Bagán día 4.

by

Vendedora en mercado. Hoy va a ser un día especial porque hemos roto la UTV (Unión temporal de Viajes). Maria Jesús va camino del lago Inle y nosotros regresamos a Rangún.

En la televisión veo a nuestro monarca que sube a un barco a participar en una regata. ¡Qué trabajo les da la náutica a estos borbones! Al bajar a tierra un cortesano le ayuda. Para ser cortesano hay que tener la columna vertebral flexible y muy bien engrasada.

Después del desayuno vamos a ver el mercado de Nyaung U. Es uno de los más interesantes del recorrido. Me ha recordado a algunos del norte de Camboya. Como estos días no ha llovido está transitable pero imagino que con fuertes lluvias no se podrá pasar por allí. Las vendedoras siguen sonriendo y encantándoles que les fotografíen. Y tienen unos dientes perfectos. Lástima que los hombres los estropeen con el betel. Afortunadamente las chicas no lo mascan. Y en general son guapas. Más que los hombres. Aunque esto también pasa en Finlandia.

Carnicería em mercado de Nyaung ULo más curioso de todo el mercado es la carnicería. Está dentro de una especie de cubículo con tela metálica y la carne la sirven como por una gatera. Veo que acabo de emplear un arcaísmo pues ahora ya no hay gatos domésticos que vivan en la calle, pero antes en España muchas casas tenían en la parte inferior de la puerta un agujero de menos de 10 centímetros que servía para que los gatos entrasen y saliesen de la casa o que se refugiasen en caso de encuentros con perros o niños desalmados. Pues esa sensación daba la ventanita por la que despachaban la carne. Además como la tela metálica no estaba muy limpia apenas se veía el interior. Pagoda de Shwezigon en Nyaung U.Después nos vamos a ver la pagoda cercana que vimos ayer. Sigue lloviznando. Es impresionante que alguien construya algo así solo para enterrar una réplica de un diente. Y aunque fuese de toda la dentadura original. Algunos niños mendigos en el entorno. Hay una construcción que se llama “la casa de los 37 espíritus”. En su porche hay tres o cuatro travestis. Luego vemos que parece que esperan para representar algún espectáculo y ya no sé si son verdaderos travestis o solo una réplica.

Al salir de la pagoda pienso que me gustaría saber la organización administrativa del budismo y en particular de una pagoda como ésta. Hay una cantidad enorme de cepillos para recoger los donativos y además varias mesas con un señor que recoge la pasta y rellena un certificado de la entrega. Dado que dudo de la organización recaudatoria del fisco birmano no creo que sea para desgravar en las declaraciones de la agencia tributaria. ¿Para qué querrán el certificado? Quizás cuando uno se muere o lo queman los añadan con el cadáver para que en el más allá vean que era caritativo. Y ¿qué harán con ese dinero que recogen? ¿Quién lo controla? ¿Quién paga a los funcionarios de las pagodas, sacristanes, limpiadoras y oficios varios? ¿Cómo se relacionan los monasterios entre sí? Porque siempre hay monjes viajando de un lado para otro. Es imposible coger un transporte público y no encontrarte varios monjes en él. Nunca monjas. ¿Cómo se envían los monjes de un monasterio a otro?

Volvemos a nuestro restaurante de referencia y comemos lo que quiere el dueño porque no nos enteramos de nada.

Esperando la llegada del autobús en el hotel aparecen tres españoles. En dos semanas ya han visitado Vietnam, Camboya y Bagán. Y eso que van por su cuenta.

Llega el bus y nos despedimos de la señorita “muy dulce” Cho. Ha sido un hotel con una relación precio/calidad buenísima y encima nos han ayudado mucho.

El bus es bastante mejor de lo esperado aunque lo cogemos a las tres de la tarde y no llegaremos a Rangún hasta las seis de la mañana.

Primero nos ponen un vídeo budista con cantos de esos para dormir con la imagen fija de Buda durante 10 minutos. Y luego otra. Así durante una hora. Luego un vídeo musical. Salía una pareja que cantaba como los de Mocedades y de repente aparecía un tío con una capucha cantando rap. Aute decía que los que cantan rap son los cantautores de ahora. “Autor” puede que lo sean pero “canta”…Como no estoy puesto en este tipo de música no sé si es un estándar eso de que al que canta rap no se le vea la cara. Además los de Mocedades birmanos cantaban en directo pues era como un festival pero el de la capucha a lo mejor era en play back. Luego el festival siguió con baladas. La cosa se puso peor cuando pasaron a vídeos que parecían montados por alguien que se ha leído por encima la primera lección del “powerpoint”.

A mi izquierda iba un grupo de cinco que debían ser chinos. El que estaba cerca de mí al otro lado del pasillo llevaba en los diez dedos de las manos unas uñas de más de dos centímetros de largas. Que primero Marisa le vio sólo dos dedos y dijo que debía ser guitarrista pero a mí me dejó preocupado saber qué profesión pude tener un tipo así. A lo mejor en China como son tan sofisticados hay “rascadores de espalda” y esas uñas deben ir perfectas para esa actividad pero para el resto…

Encontramos un río que hay que atravesar por el cauce. Para tranquilizar a Marisa le digo que hay un tractor grande en cada lado del río por si alguno se queda atascado, pero no sé si eso es tranquilizador o todo lo contrario.

Antes de anochecer adelantamos a una procesión con un Buda enorme que vimos salir de Mandalay cuando estuvimos en el barrio de los monjes. Pues allí seguían en la carretera. También me gustaría saber de esas movidas.

Paramos a cenar y alguna vez más.

Y llega la noche. Una larga noche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s