Nadie es indispensable.

by

La facilidad con la que se sustituyen las personas en las cúpulas de los partidos e instituciones es una prueba visible de que las personas no somos indispensables. Ni aquellas que se nos presentan como “carismáticas” e imposibles de reemplazar. ¡Qué digo indispensables! Ni recomendables parecen una vez desechadas.

Los que si son indispensables son los “cargos” a rellenar. Hay que poner con rapidez caras al Rata primero y al segundo y sucesivos. Abrillantar la jerarquía.

Etiquetas: ,