Canto XI. 848 Hexámetros.Gesta de Agamenón. 4 minutos.

by

Aurora, dejando a Titono (*) en su lecho, estimula con un chillido a los aqueos. Agamenón ordena tomar las armas y él mismo se pone lo mejor de su armario.

Los troyanos forman en torno a Héctor. Comienza un combate atroz en el que los guerreros caen como espigas ante un segador. Agamenón mata sin tasa y los aurigas eran más queridos para los buitres que para sus esposas. Los dos hijos de Antenor, Ifidamante y Coón, hieren a Agamenón y mueren a sus manos. Agamenón herido se retira hacia las naves y Héctor, que estaba advertido por Iris enviada por Zeus, azuza a los suyos ahora que el Atrida falta. Héctor mata a nueve príncipes y a una muchedumbre de desconocidos. Diomedes y Ulises atacan valerosos pero Diomedes es herido por una flecha de Paris y se retira y Ulises recibe un arañazo de la pica de Soco. Ayante y Menelao acuden en socorro de Ulises, que consigue llegar hasta su carro. Héctor hace proezas con su pica. Néstor se retira prudente hacia las naves. Los aqueos llevan la peor parte. Aquiles que contempla la batalla desde la popa de su nave, envía a Patroclo a interesarse por un herido que ha llegado en el carro de Néstor. Néstor pregunta a Patroclo porqué Aquiles se interesa por los malheridos si se niega a participar y le dice si él no quiere que al menos te envíe a tí con sus bellas armas a ver si te confunden con él (Hay que admirar la diplomacia y retranca de Néstor, por algo es el viejo consejero sabio, el joven consejero sabio es Ulises). Patroclo echa a correr hacia la nave de Aquiles, de camino se encuentra al herido Eurípilo que le da una opinión muy pesimista sobre el resultado de la batalla para los aqueos. Patroclo lleva a Eurípilo a su tienda donde le atienden y curan.
* Titono es un personaje curioso y poco conocido de la mitología griega; hermoso como su hermano Ganímedes, que enamora al mismo Zeus, Titono enamora a Eos o la Aurora hija de Zeus, que pide a su padre la inmortalidad para Titono, que se la concede. Olvidadiza, no le pide la eterna juventud por lo que su amado se hace inmortalmente viejo y, cansada de él, acaba convirtiéndolo en grillo o cigarra (en algunas versiones, en otras le cuida amorosamente, queda la duda. Queda la certeza de que hay que pensar bien antes de pedir algo a tu padre).

Etiquetas: