19. Palitana.

by

La colina sagrada jaína en Palitana.Hoy pequeño madrugón para comenzar pronto lo que se viene a ver aquí, Shatrunjaya, la colina sagrada de los jaínos. A la entrada del recinto nos ve el jaíno de ayer; está en una oficina donde debes pagar 100 rupias para poder utilizar la cámara fotográfica. Te dan un recibo oficial pero luego compruebo en la lista de los que han pagado que solo había extranjeros aunque algunos indios que me encontraré a lo largo del camino también llevan cámara  y desde luego casi todos teléfono celular con cámara incorporada. O sea que se trata de otra pequeña exacción para los extranjeros.
Desde el comienzo te ofrecen un servicio de porteadores de palanquines, “dholis”,   que llevan entre dos si eres un indio que sabe sentarse con las piernas cruzadas sobre un cojín, o entre cuatro como si fueras en una silla. Otra particularidad que no recuerdo que hubiese en mi anterior visita, es que ahora también hay  porteadoras “chicas”, aunque así como los hombres llevan el palo que sujeta al porteado sobre los hombros, las mujeres lo llevan sobre la cabeza. De todas maneras son una minoría quienes suben así los 3.200 escalones que hay hasta la cima.
Aunque empezamos la ascensión bastante pronto algunos peregrinos jaínos ya bajan y casi a la carrera. O sin casi. Suelen tener una tez blanquecina-aceitosa y con el hábito que llevan no es fácil distinguir en muchas ocasiones si son peregrinos o peregrinas.
Teóricamente está prohibido subir agua o comida contigo pues hay muchos puestos donde te ofrecen agua en unas tinajas, pero realmente no te miran el equipaje cuando entras en el recinto. El jaíno “amigo” nos dijo que lo único que había que hacer era llevarla en el bolso pero sin mostrarla.
Aunque todos los templos son jaínos hay un pequeño  santuario musulmán en un extremo que es una preciosidad. Y es una pena que se lo pierdan muchos pues para eso hay que coger el camino de la derecha cuando se llega a una bifurcación donde todos cogen el de la izquierda. Otra particularidad de ese gran recinto jaíno es que todos los servidores y empleados son hindúes, aunque, obviamente, los curas son todos jaínos.
Y me quedé sin saber si el jainismo se transmite por la sangre o por proselitismo y si hay gente que se hace, como los budistas. Y si es por la sangre si es por vía materna o paterna. ¡Cuántas dudas!
Llegamos arriba y aquello está a rebosar, aunque quizás influya que es domingo. Y puedes hacer las fotos que quieras menos a los “ídolos”, que si alguno te ve hacer una o se lo imagina se ponen como locos. ¿Por qué será?
Como queremos marcharnos a Diu y solo hay un bus directo que sale a la una y media de la tarde bajamos bastante rápido, justo para coger el autobús, con la sorpresa de que realmente no llega hasta Diu –y mira que lo pregunté veces- sino solo hasta Una, la ciudad importante más cercana. El autobús vuelve a ser de los malos y cochambrosos. Pasamos por un territorio muy árido donde apenas hay algún rebaño de cabras y acacias espinosas. El autobús para en todos los pueblos del recorrido e incluso va a algunos muy apartados donde se acaba la carretera, y, a diferencia de otros que apenas paran, éste lo hace continuamente y a veces bastante rato. El problema para nosotros es que el último autobús de Una a Diu es a las 8 y cuarto de la noche. Además cada vez que pregunto me dan una hora diferente de llegada. La primera vez nos dijeron que iba a tardar 4 horas y al final lo hemos hecho en 6 horas y media y hemos
llegado a las 8. El chófer cuando hemos bajado nos ha indicado donde teníamos que coger nuestro próximo enlace y de repente se ha hecho muy amigo mío. No sé porqué me ha explicado que cobraba 12 mil rupias, unos 175€ y ya me he visto obligado a interesarme por sus cosas.  Lo gracioso es que no hablaba inglés y entonces a uno que estaba mirando y que hablaba cuatro palabras  le ha cogido de intérprete.  Así he sabido que tenía 45 años, aunque el pobre estaba muy machacado para su edad –fumaba bastante- y que tenía un hijo y cuatro hijas. Con 175€ al mes.
Cogemos  el autobús a Diu donde llegamos sobre las 9 de la noche. Y aquello parece otro mundo. Hemos encontrado habitación en el hotel que queríamos y mañana lo visitaremos.
Acabamos las tribulaciones del viaje con una cena estupenda.

Anuncios

Una respuesta to “19. Palitana.”

  1. Ig Says:

    Feliz Año, Ángel y Marisa.
    Reabro el debate sobre si es mejor la escritura (lectura en mi caso) de la crónica del viaje in situ o a posteriori; prefiero en el momento (aunque luego se me olvide leerte y lo haga mucho más tarde), pero me ha venido muy bien el blog como remedio contra la tradicional resaca del primer día del año.
    Gracias. Totalmente recomendado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s