32. Mandalay.Día 2.

by

Templo de Kyauktawgyi Esta noche hemos tenido mosquitos. He conseguido liquidar a unos cuantos pero no a todos. Y por lo menos dos de ellos ya se habían alimentado.  Imagino que cuando un mosquito ya está saciado no pica. No creo que hagan como en los banquetes romanos y vomiten la sangre que acaban de ingerir para poder seguir chupando. Así matar a un mosquito que ya ha comido, vaya que te “ha comido”, puede ser un acto de venganza pero poco eficaz.

El año pasado, con María Jesús –siempre la recordamos-, hicimos uno de los circuitos clásicos de Mandalay que con un taxi de esos enanos te permite ver casi todo lo importante menos Ningún donde hay que ir con barco. Hoy hemos decidido ir con transporte público pero solo a Amarapura. Y no a todos los monumentos sino a los que nos dé tiempo en una visita tranquila.

Cogemos una furgoneta y allí tengo casi una bronca birmana por culpa del desconocimiento y de la falta de entendimiento del idioma y las tarifas.

Furgoneta a Amarapura
Amarapura.

Fue la penúltima capital del reino birmano. Está situada a 11 kilómetros al sur de Mandalay. Es una de las vistas típicas de los turistas que vamos a ésta ciudad. Algo como lo de ir a Toledo desde Madrid. Hay un magnífico lago, con su conocido puente y varios sitios interesantes para ver, dispersos por sus orillas. Aunque solo fue capital del reino durante 50 años, su nombre significa “Ciudad de la inmortalidad”. Ahí tienes a un consultor bien pagado como “cargo de confianza” para elegir nombre de la ciudad que no acertó ni una. Fue fundada como nueva capital en 1783 pero en 1857 el nuevo rey, Mindon Min, decidió moverla a Mandalay. Muchos de sus palacios de madera fueron desmantelados para construir la nueva capital.  ¡Toma “inmortalidad”!

Y dentro de Amarapura uno de sus puntos turísticos importantes es el puente peatonal y otro el monasterio de Maha Ganayon.

Aquí lo que se viene a ver, nosotros lo hicimos el año pasado, es a unos monjes y novicios de este monasterio comer silenciosamente. La guía advierte que la comida es a las 11 y que no hagas fotos delante de las caras de los monjes. Como pidiendo un respeto. El año pasado éramos bastantes los extranjeros que estábamos allí, incluso había algún autobús de grupo. Hoy éramos cuatro o cinco. Además los que van con taxista-guía solo están un momento pues tienen que hacer un circuito muy amplio.

Hoy hemos llegado a las 10:30 y muchos monjes ya estaban acabando de comer.  Pero nos hemos quedado por allí toda la mañana. Desde luego lo de la comida se ha convertido en una especie de circo pero si no lo quieren así con no permitir el acceso ese rato se ha solucionado.  Además es un circo no muy edificante pues todos los monjes comen un montón de arroz blanco con un poquito de algo más pero en la mesa de los jefes hay más de 20 platos diferentes para añadir. Que parece un buffet de un restaurante oriental, pero de lujo.

Los monjes senior.

Hombre, ya sé que el Sr., Botín no come lo mismo que yo, pero estoy seguro que si estuviésemos en una reunión de trabajo y llegase la hora de comer no permitiría que a él le trajesen la comida de Zalacaín y a mí de una hamburguesería. Pero el mundo religioso tiene muchas preguntas que podrían empezar por “Hello Pat”. Me refiero al mundo religioso “profesional”, que el de las creencias es igual de insondable pero ya depende de cada uno.

Realmente no te paseas por el interior del comedor sino que los ves desde las ventanas exteriores. Así que con cerrarlas también se acabaría el espectáculo. Damos un paseo por el monasterio, que es un conjunto muy grande de edificios separados, y nos topamos con la cocina. El año pasado también estuvimos allí y es espectacular. En el exterior, pero bajo cubierta, tienen cuatro grandes pucheros tipo “wok” con trozos de cerdo. Un gordito y un flaquito los remueven con unos hierros.

En la parte cubierta, y a diferencia de la otra que cocinan con leña, hay otro gran puchero calentado por gas. Aquí se prepara la salsa que se añadirá al guiso. Lo curioso es que el cocinero ha cogido un pozal de unos 50 centímetros de alto y 30 de diámetro y lo ha llenado de una especia picante en polvo y lo ha echado todo de una vez. Con esa cantidad de picante se podría condimentar una ciudad española tipo Zaragoza durante un año. Aquí para una sola comida.

Picante para hoy

Claro que un monje con el que hablo me dice que hay 600 monjes y 600 novicios. Muchos me parecen aunque la guía habla de “miles de jóvenes monjes”. También la desproporción pues suele haber 4 ó 5 monjes por 30 ó 40 novicios. Quizás es que aquí pasa como con algunos hijos, que acaban el “noviciado” y luego no hay manera de que se vayan de casa. Así que siguen aquí y no hay manera de que puedan entrar más novicios. Que dada la coincidencia de la cifras a lo mejor no sabe decir otro número en inglés a pesar de que le he insistido y me las ha escrito.

