¡Oh, Tú, que te compadeces de quien hace el mal!

by

al culpable le basta con su culpa.

De “Las mil y una noches”, no del Derecho Penal.

Etiquetas: