18. De Bhopal a Pachmarhi.

by

El restaurante en el que desayuno todos los días está cerrado, quizás por lo temprano, así que tengo que hacerlo en el hotel. En general en casi todos los hoteles te proporcionan desayuno aunque no tengan restaurante pero es que al personal le gusta hacerlo en la habitación. A mí no. Me lo servirán en el hall. “¿Tienen tortilla?” Pues no tienen pero me pueden hacer patatas. Eso he entendido: patatas y té.   Me sacan té y un par de rebanadas de pan de molde. Espero y espero pero las patatas no llegan y se hace la hora de ir al autobús. Al final resulta que no sé que había entendido pero eso era el desayuno. Siempre mis problemas de comprensión.

La estación de autobuses por la mañana y recién barrida tiene mucho mejor aspecto que por la noche. Lo que no tiene el aspecto esperado es el autobús. Ayer cuando compré el billete para alabármelo me dijeron que era “2+2”: o sea de dos asientos en cada lado del pasillo por fila, en contraposición de los normales que suelen ser de “3+2”. Pero no me caben las piernas y ando medio encogido casi todo el viaje.

A poco de salir se para el autobús en una capilla y el ayudante se baja a rezar y quizás ofrece algo. Y es que hace falta mucha ayuda divina. La salida de Bhopal es terrorífica. Todos los adelantamientos, y son continuos, se hacen aprovechando hasta el último centímetro. Era mucho más tranquilo el viaje del año pasado por Asam en que íbamos en un convoy escoltado por precaución de asaltos de grupos terroristas.

En una estación de autobuses se baja el chófer. Imagino que es la parada de media mañana y le pregunto si paramos cinco minutos. Que sí. Pues ha sido el tiempo justo de orinar en la tapia más cercana: un minuto. No te puedes fiar un pelo.

Al peligro de los adelantamientos se une el que cuando paran los vehículos lo hacen sin arrimarse al arcén con lo que hay más peligro todavía. Encima se ven con frecuencia vehículos estropeados que se han quedado donde les ha tocado, muchas veces en medio de la calzada. Y por supuesto nadie utiliza los triángulos de aviso: ponen ramas alrededor del vehículo parado, pero eso solo sirve para que no los arrollen, no para avisar.

El autobús va lleno y a mitad de recorrido aparecen dos policías mayores, uno con un fusil de los que llevan aquí que no sé si servirá para algo si no es para dar algún culatazo, y el otro con una cadena con dos jóvenes presos cogidos con esposas. Ninguno de los dos tiene aspecto de malhechor y sobre todo uno de ellos va bastante arreglado. Debe ser de algún pueblo de la zona porque saluda y habla con alguno de los pasajeros.

El guardia que lleva la cadena habla un rato en voz alta dirigiéndose al pasaje. Imagino que será un discurso moral.  Al final se sientan los presos en los dos asientos detrás del mío.

Paramos en un pueblo en lo que debe ser la calle principal y el preso más arreglado habla desde la ventanilla con algunos de la calle. El guardia de la cadena le grita algo. Al momento sube un joven y le da un paquete de tabaco y un mechero al preso. El guardia de la cadena le grita y el otro guardia, el del fusil, que no había dicho ni una palabra en todo el viaje, se levanta y le da un guantazo al oferente. Empieza una bronca y sube otro y se pone a gritar también al guardia de la cadena y los presos también se ponen a hablar y gritar. Me tienen muy preocupado pues dado lo exiguo de los asientos estoy al lado del preso tabaquista y si hay una ensalada de hostias a lo peor me toca alguna. Que sería el colmo que me diesen una en la India por culpa del tabaco.

Afortunadamente al rato pasamos por una población grande y se bajan los guardias y los malos.

No he visto policías de carretera en este país creo que nunca, Pues hoy han parado a este autobús en un control de cinco policías en un todo terreno. Todos bastante arreglados y el jefe un oficial.  Y sin armas a la vista. Allí han bajado los tres responsables que suele llevar cualquier autobús: chófer, cobrador y ayudante. Y con todos los papeles. Pues nos han tenido parados muchísimo rato, quizás más de media hora. Al final han reunido dinero entre los tres para pagar lo que ha debido ser una multa. Lo curioso es que no han parado a nadie más y al acabar con nuestro autobús se han ido. Raro.

El recorrido ha sido por una gran llanura a 400 metros de altitud pero en los últimos 30 kilómetros subimos por bosques hasta algo más de 1000 metros donde está Pachmarhi.

En total unas siete horas de viaje.

En la estación de autobuses hay un quiosco de información turística del estado. Está cerrado y vacío pero con la ventanilla abierta. Y es que el que la atiende está medio paralítico y está sentado en otro sitio. El pobre casi no puede andar ni hablar. A pesar de que la guía explica que esa “oficina” organiza excursiones por la zona me dice que tengo que ser 14. Si fuese 14 no necesitaría que me organizasen nada. Pero hay uno con un todo terreno y tres jovencitos dentro que me dice que mañana me llevará a los “14 puntos”. Ya veremos.

Nada más llegar veo un letrero de un mercado de carne ovina lo que indica ya otro tipo de población.Rótulo de mercado.

Así he pasado de la ruidosa, enorme y polucionada Bhopal a un pueblecito que la guía dice que tiene 11 mil habitantes pero que deben estar diseminados por toda la zona pues el núcleo por donde me muevo, alrededor de la estación, no pasará de 800.

Está lleno de hoteles y por las calles hay grupos de indios con aspecto de estar pasando mucho frío. Me recuerda a Shillong por la vestimenta del personal.

Hotel en Pachmarhi.

En el hotel tengo una de las habitaciones mejores de todo el viaje y a un precio razonable. Pensaba quedarme un par de días pero me iré mañana por la noche porque me parece que no es fácil moverse por aquí si viajas solo.

Por la noche hace fresquito pero se está bien.

PD

Hoy he tenido una pesadilla tonta y recurrente a cuenta del BASIC. ¿Os acordáis de un lenguaje de programación de los primeros PC? Pues ése.

Durante una temporada de nuestras vidas el editor de este blog y yo nos ganábamos la vida publicando unos artículos técnicos traduciéndolos y adaptándolos del original en inglés. Eran las informaciones más absurdas que te puedas imaginar y que además estoy convencido que no leía nadie. Por lo menos las mías.

Una vez el editor publicó un artículo sobre el BASIC y lo escribió así “BASIC”. El director de nuestro director, o sea una persona muy importante, le llamo y le dijo: “es política de esta compañía que todas las palabras se traduzcan”. No recuerdo como acabó.

Pues con esa historia y esa palabra he soñado repetidamente esta noche.

NB
Para los no informáticos: BASIC es el acrónimo de “Beginners All-purpose Symbolic Instruction Code”.

Anuncios

Una respuesta to “18. De Bhopal a Pachmarhi.”

  1. jose luis Says:

    Me he reido mucho con las hostias y el tabaco. Anda que si te dan una por el dichoso tabaco. Me recuerda mucho a Marruecos. Yo vi darse de hostias a un grupo de diez personas en el techo del autobus en el que viajábamos. Discutían por bajar nuestro equipaje y ganarse asi 10 Dirham. Fue la tarjeta de visita a nuestra llegada a Er-rachidia.
    BASIC y COBOL, creo recordar. Extraescolares del Moncayo, junto con Mecanografía e Inglés. Quizás mi profesor Don Ángel si se leyó esas instrucciones traducidas al español, desde luego tenía toda la pinta. Sobre todo por como tiraba de las patillas y soltaba capones cuando no te enterabas de algo. Y no era escolapio, ni jesuita ni su p.m.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s