Bagán día 3.

by

Esta mañana mientras me preparaba para ir a desayunar he puesto la televisión, vaya, el canal de TVE. Un susto. Estaban hablando de la muerte de Franco. Y yo que pensaba que era el telediario. Pues he vuelto a ver las imágenes de aquellos momentos y me pregunto dónde estarán todos ésos que estaban en la Plaza de Oriente. Es una pregunta retórica porque sí sé donde están. Y sale Tarancón diciendo que le pidió el gobierno que se concelebrase una misa con todos los obispos y que a él le pareció demasiado y al final la hizo solo el de Toledo. Y oigo parte de la soflama-sermón del funeral que habla de la espada de Franco. Por si alguno creía que el que había muerto era un viejecito bondadoso. Realmente daba miedo ver aquellas imágenes, aunque si comparas a Tarancón con los dirigentes de la Conferencia Episcopal Española también me da miedo esta época. Y luego sí viene el telediario diciendo que ha dimitido Piqué: Y ayer que me quejaba que la tele no daba más que malas noticias y ésta no sé si es buena o mala.

Desayunamos y comenzamos la visita. Hoy iremos a ver Bagán el Viejo. La señorita Cho nos ha dicho que podíamos ir en el autobús público. Ésta es una de las cosas buenas de este hotel: que no intentan venderte ningún servicio extra.

Dicen que ahora en el Bagán Viejo sólo quedan empleados del gobierno y de los hoteles. En 1990 el gobierno obligó a sus habitantes a trasladarse a otra población que se creaba, “Bagán el Nuevo”, y así se quedó vacía la ciudad sólo con los hoteles, los mejores de la zona, y con el conjunto arqueológico más compacto. Y realmente se puede visitar a pie.

En uno de los templos había unas pinturas estupendas y unos mosquitos muy voraces y parecía que muy hambrientos.

Nota gramatical.
Pensando sobre las palabras que acabo de escribir veo que se podrían utilizar para poder explicar a los extranjeros la diferencia entre el verbo ser y el estar que siempre los confunden. “Voraz” es un adjetivo que indica un estado permanente: “El mosquito es voraz”. “Hambriento” es un adjetivo que indica un estado temporal. “El mosquito está hambriento”. En el diccionario dice que hambriento en Ecuador significa “tacaño”, así que si eres ecuatoriano este ejemplo no te sirve.

Vuelvo a los templos. En algunos encontramos a un grupo de jóvenes birmanos también turistas. A veces se nos quedaban mirando como atontados. Jóvenes turistas birmanas en Old Bagan.Si no hubiésemos sido nosotros el motivo de la expectación hubiera escrito que “se quedaban mirando extasiados”, pero me parecía demasiado.

Pagoda en Old Bagan.Casi al final vemos la joya de Bagán: Ananda. Y además es el único con nombre fácilmente pronunciable y recordable. La guía dice que si solo tienes tiempo de ver uno o dos que veas éste. Yo añadiría que si tienes tiempo para ver muchos que dejes éste para el final. Es impresionante y sólo su visita y la de la llanura de Bagán al atardecer merecen que vengas aquí.

Vamos a comer la sopa de coco de ayer. Pues no había porque había tenido muchos clientes que la han tomado para desayunar y ya no le queda. A cambio nos ofrece “mohinga”, la sopa del desayuno que queríamos probar. Como no está el dueño que es el que habla un poquito de inglés su suegra o madre nos explica que hay dos clases. No logramos entender la diferencia y le decimos que nos ponga la que quiera. Muy buena.

Después del reposo nos vamos a ver la pagoda del pueblo donde estamos. Una maravilla. Y por poco nos la perdemos. Empieza a llover ligeramente. Parece que en esta estupa también hay una de las cuatro réplicas del diente de Buda.
Pagoda de Shwezigon en Nyaung U.Tiene mucho ambiente de gente que va a rezar. Hay una especie de cuadrado excavado en una lápida del suelo. Dicen que llena de agua servía para que el monarca de turno pudiese ver la estupa reflejada en el agua sin necesidad de alzar la vista y así evitar que se le cayese la corona al suelo. ¡Qué no harán los monarcas para no perder la corona!

Hoy no hay puesta de sol.
Vamos a cenar de despedida pues mañana nos separamos.
Cerca del hotel nos volvemos a encontrar con Hiro, el japonés. Gran alegría por el encuentro. Y a dormir que hay que madrugar, especialmente Maria Jesús que coge un bus a las 3 de la mañana.

NB.
En el telediario de la noche vuelve a hablar de Piqué y sale Rajoy en un mitin. Se da un abrazo con otro político (¿Arenas?). Mira que se dan fuertes los abrazos los políticos españoles. Otras veces se acercan, se dan un ligero abrazo y se pegan unas palmadas en los omóplatos que parecen puñetazos. ¡Mira que se pegan fuerte aunque sean del mismo bando! Quizás es el único momento en que le pueden sacudir al jefe sin que se enfade aunque puede que se mosquee un poco cuando a alguno se le va la mano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s