46. Bali y Lombok 2015. 4 de octubre, domingo. Vigésimo séptimo día de viaje. De Sanur a Denpasar. Primera parte.

by

Hoy San Francisco de Asís.
Parece mentira pero creo que cuando era pequeño este día teníamos fiesta en el colegio porque era la onomástica del Caudillo, que entonces caudillo cuando se refería a “nuestro” Generalísimo se escribía con mayúscula.
Ayer por la noche busqué en internet la página del hotel desde donde escribo. Estuvimos aquí la primera noche en que llegamos y el precio de la habitación comparado con lo que hemos pagado luego era algo increíble.  Bien es verdad que Denpasar no es una ciudad a la que vengan turistas occidentales a pesar de ser la capital de la isla. Cuando hemos dicho que veníamos aquí todos han pensado que era para hacer una visita de un rato y regresar a Sanur o a otro lugar de la isla, pero no para quedarnos.
Pues bien, parece que este hotel tenía un precio muy especial si se contrataba por internet según los días. Una locura.
Precio de la habitación con oferta antes de impuestos (el 10%) los días 4, 5 y 6 de octubre: 240 mil rupias. Los días 7 y 8 de octubre: 3 millones. Precios sin oferta: 1,150 millones el primer tramo y 7 millones el segundo. O sea que la habitación por la que yo pago 240 mil rupias si llego y lo contrato en la recepción el día 7 me costará 7 millones. Que no te lo puedes creer: ni que yo pague tan poco, ni que nadie esté dispuesto a pagar tanto.
Desayunamos en Sanur y nos despedimos de esta “homestay” donde tan bien hemos estado.


Se desayuna en una habitación que quizás sea la sala de estar de la familia pues la preside un gran televisor. Hay también una fotografía de la señora con su marido de 1971; ambos están muy guapos pero es que en los años 70 todos estábamos guapos. Me dice que ha tenido 4 hijos y el que está por allí creo que está un poco atontado con los rezos, pero aunque fuese ateo quizás también estaría así.
Contrato un coche en la calle para ir a Denpasar. No he conseguido saber el precio habitual para hacer este trayecto. Es una constante en esta isla: como todo el mundo va en moto nadie sabe ni los precios de los otros transportes, ni la distancia, ni el tiempo que se tarda en un trayecto urbano si lo vas a hacer a pie.
Realmente el recorrido es corto y cuando llegamos al hotel tenemos la habitación reservada, lo que no lo tenía claro del todo.
Los días de Denpasar van a estar especialmente dedicados a las compras y así hoy vamos a empezar por un centro comercial que recomienda la guía. Pregunto en la recepción del hotel, donde son muy amables, y me dicen que está lejísimos: que coja un taxi. Según el mapa está a un kilómetro. Nos recomiendan otro más cercano.


Al lado del hotel hay un reloj nada especial en la calle, pero tiene un letrero que dice que es “un legado de la época colonial holandesa”. O sea que mucho quejarse de los colonialistas pero luego a presumir de ellos. ¿Harán lo mismo los del “Junts pel sí”? Quizás dentro de 10 años habrá en Salou un letrero que dirá: “toda esta calle fue construida en la época de la colonia española por un promotor de Zaragoza”. Perdón, Saragossa.


Pasamos por el parque-plaza de Puputan y veo por primera vez un letrero en la calle de prohibido fumar. Como todo está escrito en bahasa no sé si será solo en un pequeño parque infantil que ocupa una esquina del parque o en todo él. También dice algo de 50 millones de rupias. Si esa es la multa por fumar me parece mucho pero no creo que los fumadores dejen de hacerlo por esa minucia. Recuerdo que en uno de mis viajes por Turquía leí que un sultán otomano había prohibido fumar y como castigo a los infractores les cortaban la nariz. ¿Crees que eso amilanó a los del vicio?


Aquí al final de la tarde he visto a bastantes fumando. Imagino que dirán: “Pues si hay que pagar 50 millones, pues se pagan”.
En la fachada de un gran edifico militar hay una enorme foto con los retratos de 6 militares y uno mucho más grande, que si fuese en Tailandia o en España diría que es el del rey pero aquí no se me ocurre quien debe ser. En el fondo de la foto hay diversas escenas de la tropa en la que siempre están ayudando a la población civil excepto en una en la que está sentados en el suelo con las manos colocadas como rezando en plan musulmán. Malo. Aunque en España seguro que todavía existe el obispo castrense y los capellanes militares que pagamos tú y yo. Igual que la enseñanza de la religión, perdón, de la catequesis en los centros públicos que también pagamos tú y yo. Así que esto de esta plaza no es tan extraño.


Pasamos por una calle donde hacen bonitos centros de flores y letreros, más bonitos todavía, de poliespán. Pregunto en uno de los establecimientos y me dicen que sí, que las flores son para los muertos y los letreros para los vivos: para “congratulation”.


Marisa aprovecha para retratar a la joven florista. Le pregunto si los musulmanes también piden flores. Debe ser que es la primera vez que se lo preguntan y que además yo soy tonto y ha debido pensar: “¿pero cómo van a pedir ellos flores?”.


Yo he visitado varios cementerios musulmanes, sobre todo en Turquía y no recuerdo haber visto nunca flores, excepto hace unos días en una tumba recién hecha al lado del mar.
Una de las características de algunas ciudades balinesas, como Ubud y Denpasar, es la altura casi inhumana de la aceras. No sé si están hechas así para la época de las lluvias o bien para que no se aparque encima de ellas.
Y así en un corto paseo llegamos a los primeros grandes almacenes que vemos en esta isla: Tiara Dewata.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s