a comprar el pan. Los más de seiscientos pasos que hay hasta la panadería los he dado con gusto, más, con delectación. No decía un-dos, un-dos como otros días sino uuún yyy dooós, uuún yyy dooós. Perdóneme, tenga en cuenta que he ido solo por la calle a la ida y a la vuelta.
La Sra. Juez se ha levantado y hablando con un acento como si fuese la mismísima Celia Cruz me ha dicho: “De morado, bonito coló, ¡ande, váyase, váyase!

Quiero escuchar el telediario de adultos.

21/03/2020 by

Estos últimos días he escuchado varios telediarios para niños o, si eso es mucho decir, para pusilánimes. Parece que quienes los “producen” creen que deben dar unas dosis apropiadas de miedo pero sin que se entienda mucho, un miedo edulcorado cuando no mentiroso. Creen que los ciudadanos somos como esas personas que van al cine a las película de terror y se tapan los ojos en las escenas truculentas, que a los españoles hay que tratarlos como a Torra, con una untuosidad que suavice a un potencial agresor no con la verdad que se debe a una persona adulta. Exceptúo a la Margarita Robles de los últimos días.

Porque esa información me ha parecido desnatada o engañosa pido que a la hora que menos moleste se haga un telediario para adultos, uno en el que Grande-Marlaska no diga “en breve bajará la curva de contagios” como en el telediario infantil sino “no conocemos la curva futura de contagios y daremos las cifras cuando las conozcamos. Quien quiera hacerse una idea aproximada puede leer este artículo de Tomás Pueyo Brochard un hispaño-francés que vive en USA y que tiene razón en que es indispensable rebajar cuanto antes el número de contagios. Hagan caso a la ley porque al que no haga caso lo vamos a crujir”.

Así de clarito que entre los televidentes hay muchos que se hacen los sordos para poder sacar a mear al perro de peluche.

Por favor,

21/03/2020 by

no me tomes la temperatura que no he tocado más superficie que tus labios.

¡De acuerdo! es cursi, pero ¿es que sólo F. Simón puede intentar hacer literatura?

 

 

A los idiotas que no se protegen ni protegen a otros.

19/03/2020 by

Hoy he visto tres ejemplos de graves infracciones en los cinco minutos que he tardado en ir a comprar el pan:
1) Una pareja sale de un coche, lo deja aparcado y se va andando por la acera.
2) Un par de policías en un coche sin mascarillas.
3) Una furgoneta blanca (de las de la crisis sin rótulo alguno) merodeando, sin finalidad ni destino aparente. ¡Qué duro es ganarse la vida a diario!

Pues que lo sepan:
Esta semana Italia pasara a China en muertes por Coronavirus.
España seguirá la senda de Italia y sus comportamientos contribuirán a ello.

Por favor verificadores, verificad si lo anterior se ha cumplido el día 25 de marzo.

A las personas que no tienen mascarilla y deberían tenerla.

17/03/2020 by

Voy a remedar una frase que se dice que decían las madres hace muchos años a las hijas alegres, pero les voy a tratar de usted para no hacer de madre.

Haga lo que haga,
póngase una braga.

Es claro que me refiero a la tercera acepción de la RAE. Si no tiene braga, una bufanda o incluso un pañuelo doblado como los atracadores de las películas en blanco y negro. O cualquier cosa textil doblada varias veces que le permita respirar y le tape de nariz a barbilla. Si tiene gafas de cualquier tipo, póngaselas.

Fernando Simón no puede decirle ésto porque le daría vergüenza y bastante tiene el hombre, pero no tengo ese tipo de vergüenza.
Si sale a la calle y está cerca de personas, al volver a casa o a fin de día lave la prenda.

 

A las amigas que viven solas: Cambio de perspectiva.

17/03/2020 by

Sola y borracha, quiero salir de casa.

66. Hong Kong-Macao-Shanghái. 2018. Notas finales. III. Final.

15/03/2020 by

Los albinos.

