Volkswagen. El caso del coche popular asesinadito.

by

Se puede leer mucha información sobre el “caso Volkswagen (coche popular en alemán)”, pero no todo está dicho. Dada la enorme gravedad del caso, que puede crecer en el próximo futuro, hay consideraciones que deben plantearse, ¿quizá para que no vuelvan a darse sucesos así?. El grupo Volkswagen tuvo en el 2014 una facturación bruta superior a los 200.000 millones de euros, lo que si fuese un país lo situaría (sin mucha precisión pero sin mucho error) entre los lugares 50 al 60 de los 193 países de la ONU por Producto Interior Bruto (P.I.B.) según las distintas clasificaciones. Si las denuncias afectan al Grupo en un porcentaje importante de sus ventas es posible que los países en los que fabrica se resfríen o incluso tengan un principio de neumonía. Además añadiríamos:

  • Creemos que Sherlock Holmes, Hércules Poirot y el inspector Wallander, además de algún conspiranoico que no queremos citar por su nombre  tendrían en cuenta en sus investigaciones que Volkswagen es una empresa creada por organizaciones sindicales nazis en época de Hitler y que quedan pocos germanófilos en este mundo. No es que tenga mucho que ver con el oxido nitroso, pero por algún sitio hay que empezar.
  • El que EE.UU. tenga una flota de coches con motor Diesel del 3% y la U.E. del 60% quiere decir algo. No sabemos qué, pero quiere decir algo. Conocemos un caso de un coche  de 70.000€ que su dueño compró con motor diesel “por ahorrar en el consumo de combustible”.
  • El gran fallo en este caso, como en muchos otros de los últimos quince o veinte años, es de los Organismos de Control. Ninguna Agencia europea o americana (de las españolas ni hablamos) de protección medioambiental descubrió nada anómalo en ningun vehículo analizado por ellas. Seguramente por lo mal (seamos piadosos y digamos inadecuadamente) que analizan. Habría  que decir eso de “protégete solo que quienes tienen que defenderte se llevan muy bien con los que te atacan”.
  • El fallo en los vehículos Diesel lo descubrió un equipo de la Universidad estadounidense de West Virginia que midió lo que tenía que medir (lo que no se mide no se conoce), las emisiones de los vehículos utilizando aparatos conectados al tubo de escape en carretera (PEMS – véase la foto del estudio europeo citado posteriormente en su primera página) y comparó los datos obtenidos con las especificaciones del fabricante. Alquilaron un Jetta, un Passat y un BMW X5. No pudieron alquilar un Mercedes por falta de presupuesto.La International Council on Clean Transportation (ICCT),una organización sin ánimo de lucro encargó el estudio a la Universidad. Los datos de este estudio fueron comunicados a la EPA (Environmental Protection Agency) de EE.UU. y el 18 de setiembre ésta entidad lanzó la acusación de fraude contra Volskwagen.
  • Eso no significa que los estadounidenses sean más concienzudos o más listos, simplemente habían leído un estudio europeo del año 2011 (cuatro años antes) y estaban confusos y por desconfianza iniciaron la investigación. Este es el estudio del “Institute for Energy del Joint Research Centre de la Comisión Europea”. Con leer la pagina 3 ya es suficiente. Está página que parece muy importante y que ha dado lugar a la debacle Volswagen no debieron leerla los eurodiputados ni los comisarios de la U.E. porque tenían otras cosas que hacer. En resumen dice “Several studies  have indicated that in particular on-road NOX emissions of light-duty diesel vehicles might substantially exceed emission levels as identified during emissions testing in the laboratory. Still, a comprehensive analysis of on-road emissions of light-duty diesel and gasoline vehicles is unavailable to date.
    The observed deviations range from a factor of 2-4 for average NOX emissions over entire test routes up to a factor of 14 for average NOX emissions of individual averaging windows.”
    O sea es mejor medir en la carretera que bajo techo y en las pruebas en carretera hay caso en los que las emisiones de óxidos nitrosos se multiplican por 14. Estos párrafos fueron los que alertaron a los investigadores privados americanos que tienen por lo visto más tiempo para leer.
  • Así que la acusación contra Volkswagen nace porque los escasos coches diesel que circulan en EE.UU. son en buena parte fabricados por Volkswagen y porque los investigadores universitarios no pudieron alquilar más vehículos por falta de presupuesto. Volskwagen es una empresa financieramente solvente y técnicamente competente, por lo que si no se han lanzado acusaciones contra otros fabricantes de coches con motor Diesel es porque no se han analizado todos los modelos como parece justo que debería haberse hecho, porque los investigadores europeos afirman que el problema es de los motores diesel no de un sólo fabricante.
  • El asunto del “software” de control de las mediciones de las emisiones de los motores diesel en los coches de Volskwagen es un tema incomprensible. Si lo utilizaban para disminuir las mediciones cuando notaban que se estaba “midiendo ” al vehículo y era verdaderamente eficaz disminuyendo las emisiones deberían haberlo mantenido siempre, salvo que produjese una gran ineficiencia en la conducción o alguna otra razón  que debe ser explicada (¿mayor consumo?).
  • La acusación a los “tecnicos” de Volkswagen como responsables del desaguisado es lo más miserable de todo el asunto. Es de lamentar que un mínimo de castigo corporal no se mantenga en las sanciones penales de los países llamados civilizados porque una docena de azotes en las nalgas en “prime time” en el telediario alemán de la noche y retransmitido después a todo el orbe sería un muy justo castigo a la perversidad del consejo de administración y de los ejecutivos de la empresa además de las restantes sanciones penales. Los técnicos bastante tienen con disminuir la arbitrariedad de quien toma las decisiones y cualquiera que haya trabajado en una empresa jerarquizada sabe que un técnico no mete un “software” que debe ir incorporado en una placa electrónica que va a una cadena de montaje igual que tampoco mete un engranaje de más.  Cualquiera que haya trabajado en una empresa sabe que eso es mentira. Los Ejecutivos de producción y el Consejo lo sabían y habían ordenado que se hiciese por acción o por omisión.
  • Hasta la Fiscalía a la que muchísimas veces echamos a faltar en muchísimos delitos se ha mostrado diligente junto a muchos compradores que absolutamente ignorantes de lo que es y era un óxido nitroso y por completo indiferentes a la contaminación que causan quizá acudan en masa a los tribunales a buscar resarcimiento por la pérdida potencial del valor de venta en segunda mano de su vehículo. Se ha publicado que una propietaria española de un coche afectado va a demandar  a la empresa por varias razones incluída entre ellas el daño moral. Sin pretender ser cruel, parece que no tiene claros el concepto de “daño” ni el concepto de “moral”.
  • Ninguna publicidad de coches en España habla de la emisión de óxidos nitrosos. Ni da excesiva importancia al CO2 del que todo el mundo sabe que te mata por asfixia si te quedas dormido en el garage con el coche en marcha como en las películas. El español, en nuestra humilde opinión, no compra su coche por la cifra de emisiones contaminantes sino por otras razones.
  • Los Gobiernos que no hacen lo que deben después deben lo que hacen. Cuando después de la serie de acusaciones querellas y sanciones las empresas del grupo Volkswagen, pierdan ventas,  minoren su producción, cierren plantas (hay quien habla de colapsar), cesen a concesionarios y provoquen un desempleo cuantioso, será el llanto y crujir de dientes. Quizá los Gobiernos se arrepientan de no sancionar a las personas culpables y de arruinar a una empresa viable y castiguen a alguien que pase por allí. Esperemos que no sea irremediable.
  • En el transcurso de nuestras vidas el coche ha estado asociado simultáneamente a la universalización del confort y a la degradación medioambiental. Quizá no puede ser de otro modo. Ya nadie recuerda la crítica al coche de André Gorz por ejemplo.
  • No tenemos ninguna relación con el grupo Volkswagen ni con los vehículos con motor diesel.

