23. Diyarbakir, segundo día.

by

Muralla de DiyarbakirEl comedor del hotel esta casi lleno en la hora del desayuno. O son varias familias parecidas o son todas de la misma en las diferentes mesas. Las mujeres llevan todas chador negro. La novedad de hoy es que había naranjas. ¡Mira que come poca fruta en los restaurantes esta gente! En todos los días que llevo no he visto a nadie comerla, pero es que no la hay a la vista por lo menos. Quizás solo la coman en la intimidad, como algunos hacían cuando hablaban catalán. El aporte vitamínico lo proporciona la ensalada que te sirven siempre, pidas lo que pidas. Vuelvo a pasar por la calle de los cascotes. El caravanserrallo sigue cerrado, pero por una puerta abierta lo que veo parece que debía ser muy interesante. Otro por el que también se pasa esta convertido en hotel.
Una de las atracciones de esta ciudad son sus murallas. En su origen fueron romanas y las actuales bizantinas levantadas entre el 350 y el 500. Tienen seis kilómetros de largas y dicen que son las segundas después de la gran muralla china. ¿Cuánto tendrán las de Ávila? Quedan torres y trozos de muralla por encima de los cuales se puede pasear. Es un lugar muy interesante y desde el que se tienen grandes vistas igual hacia el exterior con el Tigris cercano que hacia el interior de la ciudad.
En una de las torres veo a la primera pareja achuchándose en Turquía. Pero poco, muy poco. Él le pasa el brazo por encima del hombro a ella. Cuando se van se cogen de la mano. También primera pareja después de Estambul. Un grupo de cuatro mujeres mayores, ¡vaya! de mi edad, está sentado en las murallas. No sé que me dicen, pero como todo el mundo te pregunta de donde eres imagino que será eso y les digo que español. Una me da un par de caramelos. Cuando me voy otra me llama y me da otro par. ¿Que significará? Está claro que es un presente pero ¿se lo dan a todos los que pasan? ¿Y si son de una secta tipo “Comando de vengadoras de Lepanto. Sección envenenadoras”? Así al decirles que soy español han dicho: “vamos a cargarnos a este gilipollas”. Y esta noche perezco en medio de terribles dolores. Antes de comérmelos buscare en Google por “polonio y caramelos”.
Hoy voy a visitar iglesias. La primera que encuentro es una iglesia armenia que se llama Surpabag (jóvenes madres, este nombre ni se os ocurra). Se ha apoderado de ella una familia que tiene ovejas en la iglesia, pero no es que esté en el campo, que está en el centro de la ciudad amurallada. No hay tejado pero queda toda la estructura. Como muchos otros edificios de esta ciudad parece que esté hecha de cemento y es por el tipo de piedra gris que se emplea. Creo que es basalto, pero parece a veces como piedra pómez.
Me gustaría saber que pensarían los musulmanes si se encontrasen una mezquita transformada en corral de animales. Insisto, en el centro de una gran ciudad. Por ejemplo en la calle Alfonso de Zaragoza. Y menos mal que te la enseñan porque si no te abren la puerta te quedas sin verla. La niña que me hace de guía me lleva luego a una casa que hay enfrente. Es armenia de final del XİX y fue restaurada por una escritora turca cuyo nombre lleva ahora. La niña me lleva de habitación en habitación. Cuando nos vamos aparece una matrona: que quiere propina. Le doy y me dice que más. En estos casos si no han cogido lo que les doy se quedan sin nada pero esta ya lo tiene. Le explico que eso es lo que vale la entrada de un museo pues por casualidad llevo un ticket encima.
Luego voy a ver una iglesia caldea que esta cerca. La puerta esta cerrada y hay un letrero encima en turco que no entiendo pero parece que dice que si quieres entrar que llames a un teléfono. Pasa por allí uno con aspecto de atontado y me lo explica. Y que llame por teléfono. Que no tengo. Él sí, pero no sabe marcar. Aparece un herrero jovencito (hay varios talleres en la zona que hacen persianas metálicas) y marca. Le pregunto que cuanto me costará la llamada. Nada. Pero el de la iglesia no contesta. Me voy, vuelvo y al final aparece el caldeo. Me explica que en el 1621 los caldeos se unieron a la iglesia católica. Recuerdo que cuando nos explicaban en el colegio lo de los “ritos orientales” entre ellos estaba éste. Eran los buenos, los que se habían unido a la ortodoxia, no como los ortodoxos. ¡Toma juego de palabras! Yo creo que nos lo creíamos como todas las cosas de la fe: sin entender nada, aunque sólo era historia. Es curioso, pero el único profesor bueno que tuve de esos temas era un seglar. Y además abogado. Recuerdo que también estaban los malaquitas. Cuando había un concilio o alguna reunión de los jefazos de la iglesia católica, los patriarcas caldeo, maronita, malaquita y algunos más (que parecen sacados de la tabla periódica) se distinguían por el exotismo de sus atuendos y sobre todo de sus tocados. Quizás lo que pasa es que con la mitra de los obispos ya estamos acostumbrados porque si no si te cruzas con uno de noche seguro que cambias de acera. Con el exotismo de los disfraces y uniformes me imagino que también pasará lo mismo cuando haya reunión de policías de todo el mundo y allí estarán los vascos, los de Sikim y los mozos de escuadra catalanes dando la nota. El caldeo me ha explicado que en Turquía quedaban 450 familias caldeas y 30 en Diyarbakir. El patriarca lo tienen en Bagdad, que no me extraña que aproveche cualquier ocasión para largarse a Roma: “Que a lo mejor el Papa quiere preguntarme algo. Me voy a verlo”. Este pobre hombre seguro que se acordara todos los días de lo del pacto de las Azores.
Los caldeos de Turquía llegaron de Babilonia. Esta iglesia se construyo en el año 400. Bueno, si hay alguna trola es cosecha del caldeo que ahora no puedo comprobarlo. El edificio tiene una planta mas bien extraña pues es rectangular pero alargada. Su iconografía es de lo mas parecido a una iglesia católica, con cristos, dibujos del Nuevo Testamento y una virgen con la cara tapada. Me dice que eche en el cepillo. Para los que no tenéis formación católica: “caja de madera u otra materia, con cerradura y una abertura por la que se introducen las limosnas, que se fija en las iglesias” (en su cuarta acepcion del diccionario). ¿Por que será lo de “cepillo”? Hombre, si a un cepillo de carpintero le quitas la cuchilla y le pones una caja debajo… pero es mucho imaginar. Quizás algún pío lector tenga una explicación. Busco la ranura que esta tapada por un cestillo y me dice que no, que lo deje encima del cestillo. Lo hago y al salir me dice que propina. Le doy y me pide más. Si no hubiese cerrado la puerta de la iglesia vuelvo y cojo lo del cestillo que seguro que se lo queda. No me ha gustado nada el caldeo. Cuando paso por la calle donde esta sentado el atontado del teléfono, que no sé si al final ha sido el que ha llamado o no, me dice por señas que le pague la llamada. Le doy el equivalente a cuatro llamadas por lo menos y va y me pide cuatro veces más. Ha aprendido lo que es multiplicar una cantidad por cero.
Paso por una mezquita que esta cerrada, pero que tiene un minarete exento y cuadrado. Aquí hay varios cuadrados y alguna vez ves a alguno separado de la mezquita pero es que éste esta construido sobre cuatro pilares. Mira que hay arquitectos con ganas de complicarse la vida. Imagino a los albañiles selyucidas cagándose en sus muertos. Le llaman algo así como el minarete de las cuatro patas. Después me voy a la búsqueda de la iglesia Meryem Ana, de la Virgen Maria. Me abre un joven que habla algo de inglés. Estudia electrónica y más tarde me dice que es diácono. Una vez conocí a un diácono copto en una iglesia de El Cairo que era químico. Se ve que a ese nivel no viven de la religión y tienen otras ocupaciones. Esta iglesia es Siria Ortodoxa, los famosos y herejes monofisistas jacobitas. Y es una maravilla. Hay un cuadro de un santo que se llamaba Afrem. Otra contribución a las madres jóvenes… a lo mejor puede servir para mi hijo. (No hijo, que no quiero que te cambies de nombre, es por lo de la descendencia; es que es muy obediente y a lo peor a la vuelta ya se llama Afrem) Fue rector de la universidad de Harram. El año pasado estuve allí y recuerdo que había unas ruinas impresionantes. El templo actual esta construido sobre uno antiguo de adoradores del sol. Visto lo de Deyrul Zafaran a estos pobres les quitaron todos los lugares de culto.
Todavía quedan restos muy interesantes. Un letrero en la entrada dice que después del templo solar hubo uno de la época romana y después otro bizantino. Este diácono siríaco que parecía mas serio que el caldeo me ha dicho que en Diyarbakir quedan cuatro familias sirio ortodoxas, dos caldeas y una armenia y que todas asisten al culto en esta iglesia. En sus buenos tiempos el patriarca siríaco vivía en esta iglesia. Resumiendo: si no tienes mucho tiempo ven a ver esta ultima sobre todo.
Al salir busco y encuentro, con la ayuda de un buen mahometano que iba hacia allí, la mezquita del Pacha Behran que fue construida en 1572 por Sinan nada menos. El interior es precioso y el patio de las abluciones está también muy bien. Va bastante gente pues es la hora del rezo del mediodía. Decido esperar fuera para verlo con mas tranquilidad cuando salgan pues si la gente esta rezando no me gusta andar paseando por allí que en lugar de pensar en Dios solo están pensando en que harás tu.
Hay un grupo de niños limpiabotas en la puerta que ofrecen sus servicios a los fieles que entran y así en el momento de descalzarse es más fácil la gestión. La cosa se prolonga. Caigo que como es viernes quizás sea algo así como una misa cantada porque dura muchísimo. Decido volver por la tarde. Por la calle patrullan parejas de policías de paisano pero que llevan un chaleco con la identificación “polis”. En esta ciudad no han parado de advertirme que tenga cuidado con lo que llevo encima. No sé que entienden ellos por peligroso.
