2. India 2019. El viaje.

by

2013. Delhi. Jama Masjid.

La India es tan grande y tan diversa que tienes que acotar el territorio que quieres visitar.

Nosotros habitualmente empezamos en Delhi  y desde allí nos desplazamos  a la parte del país que “exploraremos”.

Pero este año dejaremos de lado Delhi, haciendo solo escala allí, y empezaremos el viaje de verdad en  Calcuta: vuelo directo de Madrid a Delhi y desde allí a Calcuta y lo mismo al regreso.  Esto nos impedirá ver a nuestra amiga Smriti que vive en Delhi y realizar las compras, que en este país es algo casi necesario, también en esa ciudad donde le tenemos cogido el pulso a bazares, barrios y almacenes donde hacerlas.

2012. Calcuta. Victoria Memorial.

Nuestro periplo será desde el día 28 de septiembre, sábado, hasta el 29 de octubre, martes, o sea 32 días.  No sé calcular las noches como hacen en las agencias, pues no sé si cuentan solo las del hotel o también las de los vuelos.

Solo hay una compañía que tiene un  vuelo directo desde Madrid a Delhi o sea que no hay opciones: Air India. Hace años también volamos con esa compañía lo que no recuerdo si fue directo o quizás con escala en algún país europeo.  Sí que el asiento estaba donde una de las puertas laterales de emergencia y no cerraba herméticamente y entraba una pequeña pero fría corriente de aire.

De todas maneras esto del vuelo directo es una gran ventaja por lo menos de comodidad.

Nuestro plan original será pasar unos días en Calcuta, pues es una ciudad a la que, como a Delhi, le hemos cogido   la medida y nos movemos con una cierta facilidad, vaya, con la facilidad que esperas de una gran metrópoli india, o sea algunas “facilidades” y también dificultades inesperadas.

2012. Calcuta. Durga Puja.

Llegaremos a Calcuta para ver el festival de  la “Durga Puja” que descubrimos en nuestro último viaje a esta ciudad en 2012, aunque la parte final del ritual la vi por primera vez en Guwahati en mi viaje en solitario del 2007.

Fue tal la impresión que nos produjo que hemos decidido volver a asistir a esos ritos y ceremonias, aunque la mayor parte se escapen de nuestra comprensión.

Como llegaremos a Calcuta el día 29 y el festival no comienza hasta el 4 de octubre dedicaremos esos días a preparar  los recorridos de las siguientes etapas y también alguna ciudad cercana a Calcuta, seguramente Bishnupur.

En este año queremos intentar visitar un parque natural cercano a Calcuta, vaya, relativamente cercano, y en el mismo estado, Bengala Occidental, West Bengal (WB).  Para ello tendremos que encontrar alguna agencia que organice tours hasta allí y además buscar unos días sin lluvias. El departamento de turismo del estado tiene una agencia, West Bengal Tourism Development Corporation Limited (WBTDCL), que  promueve el turismo en este estado e intentaremos contratar con ellos.

Y desde Bengala queremos ir a visitar la isla de Majuli en Asam. Estuve allí en mi viaje del 2007 y fue una experiencia muy interesante (vaya, en la India no te faltan experiencias nunca) pero Marisa no la conoce.

2007. Isla de Majuli.

Para llegar hasta allí pasaremos por Guwahati, capital de facto de Asam, dado que la del estado es Dispur, cosa que muchos  desconocen, pues parece como un barrio de la primera.

En Guwahati hemos estado antes por lo menos en 2007, yo solo, y en 2013 camino de los estados del nordeste. Es una ciudad extraña  con un templo muy interesante y con una vida que te puede asfixiar, pero que es paso casi obligado  hacia el nordeste de la India.

2013. Guwahati.

Pues este año hemos estado barajando qué estado de esta zona del país íbamos  visitar.  Hemos estado en Asam,  en Meghalaya y en Sikkim, aunque a este algunos no lo consideran como  “Northeast State”, y el año pasado en Arunachal Pradesh y yo solo en Tripura, así que nos faltan Mizoram, Manipur y Nagaland.    Me encantaría volver a Arunachal para ver de nuevo Tawang o partes del estado que no pudimos ver en 2013, pero  no se puede visitar todo en tan poco tiempo.

