5. Estambul, día 2.

by

Mezquita del Sultán Ahmet, llamada mezquita azulEl tiempo ha mejorado aunque sigue siendo fresco. Me voy a ver los autobuses que tengo para ir a Erzurum. Esta ciudad tiene la leyenda de fría entre los habitantes de Estambul. A todos los que les he dicho que me voy allí me han contestado que hoy hace 20 bajo cero. Un conocido busca un periódico y me lo enseña para demostrármelo: 15 bajo cero. O sea que es una leyenda. En el viaje en metro hasta la estación de autobuses, en turco “otogar” que viene del francés fonético, tengo sentadas enfrente de mí a dos mujeres que representan las dos caras de la Turquía actual. Una es una señora rubia, maquillada, pantalones vaqueros, botas de ante y chaqueta de cuero negro. A su lado una señora cetrina, falda gris hasta los pies y jersey azul oscuro casi también hasta los pies y pañuelo en la cabeza. Me encantaría saber si estos dos mundos tan diferentes tiene algún contacto personal.
Al llegar a la otogar me vuelven a ofrecer billetes a Bulgaria como el año pasado. O es que realmente parezco búlgaro o es que siempre paso primero por donde están esos autobuses y me ven con cara de buscar. Encuentro dos compañías que van a Erzurum y compro el billete: 18 horas. Para coger el metro hay que pasar un subterráneo con escaleras de piedra y al salir del tranvía otro montón de escaleras. En estas situaciones siempre pienso en vosotros que lleváis equipajes imposibles. Vaya, imposibles de transportar. Ya sé que crees que siempre habrá un empleado del hotel dispuesto a cargar con tu exceso de faldas, pantalones, leches corporales, zapatos y lencería o que un taxi espera a que tu salgas, pero…¿y si hubiese huelga de taxis? ¿Y si el trasporte te deja a un kilómetro de tu destino? Y así mil imprevistos que te puede suceder. Pero a pesar de mis advertencias sigue llevándote esos 8 pijamas sin los que no puedes dormir. ¿Has probado a hacerlo desnudo?

Después de comer hacemos otra de las vistas obligadas: Eyup y el café de Pier (Pierre) Loti. Lo mejor es ir en barco. Encontramos la novedad de que se puede subir en un teleférico aunque sigo recomendando el paseo por el cementerio que te lleva hasta el café. Encontramos una lapida con el nombre y las fechas de nacimiento y defunción grabadas y pintadas en negro. Además otro nombre grabado solo con la fecha de nacimiento y sin pintar. Eso es ser previsor y no confiar en los herederos. Así solo tienen que añadir la fecha del deceso y pintarlo. Una idea genial. De regreso al hotel entramos en la mezquita azul. Estaban con el último rezo. De lo mejor que puedes hacer en Estambul. Y cuantas mas veces vayas mejor y en distintos momentos del día. Se nos pega un tipo que nos explica ocho veces las medidas de la cúpula y el numero de ventanas. Luego me dice que como es guía y me lo ha explicado que le pague. En estos casos debería estar permitido el castigo corporal.

En un locutorio encontramos a una ecuatoriana que viaja a través de Estambul para ir a Madrid. El año pasado también me encontré a un grupo en el mismo sitio pero me dijeron que estaban haciendo turismo. Solo falta que el policía que vigila la entrada en España se pregunte qué hace tanto hispanoamericano viniendo de Estambul y no les dejen entrar. ¡Pobre gente!

Miramos en internet la previsión del tiempo para Erzurum: mañana nevará pero no me preocupa porque pasare el día en el autobús y anuncia sol para los días siguientes. La noticia buena es que no hará los famosos 20 bajo cero como dicen los exagerados de Estambul. La mala es que la máxima será uno bajo cero y las mínimas…

NB.
Escribo la dirección de la web de ONO para mirar el correo y me sale una pantalla de lucha contra la pornografía en la red y no me deja cerrarla. Tengo que llamar al empleado de este billar-internet e intento explicarle que ONO no es un sitio pornográfico a pesar de que la forma con que me tratan como cliente pueda parecerlo. Pero me ha dado bastante vergüenza. Igual que cuando en noviembre pasado me salió en la India una pantalla de búsqueda de novias indias.

Anuncios

2 comentarios to “5. Estambul, día 2.”

  1. Chiqui Says:

    ¿Qué tiene de especial la mezquita azul? ¿Por qué te gusta tanto?…

  2. Angel de Turquia Says:

    Pues primero es el entorno. Despues la arquitectura y aspecto exterior. Asi cuando voy al hotel siempre paso por delante y siempre me maravillo.
    Y luego algunas veces entro y es la armonia que enucntro en esa gran nave. De todas las maneras soy de los que piensan que muchas cosas te gustan aunque no puedas siempre decir porque. Y lo mismo con las que que no te gustan. ?No te parece?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s