Volviendo a la mezquita que no he podido ver sin fieles esta mañana paso por unos mercados. Entro en una tienda que parece mayorista de pañuelos. Al poco tengo a cuatro jóvenes turcos amigos del dependiente entusiasmados de poder decirme algo. Solo el empleado de la tienda habla algo de inglés, pero cuando digo “algo” es que le he subido la nota porque es muy simpático. Si por ejemplo quiere decirme “cuatro”, tiene que pensar en voz alta “una, dos tres, cuatro”. Y entonces con una sonrisa triunfal me dice “cuatro”. Menos mal que usamos un papel porque si no se nos hubiese hecho eterno lo del año 2007 y las edades de cada uno del grupo. Para otra pregunta recorre todas las del primer día de clase: “¿Qué tal estas? ¿De dónde eres? ¿Cómo te llamas? ¿Estas casado?”. Gran sonrisa. Ya sé lo que me va a preguntar. De locos, pero divertido. Porque los otros tres no paran de decirle cosas en turco para que me pregunte. Me han invitado a un té. El que lo trae es un fanático del Barcelona y se queda también en la “conversación”. Por lo visto le metió 5 a 0 a un equipo turco no sé cuando, pero le parece muy bien. Hay contactos humanos que valen mas que las visitas culturales. Me han explicado que algunos de ellos son de un grupo turco que no conocía hasta ahora porque se han dividido en “türk”, “kürd” y “zaza”. Esto de “zaza” tendré que investigarlo más pero a partir de ahora en esta zona ademas de preguntar si son kurdos les preguntarén si son zazas.
Los dejo y me voy a la mezquita. Cerrada. Por lo visto solo la abren en las horas del rezo. Cuando regreso a la calle principal veo a un “baldado” mayor que lo llevan en una carretilla entre dos niños. Nunca había visto un transporte así: coges una carretilla de la construccion, de esas de hierro que tienen una rueda con neumatico delante y dos patas. En las patas pones una barra atravesándolas con dos ruedas más pequeñas. Así tienes un triciclo. En el hueco de la carretilla había unos cojines para que el señor estuviese más cómodo.
Me voy al patio de la Gran Mezquita. Es como estar en un patio renacentista sentado al sol primaveral. La gente antes de rezar hace sus abluciones en la fuente. Casi todos los hombres visten a la occidental pero de vez en cuando aparece alguno como sacado de la Biblia, con sus grandes pantalones bombachos (¡qué palabra tan rara!), una barba espesa y algún pañuelo en la cabeza. Escribo allí el borrador de la crónica de hoy. ¡Que paz! Lástima que en cuanto el sol se ponga me tendré que marchar porque refrescará.
La paz se rompe. Un niño y una niña vendedores de pañuelos de papel se ponen a reñir con una gran dureza. Nadie parece preocuparse y yo voy a intervenir pero dudo de hacerlo. Menos mal que un señor que esta a mi lado se levanta y los separa pero ya estaban en el suelo dándose puñetazos y patadas. Al cabo de 20 minutos la niña sigue llorando de rabia ella sola. ¡Cuánto dolor! Pasa un mendigo también bíblico.
Al salir de la mezquita me aborda un joven. Me pregunta si hablo francés. Eso es bastante raro. Me dice que es francés, pero resulta que no, que es de Diyarbakir. Ha estado trabajando en Francia y cuando estaba allí sólo pensaba venir aquí y ahora sólo piensa en volver a Francia, pero no tiene dinero. Afortunadamente no me lo ha pedido a mí, como cuenta mi amiga Ana en un comentario anterior que le pidieron 5 euros para vivir en Barcelona. A lo mejor éste se hubiese conformado con lo mismo para volver a Paris. Es un tío muy simpático de unos 30 años y me cuenta que aquí no hay manera de relacionarse con las chicas y que en Francia daba gusto. ¡No te digo! Y va luego y me dice que de todas las maneras allí solo se relacionaba con chinas, que las francesas están locas. Realmente era para hacer un estudio del comportamiento amoroso kurdo, pero como ya de entrada temiendo que fuese un gancho de alguna tienda le dije que no iba a comprar nada ni a visitar ninguna tienda pues no insistió mucho en la conversación. Nos despedimos y a los 20 metros me aborda un caballero elegante: “¿Habla usted francés?” Por menos casualidades a algunos lo han puesto en los altares. Vaya, que era como un milagro. Fue el director de la oficina de turismo y ahora esta jubilado. Me invita a tomar un te en una tetería. Está muy interesado en la conversación hasta que le explico cómo viajo porque ahora él se dedica a hacer de guía turístico y debe ver que conmigo tiene poco futuro.
Cena, Internet y a dormir que mañana tengo un largo viaje. Y aunque lo tuviera corto que aquí a las siete de la tarde no queda un alma por la calle.

