25. Karadut.

by

Volcán Nyiragongo en el Congo. Subid a los montes en cuanto podais.El volcán Nyiragongo. Una vez estuve en África. En la profunda, que mi temporada en Melilla no cuenta para eso. Íbamos un pequeño grupo, creo que ocho. En una de nuestras etapas queríamos visitar este volcán. Llegamos a su base un poco tarde y cansados. El lugar para quedarnos a dormir era como un observatorio astronómico o algo así. No recuerdo si estaba abandonado o no, ni si dormimos en cama o en tienda pues íbamos de camping. Al llegar se planteó si subir al cráter o no. Todos decidieron dejarlo para el día siguiente excepto mi mujer y yo que subimos. Fue uno de los espectáculos más impresionantes que he visto en mi vida. Vimos el cráter, vimos el fondo del volcán y vimos el atardecer desde allí sobre la selva. Se nos hizo tan tarde que al bajar casi no encontramos a los otros. Pero aquí estamos.
A la mañana siguiente, al levantarnos, todo estaba cubierto de una niebla tan densa que no se veía nada. Espesa, espesa. Mis compañeros a pesar de todo decidieron subir pensando que quizás sobrepasarían la cota superior de la niebla. Nasty de plasty. Les hubiese dado lo mismo estar en la boca del cráter del volcán Nyiragongo que en la puerta de El Corte Ingles a las 12 de la noche. Fin del volcán.
Esta mañana ha amanecido lloviendo, con frío y, lo peor, con las nubes muy bajas, ocultando la parte superior de las montañas. ¡Vaya! lo peor si no hubiese subido ayer al monte Nemrut. De todas maneras pienso que si el día se arregla intentaré hacer alguna pequeña excursión. Hoy lo voy a dedicar al descanso y a poner en orden mi viaje. Según mis primeras previsiones desde aquí me iba a ir a Malatya y de allí a Estambul. Dudaba incluso de que tuviese días suficientes para llegar hasta aquí. Luego los viajes han ido más rápidos de lo previsto y en algún sitio en el que me hubiese quedado mas tiempo el frío me ha hecho mover antes de lo pensado. Y así me encuentro hoy: que me quedan más días y que tengo que estudiar distintas posibilidades de visitas camino de Estambul. También tengo que poner en orden los borradores de estas crónicas porque viajando solo y no teniendo vida social parece que te va a sobrar tiempo por todas las partes y no es así. Ayer cuando decidí quedarme a pasar el día aquí, también pensé que tendría unas agujetas que no podría moverme, pero estoy fresco como una rosa. Debe ser gracias al turrón de Alicante que es lo único que comí hasta la cena. Además este sitio tiene su encanto para pasar un día sin hacer nada.
Karadut es el pueblo más cercano a la parte sur del monte Nemrut. Esta a 1100 metros de altitud y con todos los asentamientos cercanos tiene 1500 habitantes pero el pueblo solo 100 familias, con la manía de esta gente de contar por familias. El hotel es sencillo, pero tiene un comedor grande y luminoso, es como una terraza acristalada donde puedo leer y escribir. Tiene una televisión enana y una puerta que si se queda abierta entra un frío de mil demonios. Es un negocio familiar y los miembros varones de la familia vienen de vez en cuando, se sientan, charlan cinco minutos, están silenciosos quince, ven la tele un rato y fuman sin parar. Son los mismos que estuvieron ayer por la tarde. De sus mujeres o hijas ni rastro. Parecen de esos reportajes de La 2 en que salen siempre grupos de animales machos y las hembras no aparecen nunca: “en el horizonte se distingue un grupo de procandros estúrneos machos cuando se dirigen a los pastos de la ondulante sabana “. Fin de la observación antropológica social.
Este hotel es la ultima casa saliendo del pueblo hacia el Nemrut y así está en pleno campo. Desde la cristalera se ven las montañas, algunas con bastante nieve todavía, la niebla en las cimas, algunos pajaritos que deben estar helados y no creyéndose lo del calentamiento global y árboles floridos. ¡Que hoy ya es 1 de abril, día de la Victoria! En la España de los 40 y 50, fiesta nacional. ¡Gran pérdida(la del día festivo menos)! Fin de la nota histórica.
A pesar de mi intención de dar una vuelta no ha sido posible. Todo el día lloviendo y al final de la tarde en que casi ha parado se ha levantado un viento infernal y encima la niebla ha seguido bajando, así que he pasado el día casi en total inmovilidad. De este hotel la guía dice que es “simpático” y que es una lástima que la comida “no entusiasma”.
Ayer para cenar me dieron un plato de arroz con unos trozos de huesos a la brasa de varios animales famélicos pues creo que eran de distintas especies aunque no logré distinguirlas. El desayuno no estuvo mal, pero en la comida me dieron una sopa con garbanzos crudos, que a lo mejor es un plato típico, y un gran plato de arroz con un trocito de carne encima que me parece que era de pollo. Claro que hay que tener en cuenta que soy el único huésped y aunque el restaurante está abierto para todo el mundo no pasa nadie por esta carretera. Lo que no sé si lo que me dan es de lo que preparan para alguna de las familias propietarias, si es de lo que les sobra a ellos o es la comida para algún tipo de animal de presa o de corral y hacen un poco mas para mí o se lo quitan de lo de ellos. Pero no hay elección. Eso sí, me sirven tantos tes que no sé si podré dormir esta noche.
Me han dicho que hoy esperaban a dos turistas pero imagino que el mal tiempo les habrá aconsejado retrasar el viaje. así que en cuanto se han ido los parientes matutinos he estado prácticamente sólo todo el día o con un familiar. Un familiar de ellos, quiero decir. Al final de la tarde han venido unos a mirar algo de sexo por ordenador pues han pedido mi ayuda. Era un sitio con la información en holandés y los mensajes de Windows en turco así que no les he podido hacer nada. Al mas interesado le he dicho que porque no se buscaba una mujer de verdad en lugar de una de Internet pero me parece que no me ha entendido.
En resumen, un día sin historia, con bastante frío, con una comida floja y en un entorno precioso. Y mi sensación matutina de que estaba como una rosa se ha ido disipando a lo largo del día: me duelen todos los musculos locomotores y alguno mas que no sabia que existía.

Anuncios

2 comentarios to “25. Karadut.”

  1. jose luis Says:

    Cómo son los tés? supongo que varían dependiendo de la región.
    Yo ahora me hago en casa el “chai” de la India. Me han enseñado, se hace con jengibre, cardamomo, cilandro, bolitas de pimienta negra, tomillo, canela en rama y té negro, luego se añade leche al gusto. Sabe muy bien si te gustan los tés un poco picantes. Pero siempre se pueden amoldar al gusto de uno.

  2. Angel de Turquía Says:

    Escribribiré algo del té turco en el último capítulo.
    Lo del té de la India tuyo parece una receta del Palace de Madrid. Sobre todo lo de “leche al gusto”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s