47. China 2019. 23 de abril, martes. Vigésimo segundo día de viaje. Chongqing. Día 2. Dazu. Segunda parte.

by

Dàzú Buddhist Caves.

Así las llama la guía aunque Wikipedia las denomina en castellano “Esculturas rupestres de Dazu”, en inglés “Dazu Rock Carvings” y en pinyin “Dàzú Shíkè”.  Te dejo todas las denominaciones por si tienes interés en buscarlas en la web.

 

De Wikipedia: “forman una serie de excepcionales esculturas religiosas, fechadas principalmente del siglo VII al XIV. Fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.​

Las más antiguas de estas obras datan del año 650 pero las más destacadas fueron realizadas entre el siglo IX y el siglo XII, periodo de plena expansión artística de la escultura rupestre china. En total hay 75 espacios protegidos que albergan unas 50.000 estatuas, inscripciones y epígrafes formados por más de 100.000 caracteres chinos”.

¿Has leído bien? ¡50 mil estatuas!

“Estas esculturas destacan especialmente por la gran riqueza de los sujetos representados, tanto los religiosos como los seglares, que forman una síntesis entre el budismo, el taoísmo y el confucianismo. Ofrecen también una representación de la vida en esa época, tanto de los príncipes y personajes públicos como de la gente modesta.

Están repartidas en los flancos de cinco montañas escarpadas de los alrededores de Dazu”.

La guía dice que es uno de los cuatro lugares importantes de esculturas en cueva budistas en China, si bien este de Dazu es el más moderno y el que está en mejores condiciones. Están diseminadas en 40 lugares diferentes aunque  las más importantes están agrupadas en la “Treasured Summit Hill” y en la “North Hill”.

¿Por qué se han conservado tan bien?

Estuvo prohibido su acceso hasta 1961 y para los extranjeros hasta 1980.  Además hasta 1975 el único acceso era un camino de barro entre la ciudad de Dazu y los principales grupos de esculturas. Este aislamiento también ayudó a preservarlas durante la Revolución Cultural, recuerda de 1966 hasta 1976.

La primera visita es a lo que se  denomina “North Hill” y que realmente se llama “Beishan”. Según la guía es fácilmente accesible desde la estación de autobuses de Dazú. Bueno, fácil, fácil no es: 30 minutos de marcha con muchos escalones, además de que dice que vayas preguntando el camino.

Es un lugar precioso y hoy lo era especialmente pues estaba solo nuestro grupo. Además en estos viajes proporcionan audífonos de manera que la guía habla bajito y todo el mundo la escucha. Y como era “Chinese only” nosotros íbamos a nuestro aire, aunque nos tuviésemos que conformar con los paneles informativos que sí estaban en inglés  y con la belleza e interés de las esculturas.

Wikipedia: “Monte Bei (Bei Shan): un acantilado de 300 metros de longitud alberga más 10.000 esculturas. Más de la mitad representan temas vinculados al budismo tántrico”.

NB

Budismo tántrico (de Wikipedia): “Constituye la práctica principal en todas las escuelas del budismo tibetano.

La religión tántrica y el metachamanismo tántrico ya existían antes del budismo y posiblemente en relación con la religión bon (del Tíbet) y con las semillas del taoísmo (que apareció en China).

Incluye técnicas de meditación y ritualización a través del acto sexual.”

Esta fotografía es de un monasterio budista tibetano, pero del Himalaya indio.

¿Sabes que una vez estuvimos en un monasterio bon?

Estos tres jóvenes eran monjes, o quizás novicios, del monasterio bon de Yung Drung Kundrak Ling.

Vuelvo a las esculturas.

Realmente fuera de serie.

 

Solo ha roto el encanto un pequeño grupo de italianos, dos parejas y tres niños, pues uno de ellos parecía saber chino e iba contado lo que decía la guía china al resto y lo hacía con voz potente y además oyéndose a sí mismo y gustándose mucho. Un fantoche me ha parecido, porque si sabes mucho no sé porqué lo tienes que gritar a los cuatro vientos. Y más hoy en un lugar tan recogido y silencioso.

Además de las esculturas me ha impresionado la información sobre  Hariti pues hay una hornacina dedicada a ella.  Dice el letrero que era una ogresa  y tenía  500 hijos. Eso me deja tan intrigado que acudo a Wikipedia; te lo resumo: Hariti era en la mitología irania una demonio que tenía cientos de hijos a los que alimentaba secuestrando y matando a los hijos de los demás.

Los misioneros budistas transformaron ese demonio en un ser benéfico para ganarse a esos pueblos donde iban a predicar.

Las madres de los niños secuestrados pidieron a Buda que los salvara. Este, muy astuto, secuestró al  hijo más pequeño de Hariti. Esta comenzó a buscarlo y al final pidió ayuda a Buda quien le hizo ver  que si ella sufría por un hijo, y tenía cientos, qué no sufrirían las madres de los niños que ella secuestraba (y se comía). Contrita (¡cuánto me gusta esta palabra!) juró proteger a los niños, cosa que hizo en adelante. Además se convirtió al budismo y desde entonces solo se alimentó de granadas.

Así en el mundo budista se ha convertido en protectora  de la infancia y del amor familiar.

Dudas. Una. ¿Por qué granadas?

Ahora hay estudios que relacionan ese fruto con propiedades anticancerosas y te dejo este enlace por si estás interesado, pero no sé qué pensaban de las granadas en épocas mitológicas budistas o incluso en las históricas. Buda vivió entres los siglo V y IV a. C.

Dos. ¿Buda se comió al hijo de Hariti para enseñarle de verdad lo  mal que obraba? Es que la historia no dice ni siquiera  que se lo devolvió. Sí que se llamaba Aiji y que cuando lo raptó lo hizo escondiéndolo en un bol de arroz. Por eso la leyenda dice que se llevó al hijo más querido, pero creo que fue por el tamaño, que no es lo mismo meter en un cuenco a uno de 2 años que a uno de 27. Que además la iconografía budista siempre los pintan más bien gorditos.

NB

Ogro. Cuando busqué la información en Wikipedia decía que “Hariti es un ogra”. Pensé que se habían confundido y querían decir “obra”. Luego descubrí que el femenino de ogro, no es ogra, sino ogresa, palabra que no conocía, ni por tanto había utilizado en mi vida. Lo consulté con un erudito amigo muy interesado en las palabras y me contó que él sí la conocía pues su madre de niño le contaba cuentos de ogresas. Confío que para evitar terrores nocturnos infantiles tuviesen un final feliz y que dada la época en lugar de convertirse al budismo lo harían al catolicismo.

Curiosamente Word da como bueno ogra y como error ogresa.

La historia completa en este libro: “India the Land of Gods” de Subhash Biswa, que te adelanto que no he leído.

La soledad del recorrido nos ha parecido algo extraordinario en este país.

En total una hora de visita como me había adelantado el que nos escribió la agenda del día.

 

 

Etiquetas: , , , , , ,