77. La India 2013. Final 4.

by

El viaje ideal.

Me envían una publicidad para un viaje a la India con este título: “Viaje fotosensible a Rajastán, la India «Real»”.

El título es prometedor y al mismo tiempo confuso. No pienso ir a la India nada más volver pero sí me intriga lo de “fotosensible” y de lo que entienden por  ”Real” tratándose de la India; el subtítulo, “Palacios de Ensueño”, aumenta  el interés por ver como se relaciona con la palabra “Real”.

El primer apartado se llama “¿Quiénes?” y su primer párrafo, precioso, es todavía más confuso: “Si necesitas que alguien te explique quién eres y cómo mostrarlo, no eres la persona indicada para este viaje”.  Pero la parte final de este apartado me hace pensar que  sí, que puede ser un viaje que merezca la pena:

“No queremos ni correr, ni aburrirnos, si no encontrar un ritmo acorde a las realidades del lugar, y los tiempos con que se mueve uno en un país tan grande y poblado.

Es preferible conocer bien una pequeña zona, más que perderse en una carrera sin fin en la que al regreso no podemos recordar si era en el norte o el sur, el tercero o el octavo día. Si era un teatro o una ceremonia religiosa, si estabas despierto o dormido”.

Y es que esa declaración de principios viajeros la hubiese podido escribir yo mismo si hubiese dado con las palabras acertadas, como aquí. Eso es lo que intento buscar en mis viajes.

O sea que esta gente va la India, estarán dos o tres meses y sólo visitarán el Rajastán y sus “palacios de ensueño” aunque eso no sea la “India real” y aunque este apartado acabe con una foto del Taj Mahal, que aunque las agencias de viaje se empeñen en situar en ese estado está en el de Uttar Pradesh. Pequeño error: sería como decir a uno de Bombay que los amantes de Teruel (por poner otro ejemplo de muertos que se querían mucho) están en Gerona.

El segundo apartado, “¿Dónde?”, hace una descripción preciosa de ese estado  con párrafos como éste: “Rajasthan es Las Mil y Una Noches, los colores, camellos, el desierto. Las dunas de arena, los cuerpos altos y esbeltos. El calor del día y el frío de noche. La sequedad y los lagos, los palacios, los ojos claros escondidos”. Pura poesía, pero…dice que “esconde recovecos inóspitos de lujuria y verde”.   O sea  que ni siquiera lo han pasado por el corrector de Word que chilla como un loco con ese “inóspito”, ni el poeta ha traducido bien “luxury”. Porque lo que yo entiendo por “recovecos de lujuria” te aseguro que no lo vas a encontrar en el Rajastán.

Pero  lo que me deja ya totalmente  descojonado es el recorrido y el tiempo empleado: “Europa -> Nueva Delhi-> Agra -> Jaipur -> Ajmer-> Jodpur -> Jaisalmer -> Raipur -> Udaipur -> Nueva Dheli -> Europa”. Y todo eso en 13 días. Que además decían al comienzo de la información que “No queremos ni correr, ni aburrirnos, si no encontrar un ritmo acorde a las realidades del lugar”. Pues aburrirse no se aburrirán pero correr…Y el ritmo será más parecido al bebop que a los nocturnos de Chopin.

El apartado “Recorrido” vuelve  a  ser poético:

“La idea de este viaje es tocar un poco la variedad India, los diferentes niveles y los múltiples planos de realidad que este país ofrece, tanto a nivel social y de infraestructura, como a nivel geográfico y paisajístico.

Así centraremos este recorrido en la India de la Realeza, los Maharajas y las Maharinas que hasta la llegada de los Ingleses dominaron este territorio. Una ruta de palacios…”. Como dicen al comienzo: la India real, llena de palacios y príncipes. Y de nuevo el sensible Word vuelve a chillar: “Ingleses” no se escribe con mayúscula y el femenino de “Maharajá” es…”maharaní”, con el plural “maharanís o maharaníes”. Y si quieres hacerlo perfecto: en castellano sin aspirar la hache. (Por si quieres profundizar en el tema: se admite también “marajá”  y “marajaní).

Y no sigo.

Si fuese un viaje gratis lo haría solo para ver como compaginan  el “bisnes” con la poesía.

Te dejo esta foto de un lugar geográfico y “recoveco” como no verán los de ese viaje a la “India real”. Se llama “el Bósforo de Almásy”. Ya sabes porqué.

 

Las fotos no son de Rajastán.

Etiquetas: ,