Archivo del autor

Lágrimas.

21/06/2020

Podría derramarlas todas ahora mismo; voy a esperar a peor ocasión.

No todo está escrito, mucho sí.

21/06/2020

Definitivamente
parece confirmarse que este invierno
que viene, será duro.

Adelantaron
las lluvias, y el Gobierno,
reunido en consejo de ministros,
no se sabe si estudia a estas horas
el subsidio de paro
o el derecho al despido,
o si sencillamente, aislado en un océano,
se limita a esperar que la tormenta pase
y llegue el día, el día en que, por fin,
las cosas dejen de venir mal dadas.

Así comienza el poema “Noche triste de Octubre” de Jaime Gil de Biedma de 1959 dedicado a Juan Marsé.

 

Infantil.

19/05/2020

La cuchara es espejo,
la primera emboscada,
la primera torpeza
y la primera mancha,
la primer rebelión
y la primera danza.

Cuchara, eres suave,
cuchara, eres el agua
tenedor eres arma
y no te quiero nada.

Precaución.

16/05/2020

Cuando me miro al espejo me alejo un metro para no infectar a mi catadura moral.

Porqué no aplaudo al Dr. Fernando Simón.

15/05/2020

Un querido amigo me pide que firme en change.org una iniciativa cuyos primeros firmantes son un grupo de “catedráticos y funcionarios públicos” valencianos que pide “Aplausos para el Dr. Fernando Simón“. En su condición de tales, y ya empieza a no gustarme su recomendación porque parece una pizca corporativista, quieren “dejar constancia de la extrema dificultad de la misión que cada mañana completa Fernando Simón con sus explicaciones. Pero nuestra admiración está especialmente motivada por su contrastada vocación de servicio, y por su extrema eficacia social.
Como abajofirmante pasivo que he sido durante mucho tiempo he estado a punto de firmar de inmediato, pero después de pensar un momento me he dicho: No estás de acuerdo ¿porqué vas a firmar? es más leal decir razonadamente porqué no firmas. (more…)

Optimismo a destiempo y me atrevo a equivocarme.

11/05/2020

Contra la estimabilísima opinión de quienes temen uno o varios rebotes graves, me atrevo a decir que habrá todos los rebrotes que el SARS-CoV-2 se pueda permitir pero que su incidencia va a ser mucho menor. No me asiste conocimiento profesional alguno, me asisto del sentido común y de un arma poderosa, la navaja de Occam. Los argumentos que aporto:

1) Los que antes estábamos desprevenidos ya no lo estaremos.
2) Los que antes estaban prevenidos han visto las terribles consecuencias de no actuar a tiempo.
3) Aunque todo parece indicar que en España tardaremos en pasar por pruebas, única manera de conocer la incidencia de la enfermedad (lo que no se mide no se conoce), quienes han pasado la enfermedad de manera leve o asintomática son los grupos e individuos más activos y movientes (activistas de la transmisión) y han contagiado a los que les son más próximos, por lo que la tasa de contagio global a partir de ahora va a ser menor y más lenta.
4) Los más débiles han fallecido porque la muerte les ha perseguido a domicilio. Otros de entre los más débiles han enfermado, se han recuperado con suerte y van a estar mucho más alerta.
5) El siguiente cupo de débiles por edad o condición vamos a ser prudentes y astutos como serpientes, o al menos no vamos a ser incautos.
6) Todas las personas van a cultivar, algo más, su autosuficiencia.
7) Hay que hacer y haremos énfasis en residencias y en su control.
8) Nadie ha dicho que restando del total de fallecidos los ocurridos en residencias la tasa española es mejor que la sueca.
9) Los menores de cincuenta años se han dado cuenta por sí solos, porque la pedagogía ha brillado por su ausencia, de que estadísticamente esta “guerra” no va con ellos. Los que convivan con mayores de 60 tendrán que tener un especial cuidado si no se lo imponen.
10) No nos vamos a creer nunca más que las mascarillas no sirven despues de hacérnoslas obligatorias.
11) Hay respiradores para todos y más, por lo que esa excusa ya no valdrá en los siguientes rebrotes de tipo pulmonar.
Lo que sí será indispensable es formar tantos expertos en intubar pacientes como sea posible, porque el problema no ha sido en conjunto la carencia de respiradores sino en mayor medida que muy pocos médicos intuban pacientes en su trabajo habitual (solo intensivistas, anestesistas y especialistas de urgencias). La intubación endotraqueal no es algo que pueda hacer el primer MacGyver que llegue.
12) Con el confinamiento ocurrirá como con Hiroshima, ningún Gobierno en el mundo se atrevera a ejecutar otro, porque las consecuencias son devastadoras.

