60. La India 2013. 27 de octubre. Mussoorie. Día 2. Parte 1.

by

Nuestra nueva habitación tiene una serie de particularidades muy especiales: la primera es que la puerta está en el comedor-recepción. Afortunadamente los empleados del hotel, todos hombres, tres jóvenes y tres mayores, aunque ven la tele en el comedor no trasnochan ni tampoco madrugan. Otra es que tenemos dos salitas que son como tribunas hacia el exterior todas de vidrio que por las mañanas dejan entrar  la luz, así que nada de no enterarte que amanece a las 6. Otra que el cuarto de baño  además de la puerta que da a la habitación tiene otra que da a una terraza. Y la última que es general a otros tipos de hoteles similares es que el calentador eléctrico está dentro del cuarto de baño pero situado a unos 20 cm de la ducha. Ideal para electrocutarte. Y eso que en este caso podría estar colocado a 3 metros de ella. Saco fotos de esta particularidad india porque conozco a un electricista de Calanda que no se lo creerá cuando se lo cuente.

Y como ayer volvemos a desayunar la mejor tortilla de la India.  Cuando llegamos no ha encendido ni el fuego: somos los primeros clientes del día. Así como no hay nadie aprovecho para preguntarle nombre, religión (lo he deducido por el nombre) y origen.  Leo en un recorte de prensa que tiene en la pared que incluso tiene en facebook un grupo de fans.  Y se lo merece: la tortilla estaba todavía mejor que la de ayer  y además de buena es bonita. La belleza de una tortilla francesa no la tienes en cuenta hasta que te comes las tortillas hechas en este país: suelen ser buenas pero son las más malparidas del mundo. Aquí, aunque se llama “tortilla, “omelette”, en realidad es de un tipo que descubrí hace años en Dehradun: ponen las rebanadas de pan de molde dentro y la tortilla por fuera.

Regresamos al hotel para acabar el desayuno con el té en la terraza  y volvemos a encontrarnos con Christopher, nuestro compañero inglés del hotel.  Nos intercambiamos informaciones sobre la India pues él ha estado varias veces, la primera en 1967, y me dice que soy el extranjero que ha encontrado con más conocimientos de este país. Como es un halago y no los recibo nunca,  no me resisto a escribirlo. Y eso que creo que no me entiende la mayor parte de las cosas de las que le hablo. Lo que pasa es que es tan amable y educado que no me lo dice.

El recorrido que vamos a hacer hoy lo hizo él ayer y le pregunto si no tuvo problemas con los monos pues veo a algunos paseantes indios que llevan pequeños bastones.  Me dice que sí que hay algunos monos pero que no son agresivos.  Nos contó que una vez en Shimla, en un templo,  un mono le robó las gafas que llevaba puestas y no había forma que se las devolviese. Entonces le arrojó un puñado de comida de la que ofrecen en los templos y el mono soltó las gafas para cogerla. También que en su país vio un reportaje de cómo grupos de monos, de esos marrones con el culo pelado, rodeaban a señoras que salían de hacer la compra en Delhi y las obligaban a entregársela.   Yo no los he visto actuar en plan de banda organizada pero sí robar comida de un plato en una cafetería del centro de Delhi. Así que el consejo: si hay monos, y más de ese tipo, no pierdas de vista tus pertenencias, como dicen por la megafonía en los transportes públicos, estaciones y aeropuertos.

Y aunque ha amanecido con sol, pronto aparece la niebla que sube del fondo de los valles   y que va y viene pero que impide la vista de las lejanas montañas y disfrutar plenamente del precioso paisaje cercano.

Hoy vamos a hacer un paseo que es típico en esta ciudad, el “Camel’s Back Road”, que va del Kulry Bazar  al Library Bazar, algo así como TheMall pero por la otra parte de la montaña y donde hay una formación rocosa que recuerda la joroba de un camello. Son solo 3 km pero hemos empleadocasi toda la mañana. Sería el típico “paseo de las gordas” en otra ciudad pero, hoy por lo menos, estaba casi desierto. Tiene bonitas vistas sobre el valle y se pasa al lado de algunas casas impresionantes que imagino segundas residencias veraniegas de acaudalados  hombres de negocios de Delhi. Al lado también otras, algunas de la época colonial totalmente  decrépitas. Y si no fuera por la basura y la cochambre de algunos tramos sería uno de los paseos más bonitos de este país.

Encontramos a unos señores cuyo negocio turístico consiste en poner un catalejo, que en algunos casos son piezas de museo, como esos de los piratas,  en un lugar que debe ser un mirador frente a las montañas y cobrar por mirar por él.  Hoy están dirigidos hacia la niebla pero ellos están allí con su “bisnes”. Pasamos al lado de un cementerio cristiano con entrada muy fotogénica pero, como en mi pueblo,  con coches aparcados delante. No es que en mi pueblo el personal se vaya a aparcar a la puerta del cementerio  pero sí que les encanta hacerlo en los lugares más bonitos, donde obviamente está prohibido. En la verja de la entrada dice que “Los visitantes no arranquen flores ni lleven perros en su interior”, pero la puerta está cerrada. Es una pena porque estos lugares suelen ser muy bonitos y fotogénicos (aunque a Marisa no le gustan nada). Algunas cruces que se divisan desde el paseo así lo atestiguan. Un letrero en hierro encima de la verja dice: “Mussoorie Cemetery 1829”.

Oímos cánticos a lo lejos y corresponden al “SantNirankariSatSangBhawan”. Leo en Wikipedia que el movimiento NiranKari es una secta religiosa nacida en el entorno sikh en el siglo XIX; como resumen de sus doctrinas dice ”

The main practice of the Nirankari movement is the mental repetition of the mantra: dhan dhan Nirankar (“Glory, glory to the Formless One”). They reject idolatry and ritual in favor of personal religious practice. They do not subscribe to the orthodox Sikh view that Adi Granth was the last and only eternal Guru for all Sikhs.

Nirankaris do not bury or cremate their dead, instead they simply throw the bodies into a river.Drinking alcohol is prohibited, as well as smoking.

Más en resumen, practican una religión personal, gastan poco en cementerios, en tabaco y alcohol y repiten un mantra sencillo no como el padrenuestro.

Es un gran complejo que tiene por lo menos una sala de rezos y un dispensario médico gratuito. Llegan algunos  fieles, se quitan los zapatos, le tocan los pies a una de las porteras que hay en el recinto y luego se van a la sala, donde están sentados los hombres en el lado izquierdo y las señoras en el derecho. Las religiones y sus sectas siempre intentando que no se mezclen.  Como si sus fundadores y dirigentes hubiesen nacido por partenogénesis, la opción reproductiva más querida por ellos. Por lo menos la más querida por ellos para los demás porque  suele ser habitual que ellos sí que practiquen otras formas más sexuales de reproducción como el apareamiento.

Aquí por lo menos no esconden a las mujeres como hace el islam en las mezquitas.

El lema que preside el edificio y debajo del que presumo es el líder, NiranKari Baba,es: “Peace not pieces”.

Tendré que preguntarle a Christopher al respecto pues creo que juega con la fonética pero no entiendo más.  En lo que queda de paseo vemos más letreros con eslóganes del mismo autor pero no hay ninguno sobre los trabajos inhumanos que en ese bhawan están haciendo dos mujeres que cargan pesadísimas piedras, una directamente sobre un trapo enrollado en la cabeza y la otra en un plato metálico. Estos trabajos siempre me ponen de mala leche y si lo hacen mujeres y niños todavía a más. Y si es para construir edificios o monumentos a mayor gloria de alguien o de algo ni te lo imaginas.

En otro punto hay un mirador con indicaciones sobre la altitud de de diferentes puntos importantes del Himalaya como Gangotri  o Kedarnath, pero no se ve nada. Una pena.

Encontramos unos preciosos y extraños frutos rojos. Parada y sesión fotográfica.

 

En el paseo vemos  el “comercio” más chungo: un puestecillo, ahora cerrado con un candado,  sobre un cuatriciclo que tiene la base llena de piedras, imagino que para que no se lo lleven, pero ¿alguien querría llevárselo?  Hay que ver la foto.

El recorrido tiene el final como el principio: lo más cochambroso de todo. Es como para disuadir a cualquier espíritu sensible a hacer el paseo.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.