AL de la India. Vigesimoséptima entrega. Notas de Ajmer.

by

1. El primer día que estuve en Ajmer, vi a un joven sentado en el suelo de una acera con una exposición de alicates y herramientas parecidas. Enfrente de él un cliente también sentado en el suelo. Creí que le estaba comprando algo. Pues resultó ser un dentista o protésico dental que le estaba arreglando y ajustando la dentadura postiza. Hay fotos.
Pensé en la diferencia de situación de esas profesiones en España y en la India. En la feria de Pushkar volví a ver dentistas de esa clase.
2. En Ajmer hay un medio de transporte del que no he hablado hasta ahora: el “tempo”. Parece algo musical pero es un motocarro de tres ruedas como un autorickshaw pero con dos filas de pasajeros, En él caben, o mejor meten, de 10 a 12 personas. Funcionan con un recorrido y un precio fijo, en Ajmer de 3 rupias. Una especie de taxi colectivo. El cobrador suele gritar el nombre del destino. Por ejemplo el que iba a la estación de ferrocarril, Railway Station, grita “tasion, tasion, tasiooon”.
Cuando eres capaz de coger el tempo ya empiezas a moverte bien por la ciudad.
3. En Ajmer hay una canalización de los desagües que es parecida a las de otras ciudades pero que siempre me sorprende. En la zona de Dargah, con calles muy estrechas y en pendiente, las alcantarillas van al aire libre a cada lado de la calle. Así las casas vierten directamente en ellas. Cada propietario cubre como quiere la parte de su casa o tienda para que sea accesible. En la zona de la estación con calles muy amplias y llanas las alcantarillas van cubiertas por debajo de las aceras. Pero no entubadas.
Son como unas acequias de más de un metro de ancho. A veces se rompe la acera y aparece al descubierto. O bien se atasca y entonces levantan un trozo de acera. En estos casos toda la basura va por allí. Y entonces se atasca más todavía. Resultado: de trecho en trecho hay verdaderas trampas para elefantes con las canalizaciones al aire libre. Por la mañana un grupo de operarios las desatascan de lo que encuentran en los agujeros. A veces lo hacen con varillas de hierro o de bambú, pero generalmente metiéndose en ese liquido negro con agua a la cintura y sacando todo con las manos. Os aseguro que el líquido que corre por allí no es “esplendoroso” como diría Trillo. Con lo que sacan hacen unos montones bastante grandes y luego pasa una pala mecánica recogiendo todo. Previamente algunas personas rebuscan entre los montones y algunos perros buscan restos de comida. Para los dueños de perros inapetentes seria una demostración de lo que llega a comer un perro con hambre. Imaginaos la que se organiza cada mañana. Parece de fácil solución pero no debe serlo.
Leí que Craig Venter, uno de los que están desentrañando el ADN humano, viajaba en un barco estupendo recogiendo muestras de bacterias del mar para estudiar el origen de la vida. Os aseguro que en una mañana en las aceras de Ajmer conseguiría toda la información necesaria. Claro que es menos glamoroso. No se puede comparar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s