34. Bagán. Día 1.Primera parte.

by

Nos vamos a desayunar y nos encontramos con Maiteana y José que acaban de llegar de Mandalay en tren. Es curioso porque él siempre tiene le aspecto de acabar de viajar por el desierto Taklamakán. ¿Sabes ese explorador que lleva trece días bebiendo solo té y a lomos de un camello? Pues así. Y además como es rubio y de ojos azules pues parece un verdadero explorador inglés. Pero cansado después de la travesía. Pero como es de Bilbao pues no le da importancia. Sin embargo ella parece la princesa que acaba de levantarse de la cama, descansada y serena. Y ambos vienen del mismo sitio.

Desayuno

Vista su experiencia quizás la próxima vez intentemos venir aquí en tren.

Quedamos para vernos a las cinco de la tarde para ir a ver una “puesta de sol” uno de los atractivos del lugar. Nosotros nos vamos a buscar un transporte a Myinkaba. Aquí, en Birmania, como en otros muchos lugares es muy importante saber la pronunciación exacta de los topónimos porque sino te pueden enviar a cualquier otro sitio. Yo suelo llevar apuntado el nombre en un papel para que lo lean a los que pregunto y si conozco la pronunciación escribo el nombre fonético. Porque así Myinkaba se pronuncia “Miéngaba” y si dices “Myinkaba” pues no te entienden. Normal.

Aquí hay varias formas de moverse. La más tranquila y eficaz es alquilar una carreta para dos tirada por un caballo. O para tres como hicimos el año pasado.  La forma joven es alquilar una bicicleta. También es la forma más fácil de perderse. Y por último te puedes mover en el eje norte-sur por la carretera que va desde Nyaung U,en el norte, donde estamos nosotros, hasta “Bagán el Nuevo”, en el sur, pasando y parando en el camino en Myinkaba y “Bagán el Viejo”. Y todo esto hacerlo en un pick-up de transporte público hasta un punto y luego andando un rato viendo los templos que encuentras en el camino. Quizás haya gente que vaya en taxi, coche o furgoneta alquilada pero no conozco a nadie que lo haya hecho.

Nosotros hoy cogemos un pick-up y le decimos al chófer que queremos bajarnos en Somingyi Kyaung. Si lo dices así, fatal, pero si dices “Sominyicha” pues te dejan en la puerta. Incluso se baja del vehículo para indicarnos el camino aunque en la carretera hay un letrero que lo pone pero nos debe ver tan mayores que debe pensar que somos de antes de la época de la alfabetización general de España, pero se lo agradezco porque como siempre son superamables. Además no pagamos varias veces más como en la Renfe birmana sino como el resto de los pasajeros locales. Aunque aquí, quizás por ser el sitio más turístico de Birmania, algunos cobren más de la cuenta, porque los baganeses acostumbran a preguntarte cuanto has pagado por el viaje en el pickup y cuando se lo dicen sonríen y te dicen que ellos también han pagado lo mismo.

Somingyi Kyaung
El pick-up se coge al lado del mercado. Cuando lo cogemos nosotros está lleno de señoras que vuelven de la compra cargadísimas. Una de ellas, joven y guapa y con un niño, saca un paquete de caramelos y nos da uno a cada uno. No sabemos si hay que comerlo o guardarlo pero para mostrarle nuestro aprecio nos lo comemos.

El primer templo que visitamos de Bagán es así pues Somingyi Kyaung. Estamos frescos y ansiosos de comenzar nuestro recorrido y la visita es un éxito. Sobre todo por una estupa que tiene al lado y a la que se puede subir por una escalera de madera muy grande de esas de las películas, que cuando están a mitad se rompe un escalón.   Pero aguanta. La vista desde arriba es preciosa y el cielo hoy es espectacular. ¿Sabéis cuando se dice de algo de la naturaleza que es tan bonito que parece un cuadro? Sí, ya sé que es una perversión de la contemplación estética, pero lo mismo nos ha pasado esta mañana. Había unas nubes tan especiales y tan bien distribuidas en el cielo azul que parecían salidas de una composición de un programa de retoque de fotografía digital. Creo que tendremos que remarcar cuando las carguemos en flickr que eran así en el original.