Buenas fotos de Diyarbakir aquí

Dice Wikipedia que “According to estimated figures, the Zaza population should be somewhere between 2 to 4 million.” y que “According to the analysis, genetically Zazas are more similar to other Kurdish groups. Zazas live in a region close to the Kurmanc Kurds and another Iranian people. Also historic sources such as the Zoroastrian holy book, Bundahishn, places the Dilaman (Dimila/Zaza) homeland in the headwaters of the Tigris, as it is today. This points to that the Dimila/Zaza migrated to the Caspian sea and not the other way around.”

9 comentarios to “23. Diyarbakir, segundo día.”

  1. Maribel Royo Says:

    uantos habitantes tiene la ciudad de Diyarbakir?, las fotos muy interesantes….. Besos

  2. LUIGI Says:

    “La mentira”: En relación al comentario de las Azores, a día de hoy 12.04.07 y con la que (nos) está cayendo el “Sr. Mentiras-Acebes”, después de que su Ex-Director de la Policia Nacional (otro mentiroso) haya quedado con el “culo al aire” en el juicio, ya que a las 18 horas del día 11 ya se conocía perfectamente que no había sido ETA como le transmitieron sus mandos, sigue admitiendo que él dijo lo que le habían indicado es decir un cúmulo de mentiras y desprósitos. Eso si, no se arrepiente/-n de absolutamente nada. Lamentable.

    Pregunta: ¿Quién vigila al vigilante?

  3. LUIGI Says:

    Cepillo: Utensilio que sirve para limpiar “los bolsillos penitentes”.

  4. ese Says:

    La RAE dice que cepillo viene de cepo, de modo que la cajita tiene la finalidad de que lo que entre no salga con facilidad, hasta que venga el recaudador.

  5. jose luis Says:

    Yo estoy con Luis, el cepillo de limpiar(te).
    Ángel, con saber un poco de fútbol, te puedes morir de risa al ver como discute la gente a muchos kilómetros de España por el eterno conflicto Madrid-Barcelona. O que te digan la alineación del Sportin de Gijón de la época de Quini, en Marruecos, vale mucho.
    Y qué difícil es escribir con mi Lolita aquí dándole al ratón todo el rato, no para un segundo la tía, he tenido que escribir este comentario cuatro veces porque me lo ha borrado.

  6. Angel de Turquía Says:

    Maribel, mi guía dice que Diyarbakir tiene 350 mil habitantes. Creo que el año pasado comente que en la entrada de todas las ciudades hay un letrero que dice el numero de habitantes, “nufüs” en turco, pero no siempre lo podía leer. Así que calcula que sobre los 400 mil.

  7. Angel de Turquía Says:

    Luigie y Joséluis, no estoy de acuerdo con vuestro concepto de “cepillo” porque la limosna en voluntaria. Otra cosa es que el adoctrinamiento previo te lleve a esa acción.

  8. jose luis Says:

    El adoctrinamiento previo, el miedo a no hacer la voluntad del señor, la presión eclesiástica de hace tiempo…

  9. LUIGI Says:

    I agree with you José Luis.

Los comentarios están cerrados.