57. la India 2013. 25 de octubre. De Delhi a Mussoorie (pasando por Dehradun). Parte 1.

by

En la India no acabas de aprender nunca. Nunca. Nunca.

Madrugón de nuevo pues el tren sale a las 6:50 y aunque no estamos lejos de la  “New Delhi Railway Station” desde donde salimos (vaya, que vamos andando desde el hotel), esta estación siempre   puede ser problemática además de enorme aunque hemos reducido el equipaje de las dos mochilas grandes a una sola y es mucho más fácil desplazarse.

Todavía no son las 6 de la mañana y aún no ha amanecido; se nota la diferencia con el este del país de donde venimos. Ya empieza a haber personal por la “Main Bazar”, la calle principal de Pahar Ganj y el centro de la calzada está limpio pero los laterales están llenos de papeles.  Este país no cambia.

Llegamos a la estación y aquello es ya el hervidero habitual.  Y aunque parezca mentira caemos en una red de ganchos  que hacen que aunque estemos en la estación a las 6 casi perdamos el tren: subimos a él a las 6:46.

Hasta ahora yo me había enfrentado a “ganchos solitarios” pero estos eran por lo menos tres, quizás cuatro, más un taxista y una agencia de viajes.  Total que nos han hecho pasar la hora peor de todo el viaje, peor  incluso que la llegada en coche a Tezpur de noche.  Muy cabreado pero al final todo se ha resuelto bien. Así que el consejo que siempre doy de tener cuidado con los ganchos de esta estación me lo he tenido que aplicar yo. Y lo peor es que te pueden arruinar el viaje, porque en esos momentos (estoy escribiendo en el tren a Dehradun)  podríamos estar en la oficina de venta anticipada de billetes para extranjeros enterándonos de este tren no estaba cancelado,  que nos habían engañado, que habíamos perdido el billete y que no había billetes para los próximos siete días. Una gran putada. Y encima yo estaría cabreado como un mono por haber sido tan crédulo.  Y lo peor es que esto se sabe y no se hace nada para impedirlo.

Fin de la historia. O no. Pues si no fuese con Marisa, al regresar  a Delhi volvería a la estación y me dejaría captar para organizarles un follón. Pero no lo haré.

El tren es un Shatabdi y viajamos en clase CC (Chair Car) o sea unos buenos butacones con comida y bebida incluidas en el precio del billete. Al poco de salir un té con galletas  y luego una estupenda tortilla francesa, lassi de mango y otro té.

Para compensar, Delhi y sus alrededores están cubiertos de niebla de polución y cuando entramos en alguna estación sus cercanías son horribles, pero los nombres de las poblaciones parecen sacados de un cuento oriental de esos que con solo oírlos te dan ganas de visitarlos: Ghaziabad, Meerut, Muzaffamagar, Saharanpur,…. , con letreros escritos con caracteres latinos, en hindi y en urdu, según me indica un compañero de asiento y que yo creía árabe (la escritura no el compañero) , pues esta vez Marisa y yo estamos separados por el pasillo.

Nos ofrecen periódicos (“English, Hindi?”) y me entero que no solo yo tengo problemas en Delhi  que aquí hay uno grande con el precio de las cebollas: hay lugares que se venden a 100 rupias el kilo, 1,2€ al cambio de ayer. Si lo comparas con los salarios…pues  leí el otro día el caso de una señora que trabaja en algo oficial que le pagaban 13 mil rupias al mes, unos 150€. Además la cebolla es una parte importante de la dieta india. Y la situación no es ninguna tontería pues parece que en 1998 el partido que ahora está en el poder, el Congress Party, CP, derrotó al Bharatiya Janata Party, BJP,  en las elecciones al congreso  después de una campaña  basada en el precio de este bulbo. Seguro que si al Sr. Rajoy le preguntan en un programa de televisión, como aquel en que no quiso decirle a una señora lo que ganaba, por el precio de las cebollas queda fatal. Por si me lee Don Mariano: a partir de un euro, según tipo y clase.

Otra noticia periodística que casi nos afecta: “El príncipe Carlos y Camila puede que visiten Dehradun en noviembre”. Las fechas posibles son el 5 y el 6. No quiero ni pensar como se pondrá esa ciudad.

También del periódico: a un estudiante africano de una universidad india le dan una paliza hace año y medio un grupo de jóvenes indios y desde entonces está en coma. La policía hace la vista gorda: uno de los asaltantes es hijo de un antiguo oficial de la policía, otro del director de una empresa azucarera y el resto de parecidos orígenes.  El padre del agredido  se queja al primer ministro del estado donde ocurrió y ahora han condenado a siete de ellos a 10 años  (dos están huidos) de “rigorous imprisonment”. Dada la corrupción del país no sé qué significa en realidad ese “rigorous”, pero lo que me ha sorprendido ha sido que cuando se pronunció la sentencia  las familias de los salvajes y valientes atacantes se pusieron a  gritar y llorar  y acusaron a los medios de comunicación de que habían arruinado la vida de unos  jóvenes. Y al africano de 24 años con un 90% de su cerebro dañado que le den.

Y más desgracias: el ciclón que alcanzó las costas del este, Orissa, y que afortunadamente no nos afectó a nosotros, ha provocado grandes daños y muertos y sigue afectando a parte del país.  Hay lugares donde se han registrado 250 mm en 24 horas y va a seguir lloviendo 48 horas más.

Información práctica de viaje.

Mi compañero de asiento un señor vestido elegantemente, con buenos zapatos y con el teléfono que echa fuego, no para de eructar.  Imagino que es algo cultural y que además debe indicar buena salud: del  cuerpo y financiera. (¿Has visto eructar a algún pobre que ayune?). Lo que ocurre es que yo no sé hacerlo y quizás pensará que soy un maleducado o que estoy enfermo.  Pobre no, que viajamos en la misma clase.

Y así entre lecturas, escrituras y eructos saludables de mi compañero de viaje llegamos con solo unos minutos de retraso a Dehradun, la capital de este estado, Uttarakhand, desde donde queremos ir a Mussoorie (pronunciado “Masuri”) y adonde volveremos después de esa visita.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.