2013. Tawang.

Además ahora se han relajado las normas para acceder a esos territorios y solo hacen falta permisos especiales para Arunachal y Sikkim y tan solo registrarse en la policía en Mizoram, Manipur y Nagaland.  Así que intentaremos ir a Nagaland.

El orden del recorrido dependerá de los transportes y si podemos elegir de la meteorología. Vaya, no es que podamos elegirla, pero sí cambiar el orden si el pronóstico es lluvia, sobre todo en el parque natural.

O sea que los lugares  los tenemos bastante bien definidos.

Los hoteles.

Lo único claro por fechas es Calcuta a donde llegamos y desde donde saldremos.  Así que vamos a contratarlos por internet, pero para evitar sustos vamos a reservar en dos diferentes a la ida y dos a la vuelta. De esta manera si pinchas el “dolor” es menor.

En nuestro primer viaje a esta ciudad estuvimos alojados en un hotel que nos gustó mucho y reservo allí pero en segundo lugar. En las otras ocasiones nos hemos alojado, alguna vez viajando solo, en sitios tirando a raros y donde me encuentro muy bien, pero que a Marisa no le gustan mucho, así que los evitaré.  (¡Todo sea por la paz conyugal!).

Otra cosa que voy  probar es buscar un hotel cercano al aeropuerto para la última noche en Calcuta pues en otra ocasión me encontré con un tipo de huelga que es propio de este país  y puedes tener problemas dado que no hay transporte público tipo tren o metro para llegar hasta allí: “bandh”. Es una huelga general unida a desobediencia civil  y que fue prohibida por el tribunal supremo pero creo que con poco éxito.

2012. Calcuta.

Lo que ocurre es que el hotel más cercano al aeropuerto tampoco está lo suficientemente cercano, como ocurre en otras grandes ciudades, como para que puedas ir andando.  Pero lo probaremos.

Otra novedad es que hemos contratado una habitación en un “bed & breakfast”  y es la primera vez que lo vamos a hacer. Ni idea de cómo resultará en la India.  Además en este caso se paga por adelantado con una tarifa de “reembolsable por cancelación” y otra de “no reembolsable”, pero el pago se hace por transferencia a través de una red electrónica que ha funcionado de maravilla y con muy poca comisión.

Y como en otras ocasiones todos los viajes interiores intentaremos hacerlos por tren donde sea posible pues aunque los viajes son lentos son mucho más seguros que por carretera y además a mí me encanta el tren.

Y la última novedad, que debería ser la primera: vamos a hacer la primera parte del viaje la con nuestro hijo Luis. Luego él desde Calcuta tiene previsto irse a Australia a visitar a unos amigos.

La primera vez que vinimos a la India  lo hicimos con nuestros dos hijos. Fue un viaje muy típico, pues visitamos  además de Delhi y Agra,  el Rajastan  y  la región de Shekhawati, pues llevaba entonces una guía francesa, “Le guide du routard”,  y parece que les gustaba mucho esa zona del estado. Fue un viaje que no se parece nada a los que hemos hecho después, pero fue muy interesante. Marisa ya no ha vuelto al Rajastán, quizás el estado donde es más fácil moverse como turista.

Y también la segunda vez regresamos con nuestro hijo, pero desde entonces no lo habíamos vuelto a hacer.

Acabo con una frase de Paul Teroux: “Cuanto mayor era el tren, cuanto más largo el viaje, más feliz me sentía”.

Lástima que Marisa no siempre comparta conmigo este pensamiento cuando se trata de los trenes de la India, que son siempre largos, muy largos, y tardan mucho, mucho tiempo.

2012. Kurseong.

NB

Este de la foto no es el caso, que debe ser el tren más pequeño de la India, sino del mundo.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Una respuesta to “2. India 2019. El viaje.”

  1. Luigi Says:

    Qué grandísimo placer fue poder volver a viajar con mis queridos padres a la India, y además con dos “indios nativos” como son ellos jejeje. Una auténtico lujo!

    Un beso

Los comentarios están cerrados.