 

 

Anuncios

Etiquetas:

2 comentarios to “Volkswagen. El caso del coche popular asesinadito.”

  1. Jeeves Says:

    Creo que sí se ha explicado la razón por la que el software reductor de emisiones no se mantenía permanentemente. Se ha dicho en la prensa que, aparte de un cierto aumento del consumo, lo importante era una disminución notable de la potencia del motor, de ahí que haya quienes quieran denunciar por daños materiales, puesto que la potencia efectiva del vehículo no es la prometida.
    De otra parte, yo he tenido toda mi vida coches de gasolina porque no me gustaban los diésel ni acababa de entender la pasión que despertaban, más en aquellos casos en que el vehículo tenía un precio superior a los 50 ó 60.000 euros y por tanto no parecía que el ahorro en gasto de combustible repercutiera mucho en la economía del propietario. Lo cierto es que al jubilarme, justamente cuando iba a hacer muy pocos kilómetros anuales, me compré un diésel justamente en un arrebato ecológico, porque emitía menos CO2 que el de gasolina. No podía imaginar que la emisión de nitroso, del que hace cinco años no se hablaba, me convertía prácticamente en un genocida, así que podría en justicia reclamar por daños morales.

    • eseelsoles Says:

      Creo que no es justo culpabilizar a quienes compran un coche diésel. El mundo que nos rodea es demasiado complejo para pedirle al consumidor medio que haga su compra estudiando a fondo las especificaciones de cada fabricante y cotejando cada dato con fuentes independientes fiables si es que existen o las conocemos. Tanto si hablamos de coches como de los embutidos tan perjudiciales según las OMS (deben estar llegando a la OMS los talibanes veganos). En este caso concreto Volswagen tiene una responsabilidad clara que sería bueno que no comprometiese su existencia como empresa porque los daños serían enormes. Lo que me parece terrible es que quienes tienen que defendernos en las Administraciones Públicas, políticos y funcionarios, no cumplan con su cometido y sean cómplices de las grandes Corporaciones. En España las eléctricas son otro ejemplo de libro y aún veremos más si las próximas elecciones las ganan los que quieren cerrar centrales nucleares eficientes y consumir carbón o comprar Kws. nucleares a Francia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s