Pensar.

by

Dice mi amiga Carmen que una prueba de la escasa estima que se tiene en España por las ideas es que “enviarte al rincón de pensar” es un castigo.