34. Final, última.

by

El té turco.
Dedicado a una amiga que bebe té desteinado.

En el mundo es famoso el café turco (que los griegos llaman “café griego”), pero lo que los turcos beben es té. En otra ocasión  ya expliqué porqué beben té y no café. Lo especial respecto a otros grandes bebedores de té como los indios o los japoneses (desconozco a los chinos) es la manera como lo preparan y lo beben. Lo toman continuamente: siempre y a todas horas. En segundo lugar la forma en que lo preparan: hacen una infusión de té muy, muy fuerte. Prácticamente imbebible. Y en otro recipiente tienen agua muy caliente. Cogen un vaso en forma de tulipán y lo llenan de esa agua que van trasvasando al resto de vasitos y al final la tiran. Luego ponen una parte de té que va de un cuarto a un tercio del vasito y el resto lo rellenan de agua caliente.
En las casas esto lo consiguen con dos teteras una encima de otra, podríamos decir que la “técnica del samovar”. En los hoteles y restaurantes y teterías (“çayevi”) con un cilindro-calentador que tiene dos depósitos, uno con agua y el otro con ese té concentrado.
Té de Asam Nosotros tenemos una amiga que toma té pero “desteinado”, producto que apenas se encuentra en España, pero que en Turquía sería como ir a Cariñena y pedir un vaso de vino sin alcohol (que ya lo hacen en algunos sitios, como el Natureo de Torres). O sea que aquí es imposible pero como siempre tienes agua caliente sí lo puedes tomar si te traes tus bolsitas de casa. Les parecerás una excéntrica pero podrás tomar tu té.
Consejo: por lo explicado ya te puedes imaginar que no se te ocurra beber el té directamente sin añadirle agua.

Sobre otras bebidas exóticas.
Hace muchos, muchos años fui a hacer una visita de trabajo a Orense acompañado de un cliente de Lérida. Al acabar el trabajo fuimos a cenar el cliente de Orense, el de Lérida y yo. Debió ser una cena opípara y al acabar el cliente gallego nos preguntó si nos apetecía una copa. El ilerdense –y es todo verdad- le contestó que tomaría una copita de “Aromas de Montserrat”. “¿Y eso qué es?”, preguntó asombrado el anfitrión. “Pues un estomacal”. “Si aquí pides un estomacal puede que te traigan un vaso de agua con bicarbonato”.
Allí se acabó la juerga etílica.

Zapatos turcos.
Leí un artículo de Ricardo Cantalapiedra (¡qué apellido más bonito!) en el que decía que “la elegancia se lleva en la mirada y en los zapatos”. Los turcos son el pueblo más elegante del mundo: no he visto a nadie que le preste más atención que ellos a sus zapatos.

El Padrenuestro.
En toda Turquía es muy fácil ver hacer pan. Además como he escrito en muchas de mis crónicas los panaderos son una de las profesiones con gente más afable. Pero cuando estuvimos en Hasankeyf vimos a dos señoras haciéndose el pan de cada día en un horno de leña, de los de verdad, y entonces me acordé de la oración cristiana “el padrenuestro” y de la que luego me iban a dar una estampa con la oración transcrita del arameo: “Abun dbachmayo”. Pues bien, es una oración totalmente fuera de época. Que no sé como no se les ha ocurrido a los jerarcas cristianos cuando el “aggiornamento” del Concilio Vaticano II modificarlo y darle una construcción más actual, porque no sé como los niños y jóvenes cristianos pueden entenderlo. Yo entendía lo de “el pan nuestro de cada día dánosle hoy”, aunque a decir verdad lo de “dánosle hoy” me parecía de un barroquismo exagerado, pero dile eso hoy a un niño: a tu hermanito pequeño, a tu tierna hijita, a tu simpático nietecillo. Vaya, a cualquier español de menos de 53 años. “El pan nuestro de cada día”. Si no saben casi qué es el pan. Y mucho menos que sea algo necesario y diario. Una antigualla. Así que solo lo entienden los turcos: y ésos son casi todos musulmanes.

Decir nada.
He tomado el título de un artículo que escribió Javier Marías en El País Semanal en el año 2006 y que se titulaba “Decir feamente nada “, así que algo hemos ganado. Se quejaba de que “las palabras se las lleva el viento, y sin duda con ello cuentan quienes hacen declaraciones públicas frecuentes, en particular los políticos.” Y ponía como ejemplo la contestación de Eduardo Zaplana, portavoz del Gobierno de Aznar, en una rueda de prensa cuando le preguntaron por la postura de España ante la actuación de Israel con Arafat. No puedo dejar de transcribir la contestación de tan preclaro político y que ahora es nada menos que Adjunto al Secretario General de Telefónica y ha sonado incluso para presidente de RTVE. Dijo: “Bien, el Gobierno, lo que piensa en ejtos momentos, ej que la situación requiere, medidas que contribuyan a disminuir la tensión, ¿no?, y no a incrementarla. Y con eso yo creo, puej que le digo, de forma más o menos clara, cuál ej la posición del Gobierno en ejtos momentos, ¿no?”.
Y digo que algo hemos ganado porque ahora entrevistan al Sr. Rajoy en la radio  y a la pregunta de que si la situación empeora de dónde recortaría más y de donde no recortaría , contesta: “Yo de donde recortaría es de todo lo que es superfluo”. ¡Cáspita!, como decían los tebeos de los años 50. Pues no se me había ocurrido. Pero si lo comparamos con lo del Sr. Zaplana pues hemos mejorado mucho. Tanto que hemos pasado del “Decir feamente nada “, como dijo Marías a “Decir nada”, que digo yo.