Cuando estuvimos paseando por la orilla del río Huangpu en Shanghái por la noche vimos y escuchamos a un músico callejero que era albino. Y escribí que “los albinos tienen un significado especial para mí”.

Recuerdo nítidamente la primera vez que vi a uno y donde: debía ser en el año 1957 o 58 en el apeadero de la Renfe de mi pueblo en una formación de niños del Frente de Juventudes que iban a un campamento de verano. Entonces era esa organización patriótica la única  que podía organizarlos. Todos llevaban una boina, pues ese era  el uniforme junto con una camisa azul, menos el albino que llevaba un sombrero de paja.  Pasaron varios años y me encontré con ese chico en el colegio donde estaba yo. Solo coincidimos ese curso, pero luego lo volví a encontrar en Barcelona donde ambos  estudiábamos en el edificio de la universidad central, el maravilloso recinto de la Plaza de la Universidad, donde él estudiaba algo de letras. ¡Que vueltas da la vida! Y me acabo de enterar de que murió hace un par de años.  Pero siempre que me encuentro con un albino pienso en él, Miguel, que era una excelente persona.

Lee el resto de esta entrada »

¿Coordinación?

14/03/2020 by

Acabo de ver en televisión el listado de teléfonos de información del coronavirus.

NO HAY UN TELÉFONO COMÚN EN LAS 17 COMUNIDADES.

Cinco céntimos para Fernando Simón.

14/03/2020 by

Le daría más porque estar en su sitio es signo de valentía, pero creo que estos cinco céntimos le son indispensables, por soberbia que no quede.
Fernando Simón afirmó hace unos días: “No tiene sentido que los ciudadanos sanos usen mascarilla”. Esa afirmación no tiene sentido o, al menos, hay que matizarla mucho.
He estado en varios establecimientos y en ninguno de ellos, incluída una farmacia, las personas que estaban trabajando llevaban mascarilla. Es un grave error por dos razones que yo vea.
Primero, por la razón evidente de que hay que cuidar al cuidador. Las personas que trabajen en supermercados (y otros establecimientos abiertos) van a cumplir con el servicio primario, darnos con qué comer y subsistir.
Segundo, porque podrían contribuir involuntariamente a un crecimiento explosivo de afectados. Estas personas están en una situación de 1 a n en relación a sus clientes. Entre los n clientes figuran los mismos porcentajes de personas sensatas, de irresponsables, de bobos y de personas necesitadísimas de comprar algo que en el total de población. ¿Es posible creer que todos los clientes (que ahora tienen menos quehacer que hace diez días) evitarán acudir a los establecimientos abiertos, aunque tengan síntomas? ¿Los asintomáticos? ¿Los llamados “supercontagiadores”?
Vamos a tener un mes por delante…
¿Quienes resultarán más perjudicados? Quienes estén cara al público.
¿Quienes contagiarán más sin mascarillas? Quienes estén cara al público.

Pido urgentemente mascarillas para todas las personas que trabajan cara al público.

Que no hay, se hacen. Seguro que Inditex puede hacer centenares de miles en poco tiempo (Pablo Iglesias podría llamar a Amancio Ortega y decirle: “ya sé que dije gilipolleces contra Ud. pero échenos una mano”) y otras muchas empresas, y en youtube hay muchos videos que enseñan a hacerlas.  Lo más simple: Dos capas de tela de más o menos 20 por 10 centímetros, cosidas, pegadas o unidas con grapas en tres lados dejando abierto un lado largo. Por el lado abierto se rellena con cualquier papel limpio, kleenex o servilletas. Se ponen gomas a las orejas o tiras de tela al cuello y ya está.  Que sólo cubre el 60% de contagios, menos da una piedra de las de ahora.

Los cargos electos que se queden en casa y no tengan síntomas pueden dedicarse a hacerlas y llevarlas a quienes trabajen en establecimientos abiertos en sus circunscripciones, si saben cuales son.