5. Bali y Lombok 2015. 11 de septiembre, viernes. Cuarto día de viaje. Ubud.

by

Esta noche he tenido dos sueños extraños. Vaya, lo de soñar ya es extraño pues no me sucede casi nunca.
En el primero estaba vestido con traje y corbata e iba a dar una charla a un grupo de curas católicos. Parece que les había dado una hacía tiempo y les había gustado tanto que en la siguiente reunión que tuvieron me pidieron que les diese otra. Y estaba muy preocupado pues no me había preparado nada. O sea un sueño muy intranquilo.
El segunda: trabajaba en el mismo departamento que Fernando Schwartz y como había sido diplomático había pedido reingresar en la carrera y le habían dado la embajada de Islandia. Parece que éramos muy, muy amigos: “Hombre Fernando, si te hubiesen dado la de la India pues iría a verte, pero Islandia…”. Me contaba que su gran preocupación era cómo enviar allí su Ferrari. Tampoco ha sido un sueño muy feliz pues yo estaba muy triste de perder a un amigo así. Pero ha sonado el despertador a las 7 que son la 1 de la mañana de España y con los ritmos circadianos sin modificar te despiertas como un idiota aunque hayas dormido las horas suficientes.
Desayunamos, no mal, en el hotelillo y el dueño me pregunta que adónde vamos. Y me ha dado apuro decirle la verdad, que nos vamos a otro hotel que está a 10 metros del suyo, así que le he contado una mentira, que íbamos al norte en autobús, pero me he sentido muy mal. Además va el hombre y sale hasta la calle a despedirnos y nosotros venga decir “adiós” esperando que se metiese en su casa. Y me volvía y allí estaba con la despedida. Además estábamos a punto de rebasar el nuevo hotel con el temor de que el otro dueño nos viera y nos preguntase que adónde íbamos.
Afrotunadamente se ha marchado un par de metros antes.
Dejamos las mochilas y nos vamos a hacer uno de los dos recorridos que la guía recomienda para hacer a pie.
Esta noche ha llovido pero la mañana se presentía prometedora. La única inquietud es que el objetivo zoom que utiliza de forma habitual Marisa da problemas al enfocar.
El recorrido en su primera parte es muy bonito. Se pasa al lado de un gran templo que está cerrado como todos los que hemos encontrado hasta ahora. Además de tener las verjas de acceso cerradas con candados suele haber un letrero que dice que solo puedes entrar si estás invitado. No sé qué significa exactamente esa “invitación” pero desde luego nosotros no la teníamos. Además advierten que los señores deben llevar el traje tradicional balinés. ¡Toma ya! Habría que hacer lo mismo en todas las iglesias españolas con los balineses. Ah, y tampoco podéis entrar si tenéis la menstruación. ¡Las religiones siempre tan racionales, feministas y comprensivas! Y a pesar de ello las mujeres son el soporte fundamental de todas ellas, menos del islam, donde no las quieren ni de soporte.

En el camino encontramos nuevas construcciones que imagino que serán magníficas villas para alquilar a extranjeros. Como buscan lugares con maravillosas vistas, las de esta mañana estaban en una empinada ladera de un barranco para lo que habían hecho grandes desmontes. Si hay algún movimiento de tierras aquello se irá todo al fondo del valle.

Encontramos una especie de taller de figuras religiosas medio abandonado. Aprovechando lo que parece ser el tronco y las raíces de un árbol ha hecho una entrada para un templo o una casa algo espectacular.

Algunas casas tienen una especie de pagodita de muy difícil acceso sobresaliendo de los tejados. Imagino que será algo de tipo religioso familiar y que allí no va nunca nadie, pero es algo singular.

Durante el paseo encontramos algún pequeño templo o similar y alguna casa al borde del camino con bonitas entradas.

Llegamos a una zona de campos de arroz. Es el Bali de las postales que esperábamos ver. Realmente precioso.

