36. Hong Kong-Macao-Shanghái. 2018. 5 de abril, jueves. Decimoséptimo día de viaje. Macao, día 4. Segunda parte.

by

En  “The Parisian” has pasado  de Venecia a París.

El mismo lujo, pero más discreto y con mucha menos gente.

Aquí el trampantojo del techo tiene la particularidad de que no es estático sino que imita el movimiento de las nubes o el techo de alguna galería.

En este reproducen las calles de París y una gran fuente en medio de un patio que es algo impresionante. Además hay mimos en algunos puntos para que el personal se fotografíe con ellos. Marisa ha conseguido una buena colección de uno que hacía de repartidor en bicicleta. Y muy guapo. Bueno, es que aquí parece que solo contratan gente guapa.

En las falsas calles de Paris algunos veladores y gente sentada en los también falsos “bistrots”. Y digo “falsos” pero debería decir quizás “copias”, pero que no son “trampantojos”, a pesar de que lo parecen.

Pasamos por la recepción del hotel. Preciosa y en la pared una reproducción de “La consagración de Napoleón” de David a tamaño natural o más, a pesar de que el original es de casi 10 metros de largo.

La elección del personal la podemos ver de nuevo delante de la gran fuente donde hacen un espectáculo de variedades con chicos y chicas, todos guapísimos y al final reparten la publicidad el cabaret donde actúan.

El número final ha sido una estilizada y guapa (¡por supuesto!) joven que hacia un número con aros. Me ha recordado uno de Las Vegas que fue muy distribuido en internet hace unos años de una señorita que se iba quitando ropa sacando pañuelos. Seguro que lo recordarás si lo viste. Aquí con los pudibundos chinos  no se ha quitado nada, pero la coreografía se parecía bastante.

Al acabar han invitado a los espectadores a que se hiciesen fotos con ellos. La rubia de los aros sonreía, pero me parece que no le gustaba mucho aquello.

De todas maneras a mí el cabaret y las variedades no me gustan nada.

Ya sé que aquellas chicas se ganan la vida así y que bailaban muy bien, pero no me gusta.

En mi época juvenil fui una vez a ver un espectáculo de variedades en el Paralelo de Barcelona. Creo que se llamaba “Ro…ro…rojísimo”, pues la vedete era Ethel Rojo.

Me llevó un compañero de patrona para hacer de claque. Además de que no me gustó el espectáculo, el jefe de la claque no paraba de decirnos que aplaudiéramos continuamente.

No he vuelto: ni de claque, ni pagando.

Y desde el “The Parisian” al “Galaxy”.

La guía dice de él que es como un palacio de  ”La guerra de las galaxias” y que es uno de los más extravagantes casinos de la ciudad.

Tiene 6 hoteles y más de 100 restaurantes.

Lo primero que te llama la atención es que el enorme edifico es todo dorado.

Aquí hemos vuelto a pasearnos por las salas del casino y como ya estábamos al final de la tarde, sobre las seis, ya había bastante gente jugando.

Había leído que en los casinos de aquí no se bebía porque los jugadores chinos, con buen criterio, piensan que el alcohol no es bueno para el juego. Lo que sí he descubierto es que dentro del casino, vaya de las salas de juego,  el café, el té y el agua son gratis. ¡Estupenda medida!

Las tiendas siguen siendo tan lujosas como en los otros dos casinos. ¡Un derroche! Imagino que además de los consumistas chinos tendrán también como clientes a los ganadores de los juegos de azar. Te acaban de caer 200 mil patacas (te recuerdo, la moneda macaense)  y que mejor que gastártelas en  unas sandalias de Vuitton o en un bolígrafo de Dior.

Así ves a gente que rompen la imagen que tienes de los austeros chinos con sus camisas tipo Mao.

Este complejo es menos espectacular que “The Venetian”, pero tiene una plaza interior,  “Diamond Lobby”, con una fuente que no te lo puedes creer. Y  menos si estás a la hora en punto cuando se realiza un espectáculo de luz y sonido increíble.

Creo que merece la pena visitar este casino solo por ello, pero, insisto, a las horas.

Y finalmente una escalera de caracol de vidrio o de metacrilato que ha hecho las delicias de Marisa.

Otra cosa interesante, y práctica si vienes aquí,  es que este hotel tiene un servicio de “autobuses de cortesía” para llevarte al ferry o al aeropuerto, como todos, pero también otros que te llevan al “Star World Hotel”, situado en el centro de Macao.

Un día muy interesante.

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .