78. La India 2013. Final 5.

by

Viajar con un conejo.

El 8 de junio de 2013, sábado,  vamos a Madrid en el tren y en una estación suben una joven pareja de unos veintitantos con una gran jaula (70x40x40) donde imagino que transportan un perro: error. Llevan un gran conejo.  Me sorprende muchísimo pero me hace pensar en cómo viajaríamos nosotros por la India o Birmania con un bicho así. La ventaja es que en un caso de necesidad te lo puedes comer (como hicieron los amigos saltimbanquis de Esteban con una cabra con la que trabajaban en la calle –o eso fue lo que me contaron-). Siempre que veo a alguien viajando por uno de esos países con una guitarra pienso que lo hacen por motivos sexuales, vaya por ligar, y no sé si merece la pena, (lo de ligar seguramente sí, pero lo de acarrear la guitarra…) pero no creo que se ligue mucho con un conejo, pero  claro, nunca se sabe.

Brunete y Bombay.

En mi crónica del 2 de noviembre escribí que encontré una noticia sobre Brunete y los perros en el periódico indio de aquel día y luego otra en la web sobre la misma ciudad y también los perros.

Hablaba de una brigada de voluntarios que cuando veían a un perro con dueño que se cagaba en la calle y el señor no recogía las heces lo hacían los voluntarios y se la  enviaban por correo al dueño. El título era sugerente: “You’ve got mail? It could be your dog’s poop!”

Lo divertido es que el periodista  (que vive en Brunete y al que ha mordió un perro o ha pisado una mierda y se rompió el espinazo por ello, si no no se explica esa fijación) se pregunta si esa actuación no podría funcionar en Bombay. Y es que da risa si comparas ambas ciudades y su problemática. ¿Te imaginas al servicio de correos de esa ciudad india con miles, o millones de sobres llenos de mierda de perro cada día? Y encima, como dice uno de una ONG de esa ciudad que se preocupa por el estado de los espacios públicos, es que en Bombay además de perros extraviados también hay caballos y vacas. O sea que imagínate las cajas con las boñigas de los caballos y las plastas de las vacas.  El artículo acaba con la idea de otro lector: además de las mierdas de los perros y otros animales deberían también enviarse los escupitajos del “paan” (esos que parecen sangre) de los humanos.   Buen final escatológico.

PS
Por si eres un joven periférico.

Brunete para los de mi edad o mayores era un lugar de la mitología franquista donde se desarrolló una gran batalla en la guerra civil y que por supuesto ganaron los insurrectos. Para nosotros era un vocablo compuesto: “la-batalla-de-Brunete”, así todo junto. Estaba al mismo nivel que Belchite.

Muchos años más tarde volvió a la actualidad en 1981 cuando el 23F, sí aquello que parece que nunca ocurrió. Ese día se habló mucho de la “acorazada Brunete”, también conocida como “la Brunete”,  donde el facherío nacional tenía puestas muchas esperanzas. “¿Qué hará la Brunete?” se preguntaban todos.

Pero realmente Brunete,  la ciudad del artículo, es una población de poco más de 12 mil habitantes situada a unos 25 km al oeste de Madrid y que alguien intenta que sea famosa en la India por las cagadas de sus perros.

La casquería.

 

casquería0001

Un par de días antes de coger el avión veo en el buzón de la correspondencia una publicidad que me recuerda que estamos en España, en la España profunda: “Inauguración de Casquería David”. Y ese papel está junto con el resto del buzoneo habitual: consultas de odontología, comida a domicilio, gangas de pisos en urbanizaciones de la periferia de Madrid,…pero es la primera vez uno de casquería. Debe ser por la constante publicidad del Sr. Rajoy y sus correligionarios madrileños sobre el emprendimiento: ¿Eres joven y quieres ser empresario? Pues monta un negocio.

Lo importante en este caso es que hay una lista exhaustiva de todos los productos y precios. Y mi duda es si esos derivados de la matanza no tienen alteraciones de precio en función del mercado de la carne.  ¿Es lo único inmutable en este cambiante mundo?  O es que el casquero David se ha hecho con un importante surtido para evitar las fluctuaciones del mercado. ¿Hay un mercado de futuros de “gallinejas y entresijos frescos” que permiten a David ofrecerlos a 6,49 €/KG desde el día de la inauguración el 19 de septiembre hasta el 19 de octubre?

Y a ti que no estás ducho en la materia todo te parecerá lo mismo pero entre los 29 productos  de la lista    hay algunos que cuestan solo a 1,99 €/KG, como el bofe y otros a 17,99 €/KG, como las mollejas de cordero.  Por cierto, que en mi infancia las mollejas eran solo de pollo y estas de cordero tan caras eran las que ponían “a más a más” cuando comprabas hígado. Total, que yo fui un gran comedor de todo tipo de casquería.

Compruebo, con pena, que en esta lista no aparece el liviano, en su sexta acepción del DRAE: “Pulmón, principalmente el de las reses destinadas al consumo.” Parece que ahora los matarifes lo desechan y solo lo piden en las carnicerías  algunos ciudadanos de países del este para sus platos tradicionales.

El toro de la Vega. 

El año pasado hice referencia en mi “Me voy” a que el toro de Tordesillas seguía como todos los años. Pues yo diría que este año incluso peor; un profesor (¡profesor!) de una escuela de periodismo, nada menos que de ética periodística, que dice que sí, que está bien. O muy bien.

Te dejo los dos enlaces, el artículo original del ABC y la divertida parodia de “El intermedio”.

Dice el Sr. Quintana (me resisto a llamarlo profesor): “una celebración en la que se ponen de manifiesto los mejores valores de una persona: la valentía, el afán de superación y la inteligencia para superar a un toro».  “…»el torneo del Toro de la Vega saca lo mejor del ser humano, une a las personas en una comunidad, ya que lo ven más de 40.000 cada año, y propugna valores que, tal y como está la sociedad actualmente, no deberían perderse».

El enlace de “El intermedio” te permite ver además una intervención a favor de esa práctica por parte de una presentadora de televisión. ¿Te imaginarás que es una de esas teles de TDT nocturnas donde salen frikis y echadoras de cartas? Pues no. Es de la “La Primera”, la televisión nacional, que pagamos entre todos. Y esa otra intelectual dice cosas como que “ es un torneo ancestral que se celebra hace miles, bueno cientos de años». Y para demostrar que el toro no sufre: “Ahora mismo nadie se ha acercado al animal, nadie le ha agredido, nadie le ha pegado y se está convirtiendo en un encierro en el que los mozos están acompañando al animal». ¡Qué amor de chica!

Pues eso, que sigue y que seguirá mande quien mande pues la respuesta de la Sra. Valenciano, líder del PSOE de que “que la celebración se mantenga pero sin que sufra el toro” no puede ser más tibia.

Una pena. Solo espero que la televisión india no lo haya emitido y a las constantes preguntas sobre la tomatina y las corridas de toros no añada el personal la del toro de la Vega. ¡Menos mal que no me preguntan por el Sr. Bárcenas y el Sr. Rajoy!

NB

Las fotos que acompañan a esta información no son del toro de la Vega, que son de una representación de la derrota del dragón por San Jorge. Espero que en breve sea solo un recuerdo tamaña barbaridad actual y se cuente como una leyenda.

 

 

 

Etiquetas: ,