47. Sri Lanka 2014. Vigésimo quinto día de viaje. 19 de octubre, lunes. De Haputale a Tissa.

by

Sri Lanka. Haputale.
En este hotel hemos tenido una habitación enorme y con unas vistas preciosas pero tenía una de las decoraciones más horrorosas de todo el viaje.La guía dice que desde aquí se puede ver la costa sur de la isla y por la noche el faro de Hambantota. Pues hoy amanece un día soleado pero la visibilidad no creo que llegue a más de 8 ó 10 km. Y hace un día tan bueno que dudamos si marcharnos o quedarnos para ir a pasear entre los campos de té. Decidimos irnos y aparece la niebla que vuelve a cubrirlo todo.

Sri Lanka. Haputale.

Desde aquí, Haputale, no hay autobuses directos a Tissa, que realmente se llama Tissamaharama, pero que afortunadamente todo el mundo la nombra como Tissa. Parece que hay uno a las 5 de la mañana pero esa es una hora inhumana porque además al no tener los horarios claros igual te das el madrugón  y luego resulta que solo funciona en otra época  o que ese día no sale o…Total que hay que buscar una alternativa. Nos dicen que cojamos un autobús hasta Wellawaya, el mismo que cogimos ayer para ir a las cataratas,  y que desde   allí hay muchos autobuses para ir a Tissa, así que nos decidimos por esta opción.

Nuestro autobús, como ya nos ha sucedido en alguna otra ocasión, sale 5 minutos antes de la hora.

Sri Lanka.

Por si haces este recorrido: las vistas son espectaculares pero primero en la parte izquierda hasta que llegas al cruce donde se desvía hacía Wellawaya, tu dirección, mientras la carreta principal sigue hacia Colombo.  A partir de ese punto todas las vistas, también preciosas están en la derecha, excepto la cascada de Diyaluma, que está en la izquierda.

Nos encontramos en el bus  con una pareja encantadora de holandeses: Marnix y Marlons, que tienen unos nombres como de tebeo de policías. Son altos y guapos y ella habla español. ¿Por qué? Pues porque fue a estudiarlo a Logroño. ¿A Logroño? Podía haber escogido entre Madrid  y esa ciudad pero le dijeron que en Madrid todo el mundo hablaba inglés y creyó que de esa manera no aprendería el idioma. ¿En Madrid todo el mundo habla inglés?

Después de la cascada  pasamos por una plantación de árboles de caucho. No es tan bonita como las del té pero también tiene un carácter especial.  Creo que en este viaje solo he visto dos de este tipo.

A lo largo del camino van subiendo y bajando pasajeros pues en todo el país la población está muy diseminada  y hay muchísimas paradas. Muchos hombres llevan la faldilla típica en lugar de los pantalones. Nunca los jóvenes.

Hemos descendido de los 1500 m y pico de Haputale hasta los 300 y el entorno vuelve a ser totalmente tropical. Llegamos a la estación de autobuses de Wellawaya y aquello es el caos. Hay una pequeña oficina pero no hay nadie. Y todos intentan que vayamos en taxi o en tuktuk por lo que no  podemos fiarnos de las informaciones que nos dan para poder coger un autobús.  Un idiota me increpa porque no quiero coger un “three wheels”.  Me dice algo así que qué tengo yo contra los tuktuks pero con mucha violencia. Afortunadamente es la mitad de mi tamaño. Alguien me dice que está loco y que no le haga caso.

Sri Lanka. Thanamalvila.

Al final por un conductor de autobús consigo enterarme de que en contra de lo que nos habían dicho no hay autobuses directos hasta Tissa, que debemos coger otro bus hasta otra ciudad y desde allí  a nuestro destino.  Pero mientras tanto me siguen asediando uno detrás de otro. Incluso cuando he subido al autobús que iba a llevarme a esa etapa intermedia uno de los “asediadores” me dice que nos hemos equivocado  de autobús y que debemos cambiarnos a otro. Afortunadamente no le he hecho caso. Y todo por no haber nadie en aquella oficinita para informarnos de verdad.

Este autobús va desde Wellawaya hasta Tanamalvila. Y así sin saber muy bien cómo acabará el viaje y si vamos en la dirección correcta o no seguimos en el vehículo.

Hay una joven pareja de franceses, Eli y Romain. Ella es normal pero él lleva una tabla de surf. Es que no me lo puedo creer, que alguien sea capaz de viajar así y en estas condiciones. Nunca he entendido lo de la guitarra pero eso tenía un claro fin sexual, vaya, ligue y apareamiento pero una tabla de surf…Pues nada el tío la mete como puede en el autobús y tan tranquilo. No me imagino como lo hace en los “three wheels”.

Al llegar a Tanamalvila ya es más fácil y allí cogemos el autobús para Tissa. Poco antes de llegar se sube un joven que muy amablemente se interesa por nosotros.   Es un gancho para un hotel y un safari. Le digo que ya lo tengo contratado pero el tío no ceja. Al llegar a Tissa son otros con un todoterreno estupendo quienes nos abordan y nos ofrecen el safari por 2000 rupias. Aquí el engaño reside en que el precio habitual es de 4500 a 6000 pero está todo incluido y cuando te dan un precio tan bajo es que es solo el vehículo  y debes pagar la entrada aparte y de esta manera te sale por lo mismo.

Los franceses van al mismo hotel que nosotros así que vamos juntos y la chica –la normal, sin tabla y espabilada-  regatea por el precio de la habitación y del safari que también ofrece el hotel.  Preferimos el del hotel porque aunque son ligeramente más caros que los de la calle tienes la seguridad de que responden ellos pues si por la mañana no aparece nadie te puedes quedar como un tonto.

Nos dicen que mañana por la mañana a las 5 nos esperan los del hotel para tomar un té y salir al safari, así que vamos a aprovechar para echar un vistazo a un par de cosas de esta ciudad.

Sri Lanka. Tissamaharama.

Primero vamos a ver Yatala Wehera, una impresionante dagoba de hace 2300 años. En el camino nos encontramos con un no menos impresionante ingenio eléctrico. Algo que parece un transformador pero que está al alcance de cualquier viandante.  ¿Pero es que en este país no se electrocuta nadie?  Luego  sobre la raya blanca de la carretera un camaleón precioso, o algo parecido pues no se pone blanco según manda la tradición camaleónica.  Quizás es que estaba de paso y no le importaba que se le viera.

Sri Lanka. Tissamaharama.

En la dagoba una inscripción dice que es una “Tooth relic shrine”. Imagino que ese “diente” es el de Kandy y que quizás en su peregrinar también residió aquí una temporada. El lugar está desierto y solo aparece un monje budista que pasa a nuestro lado y luego desaparece.

La dagoba está rodeada de un bonito friso de elefantes hechos con ladrillos.

Sri Lanka. Tissamaharama. Yatala Wehera.

Nos vamos al cercano estanque de Tissa Wewa. Hay unos árboles impresionantes en sus alrededores. Y el lago, ahora un poco bajo de nivel, es un lugar muy bonito. Por donde pasamos hay gente bañándose y por supuesto ellos con traje de baño o en calzoncillos y ellas  totalmente vestidas.

Sri Lanka. Tissamaharama.

Sri Lanka. Tissamaharama.

La noche se nos echa encima y regresamos pasando por otra dagoba, la de Tissa, sin poder detenernos pues ya es de noche y no está claro por donde debemos ir y encima empieza a llover.

Ha sido un paseo muy bonito y que acaba en una cena regular.

Mañana de safari.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s