7. Tokio. Día 1, segunda parte.

by

La foto del robo de las piernas. Explicación al final.Antes de marcharnos del aeropuerto hacemos algunas de las cosas que solo se pueden hacer allí, como comprar un bono de metro para turistas, y también aprovecho para validar el Japan Rail Pass. Y sigo comprobando después de lo del visado que aquí todo es de una eficacia increíble. Me dan ya el billete para el tren que cogeré el lunes a Kioto. Cuando me lo da me entero que el tren sale a las 10:06, porque hasta ese momento había tenido una conversación estúpida con el ferroviario porque yo entendía que había un tren a las 10 y otro a las 6 y yo le pedía el de las 10. Y él venga a repetir que a las 10 y a las 6. Ha sido divertido.

Y con la ayuda de Hiro llego al centro de Tokio donde está mi hotel. Si vas a venir aquí te lo adelanto: es jodidamente difícil. Hay muchas cosas escritas con caracteres latinos, pero no todas. Cuando llegas a una estación de metro primero debes buscar la tarifa que debes pagar porque es función del origen y del destino. Hay varios mapas pero solo uno en caracteres latinos. Después tienes que acudir a la máquina expendedora de billetes donde marcas el importe, echas las monedas y tienes el billete. Si tienes que hacer trasbordo, lo que es casi seguro, toda la información está en japonés y la que está en caracteres latinos tienes que buscarla a fondo. Pero gracias a Hiro he llegado al hotel. Y eso ya es Tokio de verdad. Primera y agradable sorpresa: es limpio, limpio. Y no hay ni un ruido. Las motos no hacen ruido, los coches no hacen ruido, los camiones tampoco y, todavía más difícil, las obras públicas de la calle son silenciosas. Quizás es que tenga la cabeza embotada después de las 12 horas del ruido del avión. Ya veremos mañana. Mi primer vistazo al tráfico en Tokio

Pero en mi hotel la sorpresa desagradable: la habitación no tiene cuarto de baño. Y eso es lo primero que busco en los hoteles. No sé como me he podido confundir, pero esta mañana estaba tan desconcertado que no he querido ir a buscar otro.

Hiro me pregunta que qué quiero hacer o ver. Me da lo mismo, así que hemos ido dando un paseo hasta el palacio imperial que está muy cerca. Lo que se puede visitar, los jardines, están cerrados los viernes. En los alrededores más turistas, sobre todo japoneses y algún extranjero, que tampoco pueden entrar.

Jardines imperiales

Nos vamos andando hasta Ginza. Dice la guía que este barrio es “la respuesta de Tokio a la Quinta Avenida de Nueva York”. Fue una de las primeras zonas en modernizarse a finales del siglo XIX construyéndose un gran número de edificios con ladrillo vista al estilo occidental. También fue donde se edificaron los primeros grandes almacenes y otras moderneces como la iluminación por gas. Ahora en esta ciudad hay otras áreas dedicadas al comercio que rivalizan con Ginza pero ésta se sigue manteniendo como un lugar elegante. No os digo más, “fashionists”, que la tienda que ha abierto hace poco Armani en Tokio está en una de estas calles. Y al lado de esa tienda encuentras todas las grandes marcas de lujo mundiales con tiendas superexquisitas e imagino que con los precios también. Dice la guía que lo mejor es visitarlas en sábado por la tarde o domingo porque cierran algunas calles al tráfico y las hacen peatonales.

Lo primero que me sorprendió fue ver pequeños grupitos, sobre todo señores, fumando en la calle. Pero no en las puertas de los edificios de oficinas como en España, sino en la acera y reunidos alrededor de un gran cenicero metálico, y es que en Tokio está prohibido fumar por la calle. ¡Prohibido fumar por la calle excepto en los lugares donde están los ceniceros! ¡Bien por los tokiotos y tokiotas! Como consecuencia no es que sea una ciudad limpia, es que es limpísima. Pues además de que la gente no tira papeles, ni cáscaras de pipas, tampoco tira colillas. Mi pueblo, cualquiera de ellos, al lado de esta ciudad parece tan sucio como los barrios chabolistas del tercer o cuarto mundo que no tienen alcantarillado ni agua corriente. Y aprovecho para utilizar un superlativo que me encanta y que raramente puedo usar: Tokio es pulquérrimo.

Llegó la hora de comer y como no podía ser de otra manera para mi primer día en Japón comí sushi. Lo primero que os advierto: los gordos no caben en esas mesas. Ni las personas con un índice de agilidad por debajo del 0,35. Ni los recomiendo a los que llevan calcetines con agujeros. (Ver mis consejos de los primeros artículos). Y menos a los que les hueles los pies. Porque lo primero que tienes que hacer es descalzarte y lo segundo es sentarte en una mesa que no es incómoda pero sí de difícil acceso. La comida buenísima. Además, como en Birmania, te sirven te verde todo el rato. La diferencia es que aquí la infusión es además de color verde. Pero verde, verde. Hiro me dijo que como celebración teníamos que beber sake. Menos mal que era un frasquito de menos de 100 c.c. para los dos.

Después de entrar en una papelería para comprar un encargo conyugal me percato de lo difícil que puede ser desenvolverte en este país. Regresamos al hotel en metro. Si te dejas llevar como he hecho hoy yo está tirado, pero si vas a ir solo creo que puede ser bastante complicado.

Nos robaron las piernas

Dureza española del español.

Esta mañana cuando estábamos intentando entrar en los jardines del palacio imperial he oído hablar español. Eran dos señoras y una jovencita. Les he pedido que nos hiciesen una fotografía a Hiro y a mí con mi cámara. Al hacerla la señora se ha disculpado: “Perdón, les he robado las piernas”. Eran mejicanas. Ellas dicen “robar” donde nosotros decimos “cortar”. ¡Qué diferencia entre la dulzura mejicana y la rudeza española! Si te “roban“ algo te lo pueden devolver o tú recuperar. Además debe ser una metáfora. Pero si te cortan algo, por ejemplo las piernas, pues se acabó para ti. A no ser que seas Miguel Pellicer Blasco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s