63. Sri Lanka 2014. Trigésimo tercer día de viaje. 27 de octubre, lunes. Colombo. Aeropuerto.

by

Sri Lanka. Colombo. Aeropuerto. Airport.
Como no tenemos fotografías de esta parte del viaje, ilustraré esta crónica con algunas de las tomadas  hoy en Pettah.

El coche en que vamos al aeropuerto es un Prius pero con la información de la pantalla en japonés.  El vehículo es nuevo pero parecen que los traen aquí directamente de Japón sin ninguna modificación pues allí también conducen por la izquierda. El conductor me dice que también importan de allí coches de segunda mano, sobre todo furgonetas pues muchas se ven con los letreros originales en japonés.  Este chófer es el más tranquilo que he conocido en mi vida a pesar de ser joven. No se inmuta por nada ni ha tocado el claxon ni una vez a pesar de lo mal que conducen en general en este país. Un consejo: si tienes que ir al aeropuerto merece la pena que vayas por la autopista y pagues el peaje pues por la carretera normal hay unos embotellamientos terribles.

Sri Lanka. Colombo. Pettah. El rapto de Europa. The  Rape of Europa.

Llegas al aeropuerto y nada más entrar tienes el primer control personal a cargo de unos militares. Imagino que solo comprueban que no llevas un kalashnikov porque el control cabrón, ese de hacerte quitar los zapatos y el cinturón, viene más tarde.

Sri Lanka. Colombo. Pettah.

Nuestro verdadero problema ha sido el visado.  Resulta que te lo dan por 30 días  y hoy hace el día 32. Vamos a pasar por el control de emigración y no sé si habré cometido un error al decirle a la funcionaria que me había despistado.  “Síganme”. Nos lleva a un despacho donde hay dos funcionarios, uno de unos 60 años y otro de 40 que por el tamaño de la mesa debe ser el jefe. La funcionaria del control les explica la situación pero solo atiende el mayor. El otro no se digna ni levantar la mirada y por supuesto no ha contestado  al “buenas tardes” nuestro. Debía estar enfrascado en asuntos más serios. Luego hablan entre ellos  y me dicen que tenemos que pagar  10.600 rupias. El visado nos costó 40€ el de los dos, o sea unas 6.600 rupias al cambio de hoy.  Sé que he infringido las normas y digo que bien, que voy a pagar pero solo tengo 2.000 rupias  y que tengo que ir a cambiar.  Entonces le dicen a un mozo que está allí que me acompañe. O eso había  entendido yo.  Cuando intento irme me dicen que no, tengo que  quedarme con Marisa  en la oficina y el ordenanza irá a cambiar solo. “¿Cuánto dinero tengo que darle?”.  Y allí empieza una situación un tanto tensa. Marisa me dice que me pare, que no tenga una bronca, porque lo que queremos es salir, pero no se aclaran.  Es que no me dicen cuántos euros. Bueno, ellos estaban empeñados en que fueran dólares pero les he dicho varias veces que somos europeos y que solo teníamos euros, moneda totalmente  aceptada en los cambios en este país. La situación se ha puesto bastante difícil. Porque además el jefe, siempre con la cara muy seria como si le estuvieses jodiendo la tarde,  no hablaba con nosotros sino con el funcionario mayor que a su vez nos explicaba lo que quería, pero obviamente sí que hablaba inglés el primero.  Al final no saben qué hacer y nos dicen que nos marchemos.  Yo no me lo creo y les pregunto si nos marchamos sin más. “Que sí, que se vayan”. Como me parece imposible se los vuelvo a  preguntar. Casi se cabrean. Vaya, se  cabrean más de lo que ya  estaban que ya era bastante. Creo que me han dicho algo así como que me fuera y que no me querían volver a ver. No he entendido nada. Pienso que lo que debe pasar, aunque sea bastante increíble,  es que  el personal viene aquí de vacaciones 10 ó 12 días y nadie pasa de los 30 del visado o si lo hacen son gente que está aquí una larga temporada, varios meses, no creo que como turistas, y renuevan el visado.

Sri Lanka. Colombo. Pettah.

Debería ser más interesante para este país que alguien se quede como turista 32 días que 10. Total que hemos salido bien librados  y me ha sorprendido que no tuviesen establecido un procedimiento claro para extender el visado en la salida, aunque fuese con multa.

Así que me quedan 2000 rupias que gasto en té y en pastillas para la garganta, porque en este aeropuerto no hay una farmacia como en Nueva Delhi para gastarte hasta la última rupia como hago allí.

Sri Lanka. Colombo. Aeropuerto. Airport.

Encontramos un detalle muy curioso: una especie de sala VIP abierta “Reserved for clergy”. Imagínate, allí en medio de una sala cuatro grandes butacones blancos con una mesita en medio, rodeado todo por un cordón blanco.

Sri Lanka. Colombo. Aeropuerto. Airport.

Me hubiese gustado ver qué tipo de religiosos utilizan ese privilegio y como deben demostrar su condición si no llevan el uniforme correspondiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s