Nubes sin retoques

De allí nos vamos a Nagayon. Todo el entorno está muy seco. Todavía no hace mucho calor pero me temo que lo hará. En este templo hay una especie de peristilo alrededor de la cámara principal, casi totalmente a oscuras, pero la poca luz que entra proporciona una visión muy especial y fotogénica de algunas de las figuras de Buda que Marisa aprovecha.

Nagayon
En este templo como en otros de esta mañana hay pinturas murales. La guía remarca mucho este aspecto de las pinturas pero personalmente solo lo encuentro interesante.

Luego nos vamos la Abeyadana Pahto. Aquí también hay frescos, éstos restaurados por la UNESCO. Además de la oscuridad que reina –que puede ser solucionada por una bombilla del vigilante- hay unas mallas metálicas a unos 15 centímetros de la pared. Es una buena idea para preservarlos, pero muy mala para contemplarlos.

Lo de las pinturas murales de estos templos no tiene ningún interés para mí. Imagino que para los estudiosos del arte baganés lo tendrán pero dudo que al resto les proporcione ningún goce o interés estético. Primero porque no se ven. Y sino se ven como si no existiesen. Y si te alumbra el vigilante con una bombilla las ves a través de esa malla metálica. Y aunque seas capaz con tu mente de eliminar ese impedimento al final lo que verás es una cara, una mano, un trozo de cuerpo del que apenas se reconoce nada.  Y tiene gracia la restauración para no poderlas ver. Quizás lo hayan hecho para que los humanos del siglo XXX, menos destructores, las puedan contemplar. Pero, ¿y los del XX y XXI? Por tanto pueden tener un valor intelectual como las figuras del  tortoniense, pero desde el punto de vista artístico me gustan todavía menos que las de Dalí.

Seguimos nuestro paseo hasta Nan Paya y el calor va en aumento. Hay una leyenda que dice que este santuario fue utilizado como prisión de Manuha. Y llegado a este punto no puedo dejar de referirme a la historia de este  pánfilo monarca, que ya hice el año pasado en mi vista a Bagán.  Es que no se puede ser más tonto. Pero el personal, a pesar de esos ejemplos y muchos otros que tenemos más cercanos, sigue pensando que la monarquía es la mejor de las formas de gobierno. Aunque te toque de rey Manuha.

Nan Paya

Este lugar tiene una estructura interior muy especial que me recuerda a algún templo visigodo.  Cuatro pilares en el centro con bajorrelieves que muestran las tres caras de Brahma.

Nan Paya.
La guía habla de unos ogros que se ven en los pilares con una bonita leyenda sobre ellos pero no he logrado verlos. Vaya, he visto algo parecido pero no digno de tanta leyenda.  Hay un Buda, de un tamaño dos veces el natural (¿alguien sabía como era de grande Buda?), que está resguardada bajo la cubierta de una gran serpiente, naga.  El rey que construyó el templo aquí lo hizo porque recibió cobijo en este lugar mientras huía de su cabreado hermano y antecesor rey.

Y finalmente el templo de Manuha. Que eso tenían de bueno los reyes baganescos, que eran magnánimos. Es como si el Sr. Rodríguez cuando fue elegido presidente del gobierno hubiese cambiado de nombre la Fundación Pablo Iglesias por Fundación José María Aznar. O Don Juan Carlos I en lugar de poner el nombre de su esposa al primer museo español de arte contemporáneo le hubiese puesto Don Manuel Azaña. Total que hay una pagoda que se llama Manuha porque aquí estuvo prisionero el “tontolhaba” (según Forges lo escribe) rey. No sé si para compensar tanta magnanimidad tiene tres figuras sentadas de Buda que son una de las mayores excentricidades que se pueden hacer en un templo: son tan grandes que ocupan casi todo el espacio y apenas se puede pasar de una capilla a la otra. Y eso que hoy no había nadie. Que si hay tres fieles rezando no sé si se podría pasar. En la parte trasera hay un Buda reclinado que también ocupa todo el espacio. Además para ir desde donde están los tres grandes Budas al reclinado debes atravesar, descalzo, por supuesto, un patio con el suelo abrasando.

Manuha Paya.

Desde allí nos vamos a Myinkaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s