Tu abuelo a tu edad,

06/05/2020

pongamos de 9 a 11 años:
– No había salido nunca de su provincia natal, Zaragoza.
– Había visitado dos pueblos de esa provincia.
– Nunca había subido a un coche; entonces se decía a un coche particular. (more…)

A propósito de Lafargue.

04/05/2020

Para continuar el hilo (hilo es palabra muy antigua y muy moderna a la vez como navegar) epistolar escribí este parrafito en respuesta  a un amigo que mencionaba su nombre a raiz un suicidio conjunto de marido y mujer, como el de Paul Lafargue, el yerno de Marx.
Lafargue fue un personaje curioso y es creíble que lo fuese por su educación “española”, aunque posase la mayor parte de su vida como francés. Vivió mucho tiempo en España y fue niño en Cuba que era de lo mejor de la España de entonces, sobre todo para los acaudalados como su familia. Leí su opúsculo “El derecho a la pereza” hace muchos años y no me gusto mucho aunque tiene cierta “gracia” revolucionaria. Como muchas obras “marxistas” de nuestra juventud prohibida, ahora se puede encontrar gratis en muchos sitios, por ejemplo aquí. Su suegro no le tenía intelectualmente simpatía y dijo de él que era un charlatán, claro que ¿quien es del agrado de su suegro? Creo que tiene más actualidad hoy de la que parece, porque, aunque ya no se le lee, algunas de sus ideas son como esos mantras permanentes que los revolucionarios adinerados o como creo que Escohotado ha dicho alguna vez (si no así que me perdone el autor) los “pijos ricos revolucionarios” repiten sin pensar. Por ejemplo en el Apéndice del Derecho a la Pereza dice “un ciudadano que entrega su trabajo por dinero se degrada a la categoría de los esclavos, comete un crimen, que merece años de prisión”. Me suena como esos argumentarios del “trabajo digno” que repiten los que tienen un trabajo mucho más que digno, que creo que escandalizarían a nuestros antepasados y que tienen una vida tan poco ejemplar en muchos casos. En cuanto a lo del suicidio probablemente (aunque nunca lo sabremos) influyó en que su mujer le acompañase, porque el había escrito tiempo atrás que no pensaba vivir más de 70 años (lo dice la Wikipedia en inglés).

No es personal, pero viene a cuento.

01/05/2020

En esta situación, más que a Salvador Illa querría a Salvador Aza.

Echaré muy de menos

30/04/2020

el canto de los pájaros,
el trabajo indolente,
el ruido de mis pasos,
verte levantar triste
y aún me quieras tanto,
al mirar La Pedriza
verla bien a lo lejos,
no sentirme en el mundo,
oir lo que yo quiero,
el silencio que asombra,
el murmullo del viento,
los fines que son medios
de caminar sin serlo,
los perros sorprendidos
por sus largos paseos,
las bolsas de la compra
cargadas de secretos,
comer con disciplina
las sobras de hace tiempo,
el ver tele a destajo
sin culpa ni complejos,
los abuelos sin niños,
los niños sin abuelos,
el que un algo no vivo
diga que estamos muertos.