Cataluña y “1.714”.

by

Los independentistas catalanes, como propagandistas que son, parcelan la verdad en tramos tan mínimos que la hacen irreconocible. Para ellos el “problema catalán” viene de 1714 cuando Cataluña pierde definitivamente sus “Constituciones”. Dicho así el problema es sencillo: “España nos robó en 1714 y nos roba ahora”. Si abrimos el foco y vemos un plano general el”problema catalán” y la mayoría de los “problemas españoles” tienen algo o mucho que ver con la famosa “Guerra de Sucesión ” española, guerra que duró 13 años (de 1.701 a 1.713), hecho de enorme complejidad con participación de muchos países y con actores de muchas conspiraciones, que modificó la faz de Europa y dañó muchísimo a la España de su tiempo y a todos los Reinos que la componían entre ellos el de Aragón en el que se integraba el Principado de Cataluña.

Antes de nada hay que decir que extrapolar la realidad actual al comienzo del siglo XVIII nos hace no comprender lo ocurrido sin previas explicaciones. En la España de 1.700 la gran mayoría de las personas carecían de casi todos los derechos actuales que sólo ostentaban los “notables”. Una gran mayoría de personas eran siervos (que en España eran con más frecuencia llamados vasallos) con importantísimas limitaciones en la libertad personal, económica y jurídica. Por esa razón cuando se habla de que los “catalanes” se rebelaron contra el rey Borbón en 1.703 se está cometiendo un grave exceso. De hecho las Cortes catalanas estaban compuestas por tres “Brazos” (eclesiástico, militar y real o popular) todos los cuales eran designados (no elegidos o elegidos por muy pocos electores) y hasta su abolición en 1.716 el presidente de la “Diputación del General del Principado de Cataluña” o Generalitat fué casi siempre un sacerdote. Decir que eran “democráticas” o que representaban a los catalanes no es una exageración, es una vulgar mentira. Quienes hemos vivido en épocas y lugares no democráticos sabemos lo fácil que es para los dictadores, reyes absolutos o “notables” utilizar sinécdoques a su favor. “Los catalanes contra Felipe V en 1706” significa posiblemente que unos doscientos notables catalanes (seguramente muchos menos) tomaron la decisión de apoyar al Archiduque de Austria contra el nieto de Luis XIV porque pensaron que el austríaco sería más favorable a sus intereses. Fué no solo una traición contra su legítimo rey (en las monarquías absolutas el Rey actual designa a su sucesor y Carlos II designó a Felipe V) sino un error de cálculo importante porque Felipe V mantuvo los fueros vascos y navarros y porque en 1701, nada más llegar a España, juró los Fueros de Aragón y las Constituciones catalanas y nada hacía pensar que juraba de forma engañosa. Fué el apoyo del Reino de Aragón al pretendiente austríaco después de la formación de la Gran Alianza el que llevo al rey a privar de los privilegios previos a los que se le enfrentaban . Hay que dejar claro que no sólo los políticos catalanistas los que confunden los tiempos de la democracia y del absolutismo porque en mi Aragón los políticos de la democracia que crearon la figura del “Defensor del Pueblo” le llamaron Justicia remedando el título no democrático y eligieron el ordinal del cargo como continuación del último “Justicia” de 1.710.

Parece que en Cataluña el apoyo al austríaco se produjo por el escaso aprecio por la monarquía francesa y por Luis XIV en concreto que se había quedado con el Rosellón y la Cerdaña. Y aquí entra otro de los errores de cálculo de los notables catalanes de otras épocas, pués fué Pau Clarís, canónigo y Presidente de la Generalidad en 1.640 (sesenta años antes y en medio de otro cataclismo español y europeo, la Guerra de los Treinta Años) quien llamó al Rey Luis XIII de Francia en su apoyo, que se apoderó del Rosellón y la Cerdaña, que su hijo el poderosísimo Luis XIV no quiso devolver a España y por tanto a una Cataluña mermada. Por cierto, el Conde-Duque de Olivares a cuyas políticas centralizadores y uniformadoras (¿a qué suena ésto?) de las leyes del Reino se atribuye la enemistad de “los catalanes” fue, por razón de su cargo y de su poder, temido y poco querido en toda España y murió procesado por la Inquisición en Toro, Zamora, provincia de donde es oriundo algún líder de la CUP.

Prueba de que “1.714” no sólo fue dañino para Cataluña es que el candidato austríaco entró dos veces en Madrid con sus ejércitos, sus tropas produjeron miles de muertos en las tomas de Badajoz, Salamanca y Cádiz y en las batallas de Brihuega y Almansa entre otras y España perdió Gibraltar, el Ducado de Milán que llevaba casi doscientos años en poder de la Corona española y la isla de Sicilia que había estado en la órbita del reino de Aragón casi trescientos años, mucho más tiempo del que lleva en la Italia unificada.

Anuncios

Etiquetas:

2 comentarios to “Cataluña y “1.714”.”

  1. Angel de Nueva Zelanda Says:

    El artículo muy interesante y clarificador, lástima que no lo lean los próceres del “proceso”.
    Solo echo en falta un apéndice sobre el sacralizado Sr. Casanovas.
    Angel

  2. Carmen V Says:

    Gracias por esta lección de historia, por hacernos mirar la luna cuando todos nos hablan del dedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s