Amigos nanómetros.

by

Paseaba por un mercadillo con mi mascarilla puesta y con un metro de diferencia pasaron a mi lado dos personas sin ella. Un varón de cincuenta y tantos fumando con fruición y exhalando con fuerza el humo y una señora joven envuelta en un halo casi masticable de perfume. Pensé que si fuese coronavirus ese ambiente sería mi elección y puesto a ser coronavirus leí en Wikipedia los tamaños respectivos de los virus, las partículas olfativas y las del humo de tabaco.
Se llevan bien porque son de tamaños relativamente cercanos, estamos hablando de nanómetros. Si elegimos el metro como 1, el nanómetro es la milmillonésima de un metro.
Si empezamos con el milímetro que conocemos y podemos ver, una hoja finísima de papel puede ser una décima de milímetro, aún quedan cinco órdenes de magnitud (cinco ceros) hasta llegar al nanómetro.
Más o menos estos son sus tamaños:
10 nm – el menor tamaño de las partículas de humo del tabaco​
90 nm – Tamaño del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) (Por lo general, los virus varían en tamaño de 20 nm a 450 nm.)
100 nm – Máximo tamaño de las partículas que atraviesan una máscara quirúrgica1​
200 nm – tamaño típico de una bacteria Mycoplasma, una de las más pequeñas
Los humanos tenemos 50 millones de receptores olfativos en 2,5 cm2 por lo que la concentración mínima en la que se percibe el olor puede ser muy pequeña aunque en todos los olores el estímulo se percibe mejor con una mayor concentración. En todo caso estamos hablando de nanómetros. Al igual que con el alcohol, conviene que no mezclemos virus aéreos con humos y perfumes porque no nos daremos cuenta de lo mal que nos sientan.

Etiquetas: