14 De Irbid a Madaba.

by

La basílica de San Jorge en Madaba.Con el magnifico desayuno del hotel nos despedimos de Irbid. Esta vez vamos a coger el autobús en la estación del sur.  Y es un autobús grande y moderno con la novedad de que se compra el billete en una ventanilla. Aunque salimos de una gran ciudad como Irbid no hay viajes directos y hay que ir primero a Amman y de allí a Madaba, nuestro próximo destino.
Durante el viaje voy leyendo las cosas de Madaba y encuentro la referencia de una tienda donde entre otras cosas venden “agua santa consagrada del río Jordán”. Recordé entonces que hace algún tiempo escribí sobre mi sorpresa al descubrir que a los vástagos de la familia real española los bautizaban con agua de río Jordán.  Que luego los monárquicos se quejan de que no queramos a sus majestades a pesar de lo campechano que es el rey, lo guapo que es el hijo, lo bien que luce la mujer del hijo cuando esta con la señora Bruni, y de lo -no se me ocurre nada-  de la reina, pero es que solo por estas cosas yo me hacia republicano. Que esta bien que creas en el sacramento del bautismo, que no debe ser tan malo ni tan raro cuando muchas religiones y civilizaciones han tenido ritos semejantes, pero de ahí a hacer que te traigan agua de un río determinado… Eso no dice mucho de quien decide esa excentricidad. Que me recordó al gran Sterling Hayden interpretando a un paranoico general en la peli de Kubrick y explicando como tenia que ser el agua para mezclar con el whisky.
Volviendo a Madaba, que puedes llevarle a tu piadosa  familia agua de río Jordán, como antes te traían agua de Lourdes. Pero me he quedado con las ganas de  saber que si es “consecrated holy water” quien la habrá consagrado. Lo intentaré averiguar al llegar para saber si es alguien de la religión verdadera o de alguna otra.
Hoy es viernes y por tanto el día de la  fiesta semanal en Jordania Es curioso porque aquí la “semana inglesa” es al revés que en España en que se añadió un día de fiesta mas, el sábado, al ya festivo domingo; pero se le añadió el día anterior. En este país el sábado nuestro es el sábado de ellos. O sea que los que hacen “semana inglesa” -no muchos- hacen fiesta el viernes, nuestro domingo, y el sábado, nuestro sábado. Y no sigo porque esto ya parece mecánica cuántica.
Así en la entrada de Amman se ven familias en plan de hacer la paella en el campo pero al lado de la autovía. En algún punto hay una gran concentración de coches y en las zonas campestres cercanas solo mujeres y niños. Es que los señores están en la mezquita rodeada de coches. Ya sabéis que en el mundo musulmán que yo he visitado y descrito en este blog los únicos que rezan son los hombres. O por lo menos que lo hacen de forma reglada en las mezquitas.
Hace años pregunte a un buen musulmán que porque no había mujeres y si las había debían estar en un lugar apartado y oculto. Y me contesto -y no es broma ni inventado- que es que si hubiesen señoras entre las filas de los fieles con los movimientos que se hacen para rezar los señores no pensarían en el rezo sino en la señoras que tenían delante. Pues tenia razón.
El autobús nos deja al lado del que va a salir para Madaba. Este lo lleva un conductor de unos 40 años y un ayudante de unos 20. Y que se llevan muy bien. Tanto que no paran de hablar. Pero el conductor no sabe que las ondas acústicas se propagan en todas las direcciones y cree que cuando el otro le habla tiene que mirarle fijamente a la cara. Pero no un instante, sino todo el parlamento. Y como voy detrás de ellos me pone bastante nervioso.
Otra singularidad: cuando no esta mirando a los ojos del ayudante esta hablando por el teléfono celular. Con la mano derecha  habla con él y ¿con la mano izquierda? Pues le pasa como antes, que no sabe física y cree que el interlocutor lo esta viendo y entonces gesticula. Pero mucho. Así que el autobusillo va sin manos. Y tiene querencia a irse hacia la derecha. Cuando va a salirse de la carretera o a dar con alguna acera deja un momento de gesticular y coge el volante pero sólo el momento justo de corregir el rumbo. Afortunadamente vamos muy despacio. Pero me sigue poniendo nervioso. Luego decide correr como un loco  pero ya coge el volante con una mano.
Llegamos a Madaba y en la estación de autobuses hay una pequeña mezquita: debe ser hora de uno de los rezos porque un buen trozo de la estación esta ocupado por fieles rezadores. Sólo ellos.
Con un taxi nos vamos al hotel que ha resultado ser una acertada elección. Está muy bien y a diferencia de otros podría estar en cualquier ciudad española.
Información práctica: el gasoil va 435 fils y la gasolina de 96 a 560.

Anuncios

2 comentarios to “14 De Irbid a Madaba.”

  1. miguel Says:

    Queridos Angel y Marisa, hoy he abierto vuestro blog y leído con entusiasmo algunos retazos del viaje que tan bien relataís.
    El recorrido en autobús genial , de Hnos. Marx, sin coña. Ah y sin olvidar
    lo de tu tendencia republicana .
    Un fuerte abrazo y seguir disfrutando y compartiendo con vuestros lectores las aventuras.

  2. Angel de Jordania Says:

    Miguel, ningún viaje por carretera se puede comparar al que compartimos hace ya tantos años y que recuerdo muchas veces.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s