53. Nobunaga y los otros.

by

Tokugawa IeyasuNagoya tiene en su haber el haber sido la patria de tres de los más importantes personajes en la historia de Japón: Oda Nobunaga, Toyotomi Hideyoshi y Tokugawa Ieyasu.

El periodo más grande de paz en Japón fue lo que se llama el periodo Tokugawa. Mucho antes de eso y después de turbulencias sin fin hubo una época más estable que se llamó el sogunato de Ashikaga. Esta acabó con una guerra civil que se llamó la guerra Onin, que aunque “sólo” duró una década dio lugar a lo que se conoce como el “Periodo de los Estados Guerreros”, que como puedes imaginar por su nombre allí se daban cera continuamente unos a otros.  Y duró “solo” un siglo.

En el castillo de Nagoya.

Es entonces cuando aparecen dos personajes que pacificaron el país. Oda Nobunaga que fue el primero en utilizar las armas de fuego que llevaron los portugueses.  Así en 1568 ocupó Kioto donde estaba la corte imperial y en 1573 acabó con el sogunato. Y fue un personaje terrible. Sus crueldades forman parte de la historia de este país y tenía especialmente “enfilados” a los monjes budistas. Como unos de estos se oponían a su autoridad mandó incendiar el monasterio donde estaban y ejecutó a mil seiscientas personas entre los monjes y los habitantes del pueblo donde estaba el monasterio. A otro grupo de monjes que habían realizado una ceremonia fúnebre en honor de un enemigo suyo los mandó quemar. Eran ciento cincuenta.  Y esto ya no sé si es historia o leyenda pero dicen que mandó ejecutar a una criada que limpiaba su habitación y que se había olvidado un rabo de una fruta en el suelo. Y como no podía ser menos acabó mal. (No todos los dictadores acaban mal. Véase Franco). Fue traicionado por uno de sus generales y fue obligado a suicidarse.

Su tarea política fue continuada por Toyotomi Hideyoshi, quien le sucedió. Un general de origen campesino que comenzó su carrera llevando las sandalias de Nobunaga. ¡Esos sí que eran buenos tiempos en que un becario podía llegar a ser el jefe máximo!  Y encima que era tan feo que su brutal jefe le llamaba “monito”. Una de sus disposiciones fue prohibir llevar armas a todos con la excepción de los samurais. Quizás venga de entonces esa característica que hace de Japón uno de los países menos armados a nivel particular de la tierra. En los últimos años se volvió tan cruel y brutal como su anterior jefe y parece que cortaba en dos partes a los mensajeros que le llevaban malas noticias. Fue también el que primero ordenó la expulsión de los cristianos y acabó con la crucifixión de 26 de ellos y sobre los que escribí cuando mi visita el año pasado a Nagasaki.

En e castillo de Nagoya.

A éste le sucedió uno de sus generales, Tokugawa Ieyasu, a quien confió la custodia de su hijo para que le sucediese. En el mundo militar y samurai la lealtad no es lo habitual, a pesar de lo que digan sus códigos y de algunos ejemplos notables. (Véase de nuevo a Franco o más recientemente a Pinochet). Fue el creador del Japón como una sola nación y con un fuerte poder central. Y seguramente también el que determinó con sus políticas la actual idiosincrasia de este país.  El sogunato se acabó en 1868 con la era Meiji y el restablecimiento del emperador como figura central del país.

España y la religión.

Los dos primeros, Oda Nobunaga y Toyotomi Hideyoshi, fueron especialmente refractarios al intento español de comerciar o establecer relaciones con ellos. Los comerciantes españoles llegaron en 1584, poco después de los portugueses. Los ingleses y holandeses 16 años más tarde. San Francisco Javier llegó en 1549. Nobunaga para oponerse a la influencia de los monjes budistas apoyó primero la labor de los misioneros pero Hideyoshi en 1587 ordenó su expulsión. Luego con la llegada de los franciscanos pensó que podrían ser una avanzadilla de la expansión de España y en 1596 mandó crucificar a los mártires de Nagasaki.

Ieyasu, que al principio fue tolerante, acabó temiendo que los católicos fuesen más leales al Papa que a él y prohibió el cristianismo en 1614. Se calcula que fueron ejecutados unos seis mil cristianos durante el periodo de 1614 a 1640.

Malos tiempos aquellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s