Impuestos e impuestas.

by


Lo de la ministra sería gracioso si no pretendiese estropear casi la única característica común de los humanos (y humanas) que es valiosa, la lengua. Lo malo es que se ve clarísimamente que su hemisferio izquierdo (el del lenguaje en las personas diestras) está siempre pensando en malmeter. Las reglas son sencillas ,cambio a por o, cambio o por a, fuera el epiceno, colocamos a después de toda consonante final, si sale algo empoderante se utiliza, si sale algo androhumillante se utiliza, si sale algo ridículo o despectivo para nosotras se evita. Ocurre que aunque el programa a ejecutar es sencillo el aparato fonador es a veces más rápido que el cerebro que tiene que tragar las inconsistencias.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .