17. De Madaba a Karak.

by

Castillo de Karak.Esta mañana vamos a buscar un viaje que nos permita ir a Karak pasando por el mar Muerto. El viaje estándar es ir al mar Muerto pasando por el monte Nebo, famoso por ser el lugar desde Moisés vio la tierra prometida. ¡Hay que ver como se magnifican algunos hechos! Pero no encontramos nada para nuestro viaje.  Además nuestro interés en el mar Muerto es verlo pero no bañarnos en él. Encima la guía dice que es “travesty” estar en Jordania y no ver ese mar. Y no quiero que me llamen travesti. Ni siquiera con y griega.  Al final conseguimos un taxista que nos lleva a ambos lugares por un precio razonable. Es curioso porque otro taxista al tratar del precio ha sacado la hoja de nuestro hotel donde aparecían otros viajes parecidos. O sea que como todo negocio no te venden la mercancía por lo que vale sino por lo que estás dispuesto  a pagar tú por  ella. No creo que a un jordano le saquen la lista para darle un precio: multiplicarán los kilómetros por el precio unitario y ya está.
Camino del mar Muerto se pasa por delante del monte Nebo: un montón de coches y autobuses pero nosotros no pensábamos quedarnos pues se viene aquí por motivos religiosos (ver lo que Moisés vio) o por las vistas  desde lo alto, pero como estaba el día de brumoso no creímos que mereciese la pena. Tengo un amigo que incluso considera su visita a ese lugar como lo único prescindible de su viaje a Jordania. Razón de más.
Llegamos al mar Muerto y paramos a verlo. La visibilidad es aún peor y es una total decepción.  Podíamos haberlo evitado. Además lo vemos completamente pues hemos entrado por la carretera por el punto más septentrional y saldremos de ella por el más meridional.  Luego cruzamos hacia el oeste  para ir a nuestro destino y el paisaje es más interesante. Al final vemos Karak en lo alto de una montaña.
Karak.
Se viene a esta ciudad a ver su castillo, que fue de los cruzados y es uno de los más famosos del país. La Biblia relata que el rey de de Israel sitió al rey Mesha en su fortaleza de Kir Heres o Quir Jeres, hoy Kayak. Este rey sacrificó a su hijo mayor en las murallas de la ciudad en honor de su dios. No sé si por la intersección de ese dios o por el acojonamiento que les entró  a los sitiadores  al ver al energúmeno de del rey,  éstos abandonaron el cerco. El rey Meshe o Mesa dio su versión de los hechos en la famosa estela de su nombre, proclamando en ella que destruyó a sus enemigos.
Después fue ciudad romana importante y aparece en el famoso mosaico de la iglesia de San Jorge de Mádaba donde esta el ‘who’s is who’ de Tierra Santa.
Su máximo esplendor lo alcanzó con la llegada de los cruzados.
El rey Balduino I de Jerusalén construyó el castillo a mitad del siglo XII siendo un punto estratégico del control de las caravanas. Luego por herencia cayó en las ‘sádicas’ manos de Renauld de Chatillon. Una información jordana lo califica como ‘el más atrevido y temerario señor de la Transjordania’. Y además de esto Saladino lo odiaba a muerte por traicionero. De Chatillon controlaba desde aquí las rutas hacia Egipto y la Meca y podía cortar los suministros a los ejércitos sarracenos. Una de las cosas que hacía era arrojar a sus enemigos por un precipicio de 450 metros. Realmente una vez pasas de  unos cuantos metros te da lo mismo caer de un cuarto piso que del nonagésimo, así que De Chatillon lo que hacía era ponerles una caja de madera bien atada a la cabeza para que al golpearse no perdieran el conocimiento antes de aplastarse contra el suelo. Vaya, un verdadero hijo de puta. Al final Saladino lo mató con sus propias manos.
Después fue fortaleza de los mamelucos y cayó en el olvido tras un fuerte terremoto a finales del siglo XIII. Después vuelve a aparecer en la historia cuando los cristianos de esta ciudad tienen  que huir a Mádaba. Como entonces formaba parte del imperio otomano tuvieron que enviar a miles de soldados turcos para pacificar la zona. Ahora es un precioso castillo que merece la pena ser visitado.
El taxista que nos trae de Mádaba nos deja en la puerta del hotel. En la guía aparecen cuatro hoteles: uno está lejos, otro muy lejos, del tercero dice que no está mal para jóvenes y del cuarto, el nuestro, además de tener muy buenas referencias lo marca como ‘nuestra selección’. Así que allí vamos. Es un hotel especial  y está pegadito a la entrada del  castillo, pero no tiene ni agua caliente ni calefacción y Karak está a más de 1000 metros de altitud, encima la temperatura ha bajado mucho con respecto a lo que estábamos acostumbrados estos días. Además las ventanas de las habitaciones no cierran bien.  Esto no sería mucho problema si no fuese porque se ha levantado un viento muy fuerte que hace que se abran solas. Parece que el hotel está en trance de renovación. Pero no la han comenzado todavía, creo. Y encima nos cuesta lo mismo que el hotel de Mádaba, tras el regateo. Pero es solo una noche. Y somos los únicos huéspedes.
Visitamos el fuerte y nos encontramos a un grupo de tres encantadoras policías jordanas que se pasean por las ruinas.  Cada vez que nos ven intercambiamos saludos  y algunas frases: quieren que aprenda árabe en una tarde. Y se aprenden mi nombre. Para lo lejos que está hay bastantes visitantes, sobre todo grupos de alemanes y franceses pero que luego comprobamos que no se quedan a dormir aquí. Se hace la hora de cerrar y nos tenemos que ir sin ver un corredor que aparece en todos los folletos y pósters de este país. Es un estándar en todos los hoteles: Petra, las columnas de Gerasa y este corredor. Pues nos faltó.
El tiempo ha empeorado, está todo encapotado y sopla un viento del demonio. Damos una vuelta por el pueblo, encontramos un sitio con internet, cena, prueba del maravilloso pastel de Irbid que aquí no lo es tanto, ligera lluvia y regresamos al hotel.
Toda la noche ha soplado un viento terrible.

NB
He recordado una peli de Ridley Scott que vi hace unos años y que tenía que ver con las cruzadas y Saladino y donde al buscarla en internet también aparece el bendito de Renauld de Chatillon: “El reino de los cielos”.

Nota del editor: Reginaldo de Chatillon, méritos o deméritos aparte, tuvo la desgracia de enfrentarse a Saladino que ha sido el musulmán con mejor prensa de la Historia y un guerrero de notable fortuna que llegó a ser Sultán de Siria y Egipto siendo hijo de un soldado de rango medio de origen kurdo.
No parece que Chantillon fuera más cruel que lo usual en su tiempo, aunque sí más atrevido puesto que se enemistó con el Emperador bizantino Manuel I Commeno y saqueó Chipre para vengarse de un incumplimiento de éste. También se enemistó con el Patriarca ortodoxo de Antioquía, uno de los cuatro grandes Patriarcas bizantinos, por problemas económicos y le obligó a permanecer al sol desnudo y embadurnado de miel, hasta que aceptó financiar la expedición a Chipre.
Si el Rey de Jerusalén Guy de Lusignan hubiera sido más competente, Chatillon hubiera pasado a la Historia con mejores luces, pero las desavenencias y la poca capacidad de Guy llevaron al Reino de Jerusalén al desastre. Los Reyes suelen perdonarse entre sí y Saladino perdonó a Guy y degolló a Reginaldo que probablemente hubiera hecho lo mismo con Saladino de haber podido y estuvo cerca de conseguirlo al menos una vez en Montgisard (la actual ciudad de Ramla en Israel). Los ejércitos de Saladino fueron notablemente superiores en número.
A pesar de su crueldad, no fue ésta la razón de la furia de Saladino contra Chatillon sino dos hechos, uno personal y otro religioso. Chatillon atacó caravanas en una de las cuales volvía del peregrinaje a La Meca la hermana de Saladino que pudo correr algún peligro aunque no cayó prisionera. Por otra parte lanzó ataques por el mar Rojo contra las ciudades santas de La Meca y Medina, llegando a pocas millas de Medina, lo que Saladino consideró gravísimo.
En cuanto a las acusaciones de traicionero y de incumplir acuerdos dijo que lo hacía porque los Reyes lo hacían y él les imitaba. Luego más que por cruel, que era la tónica de la época, se creó mala fama por soberbio. Quien se compara a los Reyes no gusta a los Reyes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s