15. Lago Inle. Día 1. Segunda parte.

by

Monasterio de Nga HpeEste lago, sus alrededores y especialmente la ciudad de Nyaungshwe son uno de los destinos favoritos de cualquier visitante a este país.

La dueña del hotel, en cuyas manos ponemos nuestro destino como turistas, nos recomienda que hoy hagamos un recorrido por el lago con una barca de motor. Antes se podía hacer en barca de remos, que por el tema del ruido y de las fotografías parece mucho más recomendable, pero la guía explica que tras ahogarse un turista en una de esas barcas las han prohibido para extranjeros y solo se pueden coger para ir por el canal que va de Nyaungshwe al lago y sus canales laterales.

El hotel te proporciona la barca y el barquero. Yo creía  que los del hotel eran solo “comisionistas” pero a lo largo del día he descubierto que ellos son los dueños de la barca y que contratan al barquero.  Te preparan el recorrido, que en nuestro caso ha sido de nueve horas, y te haces una idea general del conjunto. Además nuestro barquero estaba muy bien aleccionado y cuando veía que a Marisa un tema le interesaba para la fotografía –recuerdo que el año pasado en el viaje a Birmania hizo unas 4500- paraba la barca y se acercaba al sujeto.

Y nos parecía mentira que después de las penalidades, lluvias y decepción de Sittwe ahora pudiésemos estar en un sitio tan bonito, sin lluvia y con temperatura primaveral.

Además es uno de esos lugares donde el sitio hace justicia a la descripción de la guía y vas viendo todo lo que está escrito. Así nos encontramos con los que reman con una pierna. No es que metan el pie en el agua para propulsarse ni tampoco como en algunos lugares de Vietnam que cogen los remos con los pies: aquí se ponen de pie en la popa de una canoa plana y cogen el remo con un pie y por debajo de la axila. Así se van impulsando mientras que con las manos echan o recogen las redes de pesca. Es muy ingenioso pero es de esos movimientos que a mí me dan dolor solo de verlos porque de pensar en el movimiento y fuerza que tienen que hacer con las caderas…Porque cuando pescan se mueven poco pero a veces se desplazan así y el movimiento es bastante fuerte.Remero en lago Inle

Claro que ya hay muchas barcas a motor pero todavía quedan muchas a remo sobre todo entre los pescadores y los recolectores de algas o los que necesitan entrar en los huertos flotantes por unos canalillos muy estrechos. Pienso que sin los barcos a motor sería lo más parecido al paraíso.

En los pueblos de esta zona hay un sistema de rotación de los días de mercado basado en un periodo de cinco días. Creo que el año pasado también me lo encontré, no recuerdo si en Birmania o en la India.  Me parece muy complicado para los ayuntamientos que ponen en la entrada de la población esos letreros de “prohibida la venta ambulante excepto los miércoles, que es día de mercado”.  Habrá que cambiar el día cada semana.

Pues hoy tocaba mercado en Indein, un pueblo al que hay que ir para ver también otras cosas; así que hemos aprovechado el viaje.

Cuando hemos llegado el mercado ya empezaba a declinar pero era muy interesante. El barquero me ha explicado que mucha de la gente que se veía eran de grupos tribales que bajaban de las montañas.

Luego hemos subido al templo Shwe Inn Thein. La guía lo define como “una impresionante colección de estupas azotadas por los elementos”. En castellano suena más poética esa metáfora y en inglés suena más rotundo: “weatherbeaten”.

Templo Shwe Inn Thein

Es un lugar impresionante pero con el que están decididos a acabar. Vaya, a acabar con el encanto de esas ruinas pues las están reparando   y dejándolas como nuevas. Un horror.

Después hemos hecho las visitas típicas a los talleres artesanos de la zona. Lo que ocurre es que ahora es temporada baja. Yo diría que bajísima. En ese mercado tan importante solo había un extranjero suelto y en el templo una pareja mayor. En nuestro hotel el último cliente antes de nosotros era de hace dos semanas y aunque no aparece en la guía está en una situación inmejorable. Lo mismo pasaba en los talleres artesanos: estábamos solos. Eso sí, en todos nos han recordado que éramos los campeones del fútbol. En uno incluso tenían un cartel en birmano con la fotografía de los futbolistas españoles como campeones.

Después de comer visitamos el templo de Phaung Daw Oo, el que según la guía es el más sagrado de la región. Hay cinco imágenes en un altar en el centro del edificio.  Realmente son como cinco piedras doradas. Es el clásico sitio que de lejos es bonito pero cuanto más te aproximas lo es menos y dentro es bastante feo. Además encima del altar central un letrero de “ladies are prohibited”. Y a mí me saca de quicio.  El idiota que ha decidido poner esa prohibición ¿habrá nacido de un membrillero? Ya sé que todas las religiones castigan a la mujer por el hecho de serlo pero parece que algunas como el budismo menos que otras como el islam.  ¿Qué pensaría Buda si una mujer subiese al altar?

Visitamos una pequeña empresa donde hacen “cheroots”, los cigarros que fuman todos los birmanos. Y muchas birmanas. Ha sido interesante porque hemos visto los componentes, “todos naturales” nos han insistido, que se utilizan. El centro del cigarro es picadura de tabaco que enrollan con una hoja verde. Como filtro emplean trozos de la cáscara de la mazorca del maíz, y para pegar todo eso una pasta hecha con arroz pegajoso. Lo dicho: todo natural.

Luego hemos visitado el monasterio de Nga Hpe.  Es una maravilla: todo en teca y sobre pilotes en el agua.  Lo curioso es que turísticamente es conocido por los gatos saltarines. Cuando estábamos por allí ha aparecido una familia belga con tres hijos y han debido insistir para que hiciesen el número del gato. Creo que no he visto un número de circo tan malo en mi vida. Pero así es la fama.

Monasterio de Nga Hpe
De vuelta al hotel hemos pasado por un huerto de tomates.   Lo curioso es que son huertos flotantes.

El barquero nos ha vendido un viaje para mañana en barca de remos. Le he preguntado si él trabajaba también el remo además del motor. No, es su mujer la barquera. Con su poco de inglés me ha explicado lo dura que es la vida aquí y que él tuvo que dejar la escuela porque a partir de un determinado curso había que pagar. Así que mañana conoceremos a su mujer.

Regresamos al hotel y tomamos un té en la terracita que tenemos delante del bungalow. Después la cena en un comedor abierto bajo techo de palma. Luego escritura.

Ha llovido muy poquito durante todo el día pero cuando estoy acabando de escribir el borrador cae un buen chaparrón. Espero que esta lluvia no despierte a los mosquitos.

Esto es una maravilla.

Mujeres de cuello largo.

Hoy nos ha propuesto el barquero visitar las “mujeres de cuello largo”. No sé si serán las karen que también explotan en Tailandia como muñecos de feria.

Todas las organizaciones humanitarias recomiendan no aceptar esas visitas que provocan que se siga aplicando esa tortura para que siga habiendo esos espectáculos de monstruos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s