32. De Ahmedabad a Delhi.

by

Ejemplo de rueca.Cuando en Junagadh compré el billete de tren de Ahmedabad a Delhi tuve algunos problemas pues a pesar de la anticipación con la que lo hice ya no había plazas libres, así que compre dos billetes de primera clase y pensé darle una sorpresa a Marisa pues era la primera vez que viajamos así en la India.  Yo había entendido que esa clase era de departamentos de solo dos viajeros pero son de cuatro. Antes de subir miro la lista de pasajeros y veo que vamos a viajar con un abuelito de 87 años y un o una joven de veintitantos. Al abuelito lo vemos en el andén y lleva un porteador para sus 3 pequeñas bolsas y un ayudante-secretario. A la joven le acompaña su novio que le ha regalado un oso de peluche de tamaño natural. Afortunadamente es una chica menudita pues cabe ella y el oso en la litera. Además casi nada más despedirse del novio –que aguanta en el departamento, ¡ah el amor!, y que no se baja hasta que el tren no arranca-, enciende un ordenador  portátil, se sube a la litera y al rato se duerme casi hasta Delhi.
El abuelito, menudito también, va vestido como los políticos indios y resulta ser un político retirado. Fue congresista del Partido del Congreso –en los periódicos “Cong”-, el de Indira Gandhi, durante 12 años   y procede del mundo sindical. A pesar de que al principio no se mostró muy amigable, e incluso Marisa cree que pidió un departamento para él solo, luego la cosa se relajó y charlamos algo. Debió ser un personaje importante pues los empleados del tren pierden el culo con él. Uno le trajo una gran libreta para que firmase y cualquier cosa que pedía se la hacían al momento. Además el tren era un Radjhani, que es de los más rápidos y en los que la restauración está incluida y había cosas que no sé si eran por él, por el tipo del tren o porque estábamos en primera clase pero que en conjunto no las habíamos visto nunca en ningún viaje por la India.  Así por ejemplo los cubiertos eran de verdad y trajeron una fuente de fruta nada más salir, y lo que a Marisa más le sorprendió: retrete limpio y con papel.
Cuando llegó la hora de cenar el abuelito dijo que él no quería, pero que se había traído la suya y que se la calentasen.  Nosotros pedimos cena “no vegetariana” porque siempre es menos picante; así que nos vio comer pollo y luego nos lanzó una perorata sobre las virtudes de la dieta vegetariana y de los estudios que lo demostraban. Yo le dije que en mi país no comía carne. pero creo que fue peor porque le debí parecer un excéntrico que dice que no come carne pero cuando va a la India, país vegetariano, la come allí.
Nos preguntó cosas de España y me percaté de que no sabía nada de nuestro país. Vaya, como a un parlamentario español de 87 años que le preguntasen sobre Gujarat. Me acordé del Sr. Acebes cuando después del atentado de Madrid  dijo que habían detenido a dos hindúes. ¡Gran conocimiento de la India y sus particularidades! No quiero ni pensar en lo que hubiese dicho la Sra. Esperanza.
Le explico al abuelito algo de la historia reciente y descubro con sorpresa que no sabe nada de Franco ni de la guerra civil. Le digo que Franco fue un dictador militar y que cuando murió se instauró una monarquía.  Y en aquel momento pone los ojos como platos: “¿¡Monarquía!?”. (Y pongo un signo de interrogación y otro de admiración –aquí sería mejor decir de asombro-  en la misma frase porque una vez leí que había determinadas circunstancias en las que se podía utilizar, y así fue como fue el anciano político reaccionó). No entendía como después de una dictadura se llegase a una monarquía. Le hubiese dicho que yo tampoco, pero para que no le pareciésemos tan tontos los españoles intenté explicarle que era una monarquía constitucional y parlamentaria. Y que el rey es el jefe del estado pero solo para ir a los saraos y las bodas de otros reyes y el nuestro también a las regatas pero esto, dado mi nivel de inglés náutico no sé si lo entendió. Menos mal que no me preguntó por los “marichalares” y “urdangarines”. Porque es que hay cosas que no se pueden explicar.  Es que como si ellos que salían de la dominación del imperio británico hubiesen elegido a los marajás para que les organizasen la vida.
Me preguntó un par de veces por la situación de los niños huérfanos en España. La verdad es que creo que le pinté una situación demasiado idílica.
Llegó la noche y nos acostamos pero el abuelito a las 5:30 de la mañana se puso a leer. Y lo mejor llegó cuando faltaba una hora para llegar al destino. Saca una cajita de madera de unos 30 centímetros por 20 y unos 4 de gruesa. La abre y está llena de unas cosas que ni Marisa ni yo somos capaces de descifrar para qué pueden servir. Después de una de sus bolsas saca cuatro trozos de algodón y se pone a hilar: ¡es una rueca de viaje! Pues estuvo como media hora hilando. Le pregunté si es que seguía la doctrina de Gandhi y me confirmó que sí y que además toda la ropa que llevaba estaba hecha con hilo de algodón que se había hecho él. No logré entender si solo se hacía el hilo o también el tejido. Y así sin darnos casi cuenta llegamos por la mañana a Delhi.

Pregunta.
Cuando el abuelito hilandero no viaja en primera clase de tren sino en el autobús de Palitana a Diu, ¿cómo hará para hilar?

¿Qué es esto? Pues es nada menos que el “interrobang”. O sea el signo fusión de los de admiración e interrogación. Inventado en 1962 por Martin Specckter no ha tenido nada de éxito. Y como no estoy seguro si el procesador de textos de este blog lo va a representar no sigo con la información que he obtenido en el libro de JA Millán sobre la puntuación y a cuya autoridad acudí para escribir la frase “‽Monarquía‽”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s