60. Sri Lanka 2014. Trigésimo primer día de viaje. 25 de octubre, sábado. Colombo III.

by

Instrucciones asesinas.

En la playa de Weligama encontramos una especie de coco muy interesante que la dueña del hotel me dijo que se llamaba “karuru” y me insistió en que no me lo comiese. Busqué información en la web y no encontré nada.

Sri Lanka. Weligama. Diya kaduru.

En el hotel de Colombo vuelvo a preguntar  y me dicen que se llama “kaduru”. Lo busco y efectivamente aparece en un sitio que se llama “Los plantas venenosas  de Sri Lanka”. Te dejo el enlace por si te quieres descargar el archivo en pdf.  Así me entero de que hay varias clases de “kaduru” y el mío es el “Diya kaduru” o sea “Cerbera manghas”.  Lo curioso es que esta web además de explicarte  como morirás con cada uno de los vegetales también te dice si es aconsejable para homicidios o para suicidios. O para ambos. El mío solo sirve para suicidios. Imagino que es porque hacerle comer eso a alguien que no quiere debe ser imposible. No como en el Padrino III con los dulces que se come el fantástico Eli Wallach  y que le da Connie Corleone, que en realidad es también una Coppola.  ¿Recuerdas el nombre del dulce?. “Cannoli” (aquí canutillos).

Más información para suicidas y homicidas: en ese documento te dice la dosis fatal.

También he leído que el nombre científico se lo pusieron en honor de Cerbero,  el perro de la mitología, imagino que para dar miedo. Pero dada la poca divulgación de los nombres científicos creo que Linneo se pasó: ¿te imaginas a un habitante de esa parte del mundo, o sea islas y costas del océano Índico, que se sepa el nombre científico y que además conozca la mitología griega?  Pues solo le dará miedo a los investigadores botánicos.

Sri Lanka. Weligama. Diya kaduru.

Y lo más excéntrico: en Madagascar se utilizaba en rituales para envenenar a reyes y reinas y también para determinar la culpabilidad o inocencia en los casos de brujería, lo que se llama la prueba de ordalía. (Jamás pensé que pudiese llegar a utilizar esta palabra. Ya la puedo tachar de mi lista de palabras imposibles de escribir).

Marisa me dice que lo tiremos pero creo que me lo llevaré a casa, así que cuando vengas a verme te enseñaré el “kaduru” que ahora, espero, ya ha debido perder todo su poder maléfico.

Anuncios

3 comentarios to “60. Sri Lanka 2014. Trigésimo primer día de viaje. 25 de octubre, sábado. Colombo III.”

  1. Marisa Says:

    ¿Has venido de verdad cargado con ese melón?

  2. Al de Sri Lanka Says:

    Marisa, es que no es un “melón”, la foto lo magnifica: es un coquito de unos 8 cm de diámetro.

  3. Carmen Says:

    Gracias por la aclaración, yo he pensado lo mismo que Marisa.
    Ángel, gracias por tu buen vocabulario. Puedes seguir y contribuir en la sección “palabras moribundas”del programa “No es un día cualquiera” de Pepa Fernández en RNE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s