6. De Estambul a Erzurum.

by

Cúpula de la mezquita Sokullu  Mehmet, del gran Sinan, sobre 6 pechinasMe despido de mis amigos. Como han visto el frío que va a hacer en Erzurum y como además han sido presas de la leyenda del “20 bajo cero”, están muy preocupados por mi estado físico y me hacen prometer que antes de que me tengan que amputar los pies por congelación me iré a una zona más cálida. Además me prestan una especie de cazadora de esas que llaman “prendas técnicas”. Para mí que tienen cargo de conciencia de sus tres metros cúbicos de equipaje y han hecho como hacían algunos ricos piadosos de sentar a un pobre con ellos en la cena de Nochebuena. Adiós. Los echaré en falta. Y seguro que maldeciré todo el camino el haber cedido y cargar con la “prenda técnica”.Como el bus sale a las 12 me voy a dar una vuelta por los alrededores del hotel. Me acerco hasta la mezquita de Sokollu Mehmet Pacha que para mí es la más bonita de Estambul. Creo que ya lo expliqué el año pasado. Esta vez también se me acerca el mismo cura a darme la bienvenida y una explicación del lugar que acabará con la infructuosa tarea de venderme unas postales. No quiero que pierda el tiempo en negocios mundanos que los necesita para otras tareas de mayor calado espiritual y le digo que el año pasado ya me lo explicó todo. Me deja y se dedica a que los jóvenes alumnos de una escuela coránica limpien bien las alfombras. Antes de dejarme vuelve a explicarme lo de la piedra negra que hay en esa mezquita y que procede de la de la Meca. ¡Estos de las religiones siempre tan mitómanos!

El autobús sale a las 12 del mediodía. Al cabo de una hora pasa el Bósforo y un letrero dice: “Welcome to Asia”. Ahora sí que tienes la sensación de que comienza el viaje de verdad. Media hora mas tarde la primera parada: Harem en Uskudar. Es la que utiliza la gente que vive al otro lado del Bósforo. Algunos recomiendan dejar el bus allí cuando regresas de la parte asiática y coger un trasbordador para volver a la parte europea de Estambul. Cuando subimos de nuevo al autobús empieza la ceremonia de la colonia que se repetirá después de cada parada: el ayudante del chofer te echa un chorrito de colonia en las manos. Esta muy bien porque democratiza al pasaje. Que tu llevas desodorante de Nivea y la de al lado “Aire” de Loewe, pues después del primer pase todos olemos igual. Claro, siempre hay algún diletante que la rechaza.

Pienso que debía haber preguntado por dónde era el recorrido, porque voy a atravesar toda Anatolia de oeste a este y no tengo ni idea de por dónde voy. No hay nadie en el asiento de al lado y me prometo un viaje placentero y cómodo pero un joven de otro asiento me pregunta si hablo inglés y me pide permiso para sentarse a mi lado, así que tengo a un joven anatolio que quiere practicar inglés conmigo. Y eso que le digo que soy español y que haría mejor en probar con ingleses. Pero me da pena y lo admito a mi lado. Luego me dice que soy muy simpático (creo que también quería decirme que soy generoso pero no sabía como hacerlo) pues algunos extranjeros no quieren hablar con él. Claro, los británicos que tienen un negocio mundial con eso de las clases de inglés y no van a darlas gratis.
A veces cuando hablo con el anatolio me da la impresión de que lo estoy haciendo con mi nieto: no le entiendo nada, tengo que adivinar lo que me dice, le tengo que hablar despacito y repitiendo mucho. Y también como mi nieto, no me hace ni caso porque vuelve a preguntarme lo mismo al cabo de un rato. Pero es un buen chaval. Y muy romántico. Esta muy interesado en saber como conocí a mi mujer pero con todos los detalles. Como no le cuento lo que él espera oír me hace una narración del suceso inventándoselo todo. Ha estudiado en la universidad para guía turístico que aquí debe ser como en España, que hay carreras para todo. Me pregunta si creo que con lo que sabe de inglés puede trabajar con grupos. Como recomendaban mis mentores morales, los padres escolapios, le digo una mentira piadosa. Cuando escribía lo de “los padres escolapios” iba a poner “los buenos padres escolapios”, pero eso hubiese sido más que piadosa. De todas maneras no he conseguido que mi compañero de viaje me diga a qué se dedica a pesar de que se lo he preguntado varias veces, sobre todo al saber que tiene 25 años y que se va a casar este verano. Para compensar tampoco yo le he dicho a quien echaba más en falta y mira que ha insistido. Es que si le digo que al Doctor House quizás hubiese creído otra cosa de mí, pensando que esa serie no la ven aqui. Lo he tenido todo el viaje al lado durmiendo la mayor parte de él. Quiero decir “la mayor parte del viaje” que él, el anatolio, dormía en todas sus partes. El viaje ha durado 19 horas y media y no ha comido ni gastado una lira. Le he preguntado por el frío de Erzurum y me ha confirmado que es la ciudad mas fría de Turquía, como decían antes de Calamocha. Solo llevaba una chaqueta encima de una camisa. Me ha dicho que es que él estaba acostumbrado. Luego resulta que no es del mismo Erzurum sino de otro pueblo, Oltu, famoso por el ámbar negro que en turco se llama “oltutasi”.

A las dos horas de salir de Estambul han aparecido las primeras montañas nevadas, al principio poca cosa, luego toda Anatolia estaba cubierta de nieve. ¡Y estamos a mitad de marzo!

Han llegado la noche y el sueño.

Anuncios

4 comentarios to “6. De Estambul a Erzurum.”

  1. luigi Says:

    tu para el anatalio eres, como tú nieto para vos

  2. Chiqui Says:

    19 horas y media en un autobús con un anatolio parlanchin… ¡que paciente eres, Angel!
    Me resulta muy curioso que, en tus viajes, siempre haya gente que te pregunte por detalles tan personales ¿verdad?

  3. Ramiro Says:

    Querido Angel,

    me das mucha envidia con todo lo que estas viendo. Por Turquia estoy empezanso a tener un cariño especial. Estuve un par de días por trabajo y me gustó tanto que intentaré ampliar para ir conociendo éste país.
    Y tengo planeado un crucerito por las islas del canal (o mar) que separa Grecia de Turquia para Septiembre.
    Como sabes, me gusta mucho la arqueología submarina y leo libros del comercio y los pecios que tiene su costa. Me parece una civilización increíble y poco conocida (por lo menos por mí). Sería muy bueno estar unas vacaciones buceando en sus costas.
    También acabo de llegar de Jordania y he visto castillos de las cruzadas, muchos de ellos construidos con imágenes que venían de Turquia en su momento.

    En fin, que me das envidia de ir con una cámara y sin preocupaciones de cierre ni parecido.

    Un abrazo de tu amigo Ramiro

  4. Angel de Turquia Says:

    Ramıro, ya ves que yo de mar nada, pero debe ser apasionante. Espero que a la vuelta me enseñes las fotos de los pecios, pero ten cuidado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s