73. La India 2013. Día 4 de noviembre. De Delhi a Madrid pasando por Londres. Segunda parte.

by

El vuelo sale a las 3 y media de la mañana de Delhi, que es una hora en la que deben salir muchos vuelos internacionales de largo recorrido. Tiene la ventaja de que llegas allí rendido y te duermes en un momento.  Lo que pasa es que pienso que si me duermo profundamente me quedare sin la cena ni el desayuno.  Afortunadamente Marisa tiene el sueño más ligero.

En el avión me toca al lado de una colombiana que antes de dormirse me dice que tenga cuidado que en sus pies hay una colchoneta. Pienso que debe ser un localismo llamar “colchonetas” a las zapatillas, como aquí decimos unas “deportivas”. Y con ese pensamiento de una figura retórica que no encuentro en mi maltrecho cerebro  me quedo dormido.  Y es que yo debería vivir en un avión.

Antes de llegar a Londres nos dan un buen desayuno, y si lo comparas con lo que nos irán  a dar en el vuelo de Londres a Madrid, más que bueno es impresionante, por aquello de que si el divisor es cero el cociente es infinito.

Hablo con la joven colombiana y resulta que viene de una reunión de yoguistas (?) y que efectivamente lo que tiene en los pies es la “colchoneta” de esa práctica. Ha sido una charla muy interesante pues tiene un punto de vista especial y diferente al mío sobre el país.

Pasamos los minuciosos controles del aeropuerto de Londres y aquí un consejo: no compres cremas en el aeropuerto, o solo muy pequeñitas. Yo, en mi afán de acabar con las últimas rupias compré un tubo de dentífrico y por poco no lo paso.  Porque siempre piensas en productos  de belleza  pero puedes llevar esas cosas prohibidas sin darte cuenta. Luego en el avión de Londres a Madrid leo en un periódico británico que Richard Dawkins, famoso y  polémico (y polemista)  biólogo ha declarado que “Bin Laden ha ganado en los aeropuertos de todo el mundo cada día” después de que le confiscasen un tarro de miel.  Claro que él dice que “little jar of honey” pero no sé cómo era de “little”.  Dejo el enlace pues es bastante divertido.

Por cierto que ese profesor fue el que este verano, el 8 de agosto,  incendió la red con esta frase en Twitter: “‘All the world’s Muslims have fewer Nobel Prizes than Trinity College, Cambridge. They did great things in the Middle Ages, though.”
Creo que lo más cabrón es la última palabra.

Bueno, pues pasamos con éxito el control y nos sumergimos en el lujo de la T5. Entre otras cosas notables, al menos para mí, están los limpiabotas y una manicura. ¡Mira que hay que ser elegante para limpiarse los zapatos en aquellos sillones! Elegante y un poco exhibicionista pues están en alto y a la vista de todos. Y desde luego no hacen como los indios que te quieren limpiar los zapatos aunque lleves chanclas; dado mi calzado y mi aspecto ni me miran.

En la cola para entrar en el avión llevo delante de mí a dos que son tripulantes de otro vuelo de Iberia. El se queja de que uno de la compañía, imagino que será el presidente, no se contenta con ganar 200 mil libras, que considera  suficiente para vivir bien. No, tiene que ganar no sé cuantos millones. Y dice que si se lo encuentra se lo dirá. Muchos lobos me parecen.  Entran  y nada más llegar al asiento le dicen a la azafata que son compañeros y que van al lavabo.  No, no como en Emmanuelle, que cada uno entró en un lavabo, pero eso de que les entren las ganas nada más pisar el aparato…Y de nuevo hay un azafato de Iberia que parece un modelo y que te trata con la misma displicencia que los limpiabotas de la T5 londinense.

A mi lado un señor de esos grandones que apenas caben en el asiento.  Ha resultado de lo más interesante y con unas ganas locas de hablar. Sabe muchas cosas de España y se dedica a gestionar negocios de exportación de vinos españoles y portugueses. Será el último encuentro de este viaje a la India pero ha sido muy instructivo. ¡Cuánto aprendo del personal!

Antes de aterrizar el avión empieza a dar sacudidas. Pero muchas. Incluso alguna señorita, no sé si azafata, en la parte trasera, da algunos grititos.  Marisa me dice luego que ha pasado miedo. Yo estaba hablando con el señor Don (así se llama) y como me había dicho que durante 15 años estuvo trabajando en  el departamento técnico de una compañía que fabrica aviones en Canadá y él estaba  tan tranquilo pues yo pensaba que no debía ser peligroso.

Me despido de él en Barajas y me dice que volverá a España con su mujer y que iremos los cuatro a comer a un restaurante de la Plaza Mayor, (su pasión es el cochinillo), y luego a un tablao flamenco.  También me dijo algo de los toros que no entendí.  No podía haber encontrado en mí,  compañero más idóneo.

Afortunadamente nuestro hijo nos está esperando pues llevamos un equipaje considerable.

Y ya se nota que estamos en España porque oigo en la radio un anuncio de planes de pensiones de Bankia. ¡Hay que ser optimista!

Cuando llego a casa le echo una ojeada a la prensa india y hablan de un terremoto en Asam, el estado donde acabamos de estar,  pero dice que es de “moderate intensity”, solo 5,5 en las escala de Ritcher.  Según la wikipedia eso significa que “puede causar daños mayores en edificaciones débiles o mal construidas. En edificaciones bien diseñadas los daños son leves”. Viendo como construyen allí…

Mañana los finales.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.