5. Tokio.

by

Bandera de TokioTokio y no “Tokyo”, ni “Tokío”. Y tokiota su gentilicio. Por cierto que es la misma forma en ambos géneros. Y eso se llama… (la respuesta al final). ¿No deberían quejarse las tokiotas feministas y llamar “tokiotos” a los tokiotas?

Se llamaba antes Edo, que significa “la puerta del río”. Aunque eso me suena a cuento exótico, como en las pelis de los indios, de los indios pieles rojas, que sale una chica preciosa y el vaquero le pregunta como se llama y ella dice que “Pili” y enseguida el explorador amigo del vaquero y que sabe todas las lenguas de los pieles rojas le dice que en comanche significa “corzo veloz que bebe en el arroyo de aguas cristalinas cuando llega la luna llena de febrero”. ¿Qué pasaría si la chica se llamase “Maria de las Angustias del Amor Hermoso”? Vaya, que no me lo creo. Porque lo de “Edo” sería que “E” significa “puerta” y “do” “río”. O al revés. Pero lo comprobaré.

La ciudad empezó a crecer a comienzos del siglo XVII y al final del XVIII era la ciudad más populosa del mundo. En 1868 se convirtió en la capital del país y entonces le cambiaron el nombre al actual que significa “la capital del este”. O sea que debe ser “To” “capital” y “kio” “este”. En mi pueblo “quió” era una forma de decir “oye tú”, pero aquí debe ser diferente.

En la historia reciente ha habido dos grandes cataclismos para esta ciudad; el terremoto de 1923 que además provocó grandes incendios y los bombardeos americanos de 1944 y 1945. Pues a pesar de eso resurgió y es hoy una gran metrópolis de más de 13 millones de habitantes.

Aquí, en Japón, parece que la muerte es algo muy importante, sobre todo en la literatura japonesa que he leído. En la guía recomienda que vayas a ver un museo y que al salir tomes un poco de aire dando un paseo por un cementerio que está detrás del edificio. No había visto una recomendación así en la vida. (En El Prado dice que te vayas a tomar unas cañitas por los alrededores). Para compensar tanta muerte también te recomienda que en esta ciudad, si tienes poca pasta, vayas a dormir a los “hoteles del amor” (love hotels), o sea “picaderos” (“riding school” en inglés). Así dice que es interesante para los extranjeros, porque puedes tener una buena habitación a un precio razonable, siempre que vayas a partir de las 10 de la noche. Creo que no lo probaré.

El tiempo que voy a estar en esta ciudad lo va a determinar la duración del Japan Rail Pass de 21 días, que he comprado. Así estaré unos días al llegar, luego 21 días de viaje y luego otra estancia aquí hasta coger el avión de vuelta. Así ya tengo reservado el hotel para cuando llegue y para cuando me vaya. Nunca había tenido el viaje tan organizado. Lo que ocurre es que por problemas de reservas tengo un hotel para los días de llegada y dos para los de salida.

Del de llegada dice la guía que es de fiar y sociable, lo que referido a un hotel no tengo ni idea de lo que quieren decir. Y que está en el barrio de las librerías, lo que dado mi conocimiento del japonés es un dato muy interesante e inutil.

Epiceno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s