Luego se deja la pista “peatonal” y se toma una carretera lo que convierte la excursión de placentera en putada. Primero porque tiene unas cuestas que te matan pero sobre todo porque el tráfico es tan intenso de coches y sobre todo de motos que hacen el paseo muy desagradable. Aquí ya no estamos en el Bali paradisíaco. Al final se llega a una carretera principal que aunque tiene mucho tráfico también dispone de un pequeño arcén, elemento importante del que carecía el tramo anterior. Y en aquella carretera hay más galerías de arte que en todo Madrid y quizás que en toda España. ¿Quién comprará aquellos cuadros y aquellas esculturas? Porque además suelen ser obras de gran tamaño.
Además de los paisajes de la primera parte del recorrido quizás lo más bonito ha sido la gran cantidad de “frangipanier” que hemos encontrado, la mayoría sin una sola hoja pero cuajados de flores lo que les da un aspecto singular.
La guía recomienda que cuando llegues a un restaurante de nombre Mozaic, cojas un caminito y que te metas en los arrozales. Preguntamos por el restaurante varias veces y todo el mundo lo conoce. Resulta que debe ser el más caro de toda la isla.

Según la guía los menús comienzan en 1.200.000 idr. Piensa que puedes comer en un sitio normal por 15.000. Imagino que es aquí donde comerían Bardem y la Roberts cuando estuvieron rodando la peli famosa.
A la gente que les hemos preguntado, si conocían el precio de ese establecimiento, habrán pensado que aquella pareja de “pringaos” no sabían dónde iban a meterse pues ellos desconocían que para nosotros era solamente una referencia topográfica.
De todas maneras te dejo el enlace a su menú  para que veas lo que nos hemos perdido aunque no sé cómo hubiésemos hecho para elegir los platos.
Afortunadamente la última vez que hemos preguntado ha sido a un amable y sensato señor que nos ha recomendado que no nos metiésemos por los arrozales porque el camino no estaba nada claro. Y además el cansancio empezaba a notarse. Así que regresamos de vuelta a Ubud por la carretera. Paramos en un mini supermercado (¿se puede ser “mini” y “súper”?) para hidratarnos y para allí una furgoneta de transporte de fondos y los que los llevan lo hacen en un carrito con un gran machete al cinto. Detrás aparece un jovencito con un enorme fusil ametrallador. No creo que aquí asalten muchos furgones de esos.
Comida y descanso en el nuevo hotel. Después damos una vuelta por la oficina de turismo pues Marisa quiere ir a un espectáculo de música y danza balinesa. El canadiense de ayer había venido a Ubud solo para eso y nos dijo que aunque estaba dirigido a turistas era de mucha calidad.
Compramos las entradas y cuando llegamos está casi lleno pero conseguimos dos buenos asientos.

El espectáculo ha sido muy interesante y sin conocer nada de danza me pareció bastante bueno. Cena y a dormir que se ha hecho un poco tarde.
NB
Al final hemos comprobado que el problema fotográfico reside en que se ha estropeado el autofoco del objetivo. Afortunadamente llevamos otro pero puede ser un inconveniente importante pues el sustituto tiene la distancia focal bastante grande y por tanto no es apto para paisajes ni objetos cercanos.
Con la fotografía nunca sabes dónde puede surgir el desastre.
PD
Si echas una ojeada a la lista de vinos del restaurante Mozaic comprobarás que el vino blanco más barato de la lista es uno español y que además solo hay uno de nuestro país, ése verdejo de Rueda por 19 franceses y 7 italianos, pero es que hasta Alemania tiene dos. Claro que la botella (no sé el tamaño) cuesta 40€ un vino que en España cuesta 5. Aunque puedes beber una copa de 125 ml de Carta Nevada por unos 10€.
Efectivamente este país, y menos este restaurante, no es el mejor lugar para los bebedores de vino.
Para compensar tanta “high class” te dejo la fotografía de la instalación de la red wifi del primer hotel de Ubud. Y no funcionaba mal.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s