30. Haridwar. Llegada.

by

Haridwar es una ciudad de unos 250 mil habitantes y que para estar a solo 250 metros de altitud es bastante fresquita en esta época del año. Está situada en el lugar donde el Ganges pasa de ser un río casi de montaña a transformarse en una corriente llana hasta su desembocadura. Es una de las siete ciudades sagradas hindúes y hasta aquí llegan los peregrinos a bañarse en el río y a hacer ofrendas en el ghat Har-ki-Pairi.

La ciudad está llena de hoteles y dharamsalas y también ashrames. Como Ujjain forma parte del circuito del Kumbh Mela que se realiza cada 12 años; el próximo será en el 2010. Para que no vengas, porque dicen que vienen millones de peregrinos.  Es la tercera vez que la visito.

Har-ki-Pairi  Baños rituales.

Es una ciudad de las que llaman “dry”, no solo porque no vendan alcohol, que no lo hacen, sino porque no hay ningún producto de origen animal para la alimentación, excepto la leche. Pero no huevos. Y eso puede ser un pequeño problema si vas a estar muchos días.

Esta mañana me he despertado con el ojo peor que ayer, así que me ha fastidiado los planes pues tendré que llamar a la compañía del seguro de viaje e intentar que me vea algún médico aquí. Por si tengo que pagar intento cambiar y en el único banco que lo hace no saben el cambio del día pues es sábado y parece que en su departamento central no trabajan el fin de semana.  Y aquí estás en una ciudad importantísima pero en la que los sábados no cambian.

Tengo interés en ir a uno de los cuatro puntos de peregrinación del Char Dham. Ya hemos estado en dos y de los otros dos que me quedan parece que Gangotri es el más accesible. Hay que ir en bus desde aquí a Uttarkashi y desde allí en otro transporte a Gangotri. El problema es que parece que los templos los cierran a partir de noviembre pero aunque estén cerrados el lugar es impresionante. En el hotel me dicen que la carretera está cortada en el segundo tramo. En la estación de autobuses que no, pero que tengo que hacer noche en Uttarkashi. En otra estación de autobuses lo mismo que en el hotel.  Pienso que lo más fiable será preguntar en la oficina de turismo. Y allí es increíble: hay un señor delgadito en una oficina minúscula que lleva a un bebé sobre los hombros.  Intenta explicarme cosas pero sin quitarse al niño al que sujeta con una mano mientras que con la otra intenta abrir un folleto para explicarme a donde puedo ir. Y yo padeciendo viendo que el bebé va a ir al suelo y a partirse la crisma y encima no puede abrir el mapa.  Un desastre. Al final me dice que me vaya a Uttarkashi y que quizás allí encuentre a alguien con quien llegar a mi destino. Total que con la información recogida la situación está todo menos clara.  Y además con mi ojo. Pues si me voy a Uttarkashi y luego no puedo seguir son dos días o tres de autobús para nada. Y si hay problemas de carretera ni te digo. Además he hablado con Marisa y no le parece bien lo de ir a Gangotri pues conoce las carreteras de la región. Así que paso al plan B que debería haber sido el A: llamo a mi compañía de asistencia en viaje para ver si me solucionan lo del ojo.  Y estas cosas en Europa deben funcionar de maravilla pero es mi segunda experiencia después de la de este verano en Tailandia y empieza, como allí, siendo bastante mala. He tenido que llamar dos veces, esperar todo el día en el día en el hotel su contestación sin hacer nada y sin poder tomar ninguna decisión sobre mis próximos pasos. Estoy en Haridwar como si estuviese en ningún sitio.

De la espera en la habitación del hotel.

Veo una peli en la que el protagonista es un periodista cuyo hermano ha muerto. Le dicen “Paseo de Gracia” y aparece en Barcelona en una de las casas famosas modernistas donde   vivía su hermano. Hay persecuciones en el metro y por la calle donde los malos llevan unos fusiles enormes a la vista y se pasean así como si nada y para colmo de disparates se refugia en la embajada de Corea del Norte en España que también está en Barcelona.

Un buen trabajo de documentación.

De la espera en la recepción del hotel.

Leo en un periódico que Michael Jackson se ha convertido al islam. El pobre no podrá practicar el yoga.

La segunda buena noticia es que debido a la crisis los empresarios turísticos han pedido que el visado dure más tiempo, ahora solo son seis meses, y que baje el precio a 35$, se agilice el procedimiento y que se reduzca el precio de la entrada, superabusiva, a los monumentos nacionales. En 2007 se calcula que hubo 5 millones de turistas extranjeros y quieren doblarlos a 10 millones en el 2010.

En la tele.

Una compañía aérea ha decidido bajar los salarios desde un 25% a los ejecutivos, a un 10% a los ingenieros y pilotos hasta un 5% a los empleados. ¿Quiénes son los únicos que no están de acuerdo? Los “pobres” pilotos. ¿Os suena? Siempre tan solidarios.

Aunque me he pasado mucho tiempo en la recepción por miedo a que no me pasasen la llamada ellos me han insistido en que me fuese a la habitación. Pues me llaman y no saben transferirla. Cuando me voy a cenar me lo dicen y me cabreo bastante. Les han dicho que tengo que ir a un hospital que está a 40 kilómetros de aquí para que me vean el ojo. Eso supone más de una hora de ir y otro tanto de volver y si además tengo que visitarme varios días va a ser una putada. Y encima ya es de noche.

Me voy a dar una vuelta y me tomo uno de los mejores lassis de la India en un lugar que ya conozco de las otras veces. Eso ha sido lo único positivo del todo el día que he pasado esperando y sin saber que va a pasar con mi ojo.

Faluda

Me acerco al Har-ki-Pairi pero ya es muy tarde y ha pasado el rato de la ofrenda “oficial” aunque sigue habiendo bastantes fieles que ponen los barquitos con las flores y las velitas que son tan famosos.

Al volver al hotel me dice el recepcionista que me ha buscado un hospital aquí para que me visiten ahora. El oculista estará de 9 a 9:30 esperándome. El pobre recepcionista se había quedado mal con lo de antes. Cojo un rickshaw voy al hospital, llego a las 9 y diez. Que el médico llegará a las 10. Conociendo esto puede llegar a las 10, a las 11 o no llegar así que regreso al hotel.

Podría decir que la cosa la veo negra.

Hago mi colada diaria y no hago más que tenderla, sujetando la cuerda de tender en la puerta y llaman pero casi con violencia. Solo dicen: “Bombay, call”.  Y no paran de repetirlo. Les digo que yo no he llamado a Bombay. Como insiste tanto desarmo el tendedor (hay un gran letrero que dice que está prohibido lavar la ropa en la habitación),  me visto como puedo y bajo a la recepción bastante cabreado de nuevo. Resulta que han llamado de la compañía de seguros india y no pueden pasarme la llamada a la habitación y el botones que han mandado solo sabe decir lo de “Bombay, call”.  Así que tengo que volver a esperar allí que llamen de nuevo. Una locura y un desastre de funcionamiento. Cuento todo ese proceder por si vienes aquí y te pasa algo para que estés prevenido y te lo tomes con tiempo y con calma.

Cuando consigo hablar con los de los seguros indios me dicen que si quiero un hospital para mañana aquí que me prepararán una cita pero que si es un tratamiento de varios días que me tendré que quedar, pero no me fío nada y prefiero irme a Dehra Dun.

Cuando me estoy casi durmiendo me acuerdo de una frase sobre los peligros para la salud que leí en un libro sobre la cocina en la época colonial británica: este es un país donde hoy estás vivo y con salud y mañana estás muerto.

Nota hindi.

Dharamsala  (o dharamshala)  significa en hindi pensión o albergue. En las ciudades sagradas hindúes suelen referirse con este nombre a las pensiones dedicadas a los peregrinos.

Anuncios

Una respuesta to “30. Haridwar. Llegada.”

  1. jose luis Says:

    De no ser por las moscas en mi brazo, el escaso suministro de agua corriente, un señor fregando el suelo con una fregona llena de mugre a mi lado, el negocio que tienen con las medicinas que administran, que se adquieren en la farmacia ambulante de la puerta del hospital, la manta roñosa con la que me taparon, y algún otro desajuste, considero que el trato que recibí en aquel hospital de montaña durante mi última visita a la zona ( no muy lejos de dónde tú estabas ), fue buenísimo y muy profesional. Recuerda que te mostré los electros, radiografías, análisis y hasta ecografía que me hicieron. Y para mi suerte, estoy vivo!
    Yo no llevaba seguro y no pagué más de 30 euros, creo recordar, por toda esa fabulosa estancia, incluidos cama, medicamentos y útiles para su uso. Sé que es toda una fortuna en la India, pero para mí fue nada comparado con lo que podría haber sido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s