Truchimán.
En el libro de Lord Byron sobre su viaje por estas tierras encuentro una palabra que desconocía pero con un doble significado muy curioso: “truchimán”.
Según el DRAE:
1. intérprete (de lenguas).
2. Persona sagaz y astuta, poco escrupulosa en su proceder.
Así, y como le pasó al lord se podría decir que “este truchimán es un truchimán”.
Curioso, ¿no?

Sobre el prestigio de la profesión.
Muchas veces nos preguntan cuál es nuestra profesión. A mí me salva la de Marisa pues en casi todos los países –no creo que ocurra en España- la profesión de enseñante goza de mucho prestigio. Así que digo que “ella teacher” y así salvo mi pasado.
Te da prestigio viajar con una “teacher” pero ¿qué pasarías si viajases con un verdugo? “Pues yo soy profesora pero aquí mi marido es verdugo”.
En contra del dicho de “todas las profesiones son dignas”, la realidad te demuestra lo contrario.
Nota práctica.
Por si eres verdugo en turco se dice “cellat” y se pronuncia algo así como “yel-lat”.

Nombres para hijos y seres queridos.
En mis viajes o en mis lecturas relacionadas con ellos me topo a veces con nombres que ofrezco a los futuros padres para sus hijos y así que eviten los modernos Jonatan, Jenifer, Gorka, … o los clásicos Borja, Jimena, Luis Felipe,…
Esta vez he encontrado a un personaje que vivía por aquí y que tiene, o mejor tenía, que era del siglo IV, varios nombres aprovechables: “Cecilio Firmiano Materno Lactancio”. Aunque en algunos sitios aparece con el más corriente de “Lucio Celio Firmiano Lactancio”. Y si además lo quieres bautizar con ese nombre y el cura pone alguna pega le dices que si no fue santo le faltó poco, y que fue el autor de las “Divinae institutiones” nada menos.
Por si no te acaba de convencer por lo complicado, he encontrado también otros dos notables pero mucho más sencillos. Su maestro se llamaba Arnobio y parece ser que el Lactancio escribió un libro para un tal “hermano Pentadio.” Que tampoco está mal.
Lástima que mis dos nietos ya estén inscritos en el registro civil. Por eso le dedico esta entrada a mi amigo Torpedo, que a pesar de sus cáusticos e hirientes comentarios, le admiro y le estimo. Y le puede ser útil.

Lo mejor y lo peor.
Tendré que volver a decir lo que escribí en el “Final” del viaje del 2007:
Lo mejor…la gente, la gente, la gente. Sobre todo los panaderos.
Y lo peor la discriminación en las mezquitas.

Fotos.
Como en otros viajes una selección de fotos de este viaje está en Flickr organizadas en carpetas según las ciudades que hemos visitado. Se puede acceder tecleando http://www.flickr.com/photos/elangel/collections/ o bien este enlace os lleva a todas las colecciones y después hay que elegir “Viajes”. Salen todas las fotos desde el 2005 agrupadas por lugares o temas. Espero que os gusten.
Todas las fotos de este viaje son de Marisa.

Frase final.
Una vez más acabo con un par de frases de mi nieto mayor: 5 años.
Cuando se estrenó “2001 Una odisea del espacio” yo estaba trabajando rodeado de gente de un alto nivel técnico e intelectual. (El único “pringao” era yo, que además era una especie de becario). En aquellos días había grandes discusiones en la oficina sobre las claves de la peli, especialmente sobre el monolito negro. Al final lo solucionó la explicación de Ton Sales que no recuerdo cual fue pero lo dejó todo claro. Creo que era el único que había leído a Clarke.
Ahora decidí volver a ver la peli con mis dos nietos en un DVD.
Cuando el astronauta superviviente decide desconectar a HAL se mete en el “cerebro del cerebro” y éste le pregunta: “¿Qué estás haciendo Dave?” Mario se adelanta a la contestación y dice: “Desconectarlo señor HAL”, un tanto sorprendido de qué éste no lo supiese. Y es que no conoce el concepto de “pregunta retórica”.
Dave prosigue su labor “destructiva” y el ordenador le dice: “”Tengo miedo Dave”. Mi nieto exclama rápido: “¡Es un cobarde!”.

Os espero en este blog en mi próximo viaje a no ser éste se retrase y decida escribir el de mi último viaje a Birmania que no lo publiqué.

4 comentarios to “34. Final, última.”

  1. Carmen Says:

    Este nieto uyo se parece mucho a tí
    Gracias A

  2. otra Marisa Says:

    Marisa, otro bodegón sobrecogedor. Un fuerte abrazo a los dos y gracias por los regalos del lenguaje y la fotografía.

  3. Torpedo Says:

    Pues no lo había leído, es verdad que cuando uno va a poner un nombre a un hijo siente una gran responsabilidad. Que pena no haber tenido esos consejos a mano antes de haberles puesto el nombre a los niños…

  4. 51. Sri Lanka 2014. Vigésimo octavo día de viaje. 22 de octubre, miércoles. Galle I. | El sol es... Says:

    […] Según donde lo leas dice que fue fundada por los portugueses en el siglo XVI, aunque Ibn Battuta ya la nombra en un libro que escribió sobre un viaje al reino de Jaffna en 1334 y la llamó Qali, nombre arabizado del tamil Kali; en otros dice que fue fundada por los holandeses pero ya hay menciones de su bahía por Cosmas Indicopleustes, marino griego de Alejandría que en el   el año 550 escribió “Topografía cristiana” y quien llamaba a Sri Lanka Trapobane, como luego Camoens. Por cierto que a este Cosme se le relaciona con Lactancio sobre el que escribí en un post hace año… […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .