16. Japón 2015. Octavo día de viaje.6 de marzo, viernes. Kioto. Segunda parte.

by

Con el autobús nos vamos a visitar la zona noroeste de Kioto, especialmente el famoso Pabellón Dorado.
Al bajar del bus nos encontramos con la “Iglesia católica del Espíritu Santo”. A mí las iglesias que se encuentran en territorio hostil siempre me interesan.


En la entrada del recinto de Kinkau-ji, “Pabellón Dorado”, cuyo nombre oficial es “Rokuon-ji”, encontramos un letrero que advierte de la prohibición de bicicletas y trípodes.

Lo del los trípodes no se entiende a no ser que por la afición del pueblo japonés a la fotografía y que dada la cantidad de visitantes que tiene este lugar llegasen a colapsar los caminos con ese artilugio.
Encontramos unos servicios con una botonera que tiene claras explicaciones en inglés además del japonés, el braille y unos iconos bastante claros. Desgraciadamente luego comprobaremos que no siempre es así.
De la misma manera hay una sillita especial para los bebés con un práctico “manual” de instrucciones.

Como no soy joven mamá no sé si esto es algo habitual en el resto del mundo pero me ha parecido un buen invento.
Llegamos por fin al templo Rokuonji o “Templo del Pabellón Dorado”, Kinkaku-ji. Es un templo de la escuela Rinzai del budismo zen. En 1397 el shogun Yoshimitsu Ashikaga se construyó aquí una villa de descanso que fue convertida en templo a su muerte y fue llamado Rokuonji en memoria del shogún pues ese era su nombre póstumo.

Imagínate estudiar historia en Japón: con los nombres tan difíciles que tienen y encima los shogún y los emperadores, por lo menos, tienen también otro nombre diferente cuando se mueren.

El edificio tiene tres pisos cada uno de un estilo diferente. En el segundo y tercer piso se han aplicado panes de oro encima de una superficie lacada. En la parte superior del techo se ha colocado una figura brillante de Ho-o un pájaro legendario chino. Fue incendiado y destruido en 1950 y reconstruido de nuevo en 1955 y la laca y el oro vueltos a aplicar en 1987.
El pabellón tiene a su alrededor un espacioso y muy cuidado jardín y delante un bonito lago, Kyokochi.


Encontramos otro letrero de prohibición más restrictivo que el anterior: se prohíben los trípodes y también los monopies. La primera vez que lo veo, pero es algo que sería impensable fuera de este país.
Y cuando por fin lo ves enfrente de ti es algo espectacular: el edifico y el entorno. Realmente se comprende que tenga tantos visitantes.

Y encima había una bonita grulla japonesa rivalizando con el Ho-o del tejado.


Busco Ho-o en internet y me encuentro 343 millones de resultados ¡343 millones! Parece imposible. Y es que además de ser el nombre japonés del ave fénix se ha empleado en videojuegos y afines. Los pobres patos que nadan en aquel estanque tiene que estar muertos de vergüenza al lado de tales compañeros.
Unas jardineras vestidas de personajes de cuentos del bosque rastrillan cuidadosamente aquellos jardines. Todo tiene que estar como el primer día de la creación. Bueno realmente como al final del tercer día, que fue el de la creación de las plantas.

Descubro a un pájaro haciendo unas fotos de esas de “¡Oh Dios mío, no me lo puedo creer!”. Sé que hay tontolabas por el mundo pero no me los encuentro frecuentemente. Este hace fotos colocando delante de la cámara, a un lado del encuadre, un muñeco de trapo. Pero no es una tontería de adolescente porque no utiliza un teléfono para ello, que lo hace con una enorme cámara réflex.

En la salida una joven vestida de típica tomando un té sentada en una incómoda mesa compone una bonita estampa.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s