78. India 2019. 28 de octubre, lunes. Trigésimo primer día de viaje. Calcuta día 2. Tercera parte.

by

Del magnífico pandal del “Janbazar Sanmilite” nos vamos hacia nuestro entorno comprador.

Hemos descubierto que aquí, en Calcuta, también hay un establecimiento de “Central Cottage Industries” como hay en Delhi.

(La foto no corresponde a ese establecimiento sino a una cadena semejante pero bengalí).

Los que sois mayores recordaréis “Arte España”.

Eran unas tiendas situadas en las grandes ciudades que vendían productos de artesanía de calidad y que creo que pertenecía al INI o quizás al ministerio de turismo. Pues lo mismo, pero en tienda indias: productos artesanos, quizás a un precio superior al de la tienda de al lado, pero con seguridad de la calidad del producto que compras.  Y además con unos vendedores que no deben tener su salario relacionado con la venta: o sea que no te hacen ni caso, excepto hoy uno que sí lo tenía.

Gran compra y la sorpresa de que tienen mucho interés en que paguemos en metálico. Fallé en preguntarle al cajero por esa predilección siendo una tienda del gobierno.

Pagamos con tarjeta, aunque el cambio del intermediario bancario fue bastante malo, pero el último día no vas a ir cargado de efectivo.

De allí nos vamos al “New Market” con ánimo de seguir con las compras y de comer.

Este lugar se caracteriza porque hay “ganchos” que intentan llevarte a las tiendas donde tienen comisión. Y son muy, muy pesados.  A dos de ellos tuve que decirles firmemente que no nos siguieran y uno, muy persistente en nuestra persecución,  tuvo la desfachatez de decirme que ese era su trabajo. Como se fue no pude responderle adecuadamente.

Creo que es el único lugar de Calcuta donde te los encuentras.

No compramos, pero sí dimos con una panadería-pastelería estupenda  para poder comer. Porque este ha sido el gran problema de este viaje: la comida picante. Y claro, no vas a alimentarte solamente a base de bocadillos y hamburguesas como si fueses un adolescente español.

En el regreso  a la tienda a buscar la mercancía comprada que habíamos dejado en depósito  encontramos un supermercado al lado de ella. Debe ser algo totalmente nuevo y algo extraño en el centro de esta ciudad, pues está lleno y con unas colas enormes en las cajas. Hay un montón de empleados que charlan o miran su teléfono  y así te encuentras con las dos caras de la India.

No compramos nada.

Recogemos la compra del “Central Cottage” y vamos al metro: está estropeado y nadie sabe si se solucionará en 10 minutos o en un día, así que tenemos que acudir al taxi. Al jodido taxi.

Ya no intentamos la batalla perdida de antemano de que pongan el taxímetro. ¡Calcuta no tiene remedio!

Pequeño descaso en el hotel y de nuevo a la búsqueda del tercer pandal que nos falta por visitar, el de “Southern Samity Park”, que está a unos 20 minutos de nuestro alojamiento.
Cerca del destino pregunto a un joven por ese parque. Ni idea de donde está y lo sorprendente es que estamos a unos 100 metros de allí.

Otro me dice que si tengo teléfono me lo buscará. Si lo tuviera también lo habría buscado yo, pero es que el contrato del aparato se nos acabó ayer a las  12 de la noche, así que ni “Google Maps”, ni la aplicación para contratar coche.

En el recorrido de esta tarde, igual que esta mañana, hemos encontrado  un montón de pandals de Kali, algunos en sitios muy humildes y entonces se limitaban a la efigie de la diosa  y a un montaje sencillo.

Llegamos al pandal buscado y vuelve a ser algo espectacular.

Al lado tienen un gran escenario donde están preparando un concierto. Si no fuera porque mañana nos vamos y tenemos que madrugar y preparar el equipaje nos habríamos quedado.

En el exterior figuras iluminadas y con movimiento. No sé si antes las había o es el descubrimiento de este año, pero son muy graciosas.

Y viendo todo aquel montaje te preguntas si no sería mejor en aquel humilde barrio donde está instalado que tuviesen agua corriente en sus casas y no se gastasen esa pasta todos los años.

Pero pienso en mi pueblo por ejemplo donde prefieren tener un innecesario y deficitario circuito de carreras antes que un hospital, o que una residencia de la tercera edad.

O sea que aquí es la religión y allí el “panem et circenses”. No somos tan diferentes.

Todavía vemos otro pandal con la figura más terrorífica de Kali. Así que todo es “convencional”, pero hay artistas “falleros” que se apartan de la norma.

Y no sé si por Divali o por “Kali Puja” se siguen oyendo petardos por todos los sitios aunque no hemos visto tirar ninguno.

Desde la habitación oímos el repiquete del tambor y un bombo desde el algún pandal cercano.

¡Cuánto les gusta a estos dioses  el ruido!

Etiquetas: , , , , , , ,

2 comentarios to “78. India 2019. 28 de octubre, lunes. Trigésimo primer día de viaje. Calcuta día 2. Tercera parte.”

  1. LaotraMarisa Says:

    De nuevo, Marisa, ¡qué fotos!

  2. Luigi Says:

    y que razón tienes con el pan y circo, por ello este año los “futboleros” dicen que no es lo mismo al no haber público en los partidos, dicen que es como ir al teatro, qué maravilla!, ójala se reconvirtieran todos esos estadios en grandes teatros para la cultura.

Los comentarios están cerrados.