Para mí lo más espectacular del monasterio han sido las telarañas que había en el ventilador del techo de la cocina. Eran del tipo de las que aparecen en las películas de Indiana Jones.  También había un tubo fluorescente colgado de dos cables; la telaraña que se había formado entre ambos era como una pantalla. Si hubiesen entrado cuervos en aquella habitación se habrían quedado enganchados allí. Bueno, quizás los cuervos no que son muy listos, pero sí Supermán que es muy noble pero un poco tontorrón.

El monje que me da la información me pregunta la edad. Se la digo y me dice sorprendido: “very old!”. Con un par. Ese no podría ser vendedor en la sección de ropa de caballeros de El Corte Inglés. En todo caso cajero de DIA. Claro que él tenía 22 años y yo debía parecerle un dinosaurio.

En la salida del complejo monástico leo las normas que deben seguir los visitantes.

Normas del monasterio

La cuarta dice: “Please wear the modest clothing here”. Y lo que entienden por “modest” es:

“-No mini or short skirts. (De acuerdo).

-No bare shoulders. (De acuerdo).

-No exponed chest. (Tengo que investigar hasta donde entienden en inglés por “exposed”).

-No exponed stomach. (Me ha gustado la frase porque no la había visto escrita hasta ahora. Porque en el mundo occidental lo de la tripa al aire de las señoras es algo muy reciente pero en el mundo hindú es algo muy frecuente).

De nuevo la diferencia. Los monjes llevan casi siempre los hombros al aire; por lo menos uno, pero los visitantes deben ir bien tapaditos. El año pasado un monje nos recriminó porque en una subida por unas escaleras en pleno campo a un monasterio íbamos calzados. Le dijimos que él también lo iba. Nos contesto que es que él era monje. ¡Viva la igualdad!

Monje en el monasterio de Monasterio de Maha Ganayon.

Salimos de allí y nos dirigimos al puente famoso. En el camino, delante de una pagoda, unas señoras con unos cuencos plateados piden dinero. Debe ser como las cuestaciones caritativas españolas. Lo curioso es que mueven el cuenco y hace ruido como de monedas en su interior y eso, pienso cuando escribo este borrador, debe ser un patrón cultural universal, el mover el cuenco y que se oiga que hay dinero en su interior. Lo especial del caso me lo comenta Marisa es que  deben poner piedras dentro porque en Birmania no hay monedas, solo billetes.

Antes de pasar por el puente comemos en un restaurante en la orilla de lago. Es uno de esos sitios donde no te moverías en todo el día. Gambas enanas fritas, pescaditos fritos, arroz y una cerveza. Para acabar té verde. Vienen muchas familias y pensamos que quizás es porque es domingo. También alguna pareja.

Luego nos vamos al puente.

El puente de U Bein.

Es uno de los sitios más fotografiados de Birmania. Tiene 1,2 kilómetros de largo y está construido enteramente de madera de teca. Cruza el lago Taungthaman y tiene más de 200 años de antigüedad.  Es un lugar francamente bonito. Mucha gente atravesándolo o paseando.

Puente de teca del lago Taungthaman.

El año pasado estuvimos allí sentados viendo la puesta de sol. Este año lo hemos cruzado y nos hemos dado un paseo hasta el templo de Kyauktawgyi. Este es un sitio realmente sorprendente. Y es una pena que ninguna visita lo incluya. O quizás sea mejor así. A lo mejor no tenía ni que contarlo para que los pocos robots que me leen no decidan ira a visitarlo y se rompa la magia del lugar.

Templo de Kyauktawgyi

Como no estamos seguros de cuando es el último servicio de furgoneta para regresar y del puente hasta la parada hay algo menos de media hora acabamos nuestra visita y volvemos a Mandalay.

Ha sido un día precioso.

Cerca del hotel nos sentamos en una heladería. Ayer por la noche había allí una occidental haciendo fotografías a una niña mendiga. Y encima no le dio nada.  En esta heladería es el lugar donde he visto más mendigos en Birmania. Siempre hay media docena de ellos, sobre todo niños. Por lo menos por la noche.

Acabamos en un lugar de internet donde nos encontramos con Jose y Maitane desesperados de la velocidad de las líneas y nos cuentan brevemente las hazañas del día.  Mañana se van a Bagán y nosotros también así que nos seguiremos viendo.

Sobre las dificultades toponímicas.

A veces le digo en notas de correo electrónico al editor de este blog por donde andamos y sé que él, hombre ávido de conocimientos, que parece renacentista, lo busca en internet.  Me dice que a veces no los encuentra y me urge a que los describa en la Wikipedia.  Creo que se debe a las dificultades de transliteración que tantos problemas me da en los países con alfabetos diferentes del latín y más en los que como el birmano tiene tantas letras y sonidos.

Porque luego llegó el colonizador y escribió en la lengua del imperio lo que a él le sonaba parecido, e imagino que siguieron unas normas, pero más tarde llegó la descolonización y los “descolonos” vieron que  así no era como lo llamaban. Y te encuentras el mismo topónimo escrito de diferentes maneras.  Así el puente de “U Bein” lo he visto escrito como “U Pain”. Además en mayúsculas como una sola palabra “UPAIN”, que parecía otro sitio diferente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s