22. Diyarbakir, primer día.

by

Ulu (grande) Camii (mezquita), la gran mezquitaDesayuno en el hotel de Mardin. Es el hotel de más categoría de todo el viaje pero no el mejor. El comedor, muy grande, está lleno. Casi todo hombres. Solo hay una joven rubia teñida en una mesa con 5 hombres que hablan y hablan y fuman y fuman y ella ni habla ni fuma. ¿Por qué no hablará? Como casi todos es autoservicio y casi todas las tazas para el té no tienen asa. Vaya, no es que sean tipo bol es que están rotas. Es sorprendente lo poco que cuidan los detalles. Vista la abundancia del desayuno y el horario que tiene se me ocurre que si andas justo de pasta puedes hacer el siguiente truco: en lugar de cenar desayunas a las 7 de la mañana y en lugar de comer desayunas otra vez a las 10. El único inconveniente es que te quedas sin desayunar. El minibús te lleva de Mardin a Diyarkabir en hora y media. En la carretera algún vehículo blindado de vez en cuando. En esta ciudad hay varias estaciones de autobuses y minibuses lo que complica la logística, que siempre ando preguntando y muchas veces sin enterarme a cual llego. La de hoy es la misma por la que tengo que marcharme así que lo primero es preguntar por los horarios de salida para mi próxima etapa. Me quieren meter en el primer autobús que sale. Me cogen el equipaje. Que no, que no me quiero ir ahora. Para hacerlo mas fácil les digo que “mañana”. No hay manera a pesar de todos mis intentos Desde luego no se distinguen por su imaginación. Cojo el minibús para ir al centro donde buscaré el hotel.
Diyarbakir. Con esta ciudad me pasa como con otras que hasta que he venido y tenido que pronunciar su nombre siempre lo decía mal: Diyarkabir. Es una gran ciudad que debe andar entre 400 mil y medio millón de habitantes. Fue el centro de la resistencia kurda en los años 80 y 90. Decían que parte del desarrollo de los últimos años de Antep y otras ciudades semejantes fue a costa de la gente que en lugar de invertir aquí se iba a otros sitios. La situación ha cambiado y por lo menos para un turista accidental no hay marcas de lo pasado, aunque parece que la vida es muy dura para mucha gente que llego aquí huyendo de las zonas rurales de las luchas entre el PKK y el ejercito turco.
La guía avisa que hay rateros y que en ciertas zonas tengas cuidado. Me gustaría saber que dice del centro de Madrid, porque ésto a su lado es un convento de clausura. También ha habido alguno que me ha advertido de lo mismo. Yo no he visto nada especial. Sí ves muchas más mujeres vestidas de la forma tradicional que en Van, por ejemplo.
Esta ciudad, como todas de esta zona, tuvo variados ocupantes y gobernantes. Fue primero hurrita (¿os suena?) en 1500 antes de Cristo. Luego perteneció al reino de Urartu. Si has leído mis crónicas anteriores ya eres un experto urartiano. Tanto que una lectora espartana los compara con la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). Después asiria, persa, de Alejandro el Grande y luego seleúcida. Los romanos la tomaron el 115 D.C. Paso por varias manos más y al final fue de los árabes en el 639. Fue gobernada por varias tribus turcomanas y al final por Irán. Acabó, como todo, con los otomanos.
Voy a dar una vuelta para “hacerme” con la ciudad. Primero a la oficina de turismo. Le pregunto a un guardia de tráfico. No sabe donde está y es a 50 metros de donde se lo pregunto. La guía dice que no te van a ayudar en nada. Quizás haya cambiado como en Van. Pues no. Está situada en una torre de las murallas. Una oficina siniestra y enorme. Solo hay un señor largo en una especie de sofá enano. Y durmiendo. No sé cómo puede hacerlo, pues el empleado mide un metro setenta y el sofá un metro y además con brazos de madera. El sofá. Parece esos personajes de Forges que están desplomados y fláccidos encima de una silla o un banco. Me dice algo que no entiendo y me gustaría pensar que era una disculpa. Me da un folleto con fotos y un mapa esquemático que no sirve para nada. Ninguna explicación aunque habla inglés.
Hay una calle comercial muy animada que cruza de norte a sur y que está toda levantada como después de un terremoto pero es por las obras. La gente anda entre los cascotes. Hay un caravanserrallo usado como centro comercial que parece muy interesante, pero está también en obras y cerrado. En una galería de joyerías veo a un buen musulmán rezando en la calle sobre una tabla. La forma es parecida a las anteriores pero es de aglomerado y forrada de melamina.
Voy a la Gran Mezquita. Sorpresa. Tiene el patio más bonito que he visto en Turquía. Precioso. Esta construida sobre una antigua iglesia bizantina dedicada a Santo Tomás. Cuando las religiones reclaman lugares de cultos que fueron suyos antes, seguramente no piensan sobre dónde fueron edificados. Claro que muchas veces los reclamantes se consideran los seguidores de la única religión verdadera y los otros no cuentan como tal. Esta mezquita es la mas antigua de Anatolia, pues fue construida en el año 1091 por los selyucidas. Luego me voy a ver otra de la que la guía dice que el jueves, hoy, va mucha gente pues hay tumbas de personas muy veneradas. Llegando hay un mercadillo muy animado que calienta el ambiente de lo que te vas a encontrar.
El exterior de la mezquita esta lleno de gente sentada en unas escaleras y de pie. Es el ambiente mas extraño que he visto en una mezquita en Turquía. En primer lugar el 99% son mujeres y en las mezquitas nunca las hay. Tampoco hay chicas nunca en los sitios de Internet. En una pared exterior hay algunas rezando mirando hacia el muro y apoyadas en él. En el patio interior esta a rebosar de gente. Algunos llevan un librito escrito en árabe y lo recitan en voz alta. No es el Corán porque es como una libretita. Algunas les dan monedas a los rezadores y rezadoras, que dirían los políticos socialistas y del PNV. Yo lo digo para que se sepa que hay de los dos sexos porque en el Islam solo hay curas. Como en el catolicismo.
Algunas señoras llevan cajas de galletas, de esas en forma de cubo de 20 centímetros y las reparten. No se si a los pobres o a todos los que están sentados porque a mí una me ha dado la ultima que le quedaba. A lo mejor a los pobres de allí les pasa como a los patos de los estanques públicos que están hartos de comer pan sólo los fines de semana. Aquí galletas los jueves. Y claro las últimas señoras que llegan se las ven negras para acabar la caja. Y creo que por eso una la ha acabado conmigo. El suelo esta lleno de cajas vacías de cartón de las galletas.
Estando en el patio pasan tres veces helicópteros militares bastante bajos. No sé si es para recordar a la gente que ellos están ahí o hay otra razón estratégica. En el exterior veo un reguero de sangre y luego una cabeza de gallo. No creo que hagan sacrificios pero es realmente extraño. He pasado bastante rato allí. Paseo de nuevo por el centro, Internet, cena y a dormir.

Anuncios

Una respuesta to “22. Diyarbakir, primer día.”

  1. jose luis Says:

    Precisamente hoy he leído en el periódico, que el gobierno turco, no estaba dispuesto a tolerar, que refugiados del PKK, en una región de Irak fronteriza con Turquía, siguieran siendo una amenaza, y anunciaba medidas duras contra ellos. La comunidad internacional y en concreto en Europa, no creen que esto ayude mucho a Turquía en su futura relación con la UE. Creo que no debes estar muy lejos de la